ALIMENTACIÓN MACROBIÓTICA / VEGANA PARA DEPORTISTAS

bks-iyengar2
robert-parish-vegetarian-athlete-644x0_q100_crop-smart
Night-trail-running

Practicar deporte requiere de una energía constante y fuerte que se puede conseguir perfectamente con alimentos vegetales integrales y frescos. Ésta se encuentra básicamente en los hidratos de carbono complejos y en los lípidos. Es importante nutrirnos de diferentes cereales integrales en grano y algunos derivados como la pasta o sémolas integrales varias veces al día, complementados con proteína de buena calidad como son las legumbres, y ocasionalmente tempeh, seitán, tofu y usar una pequeña cantidad de aceite de primera presión frío, preferentemente de oliva virgen extra o de sésamo. La cantidad de carbohidratos de la dieta determina las reservas de glucógeno (glucosa), la resistencia a la fatiga, así como la optimización de las condiciones propias de cada deportista. Además, son imprescindibles las verduras y hortalizas frescas de temporada, ecológicas por supuesto y los frutos secos, semillas y puré de estas oleaginosas. Los estilos de cocción y las combinaciones energéticas de los alimentos son la clave que proporcionará la condición física y mental que deseamos para adaptarla al tipo de deporte al que somos aficionados/as y a nuestros objetivos. Deporte y alimentación saludable son dos aspectos de la vida que no deberían descuidarse. Se necesitan uno al otro para gozar de paz mental y minimizar o erradicar posibles dolencias.

Cada alimento y el conjunto de nuestra dieta y estilo de vida crean determinadas vibraciones en el cuerpo-mente según la constitución y condición de quien lo ingiere. No existen pautas fijas o una dieta mejor que otra; la mejor dieta para cada cual nace de su consciencia, de una previa limpieza interna y de la observación de lo que conviene en cada momento para evolucionar y mantener un nivel de salud óptimo. Así, nuestra alimentación ha de variar según la intensidad del deporte que hacemos o si lo que perseguimos a través de una disciplina física es un impacto sobre nuestra actividad mental o si siendo veganos/as también practicamos ejercicio físico.

Por ejemplo,

Para favorecer la concentración mental:, toma: más cereales integrales y legumbres, pequeñas cantidades de frutos secos y semillas, raciones pequeñas, sopas y potajes, verduras cocinadas. EVITA: azúcar y dulces, alcohol, drogas, comer en exceso, mucha ensalada y fruta cruda, alimentos enlatados y congelados.

Para favorecer la actividad física:, toma: ensaladas, verduras de hoja, frutas, más proteínas de origen vegetal, sobretodo legumbres cocinadas de manera dinámica, cereales en ensalada o con salteados de verduras. EVITA: grasas, carnes y proteína densa guisadas y en salsa, más de un 40% de cereales y legumbres, exceso de sal, miso, shoyu o tamari.

Para favorecer la meditación o la práctica del yoga: aunque no sean deportes, sí contienen una parte de ejercicio físico de más o menos intensidad para modelar nuestra postura corporal, favorecer un impacto calmado y profundo en nuestra respiración y por tanto un efecto fisiológico sobre la salud de todos nuestros órganos y sistemas, de los cuales el sistema nervioso y por ende nuestra actividad cerebral, son los mayores beneficiados.Toma: cereales integrales, legumbres, verduras, frutas y frutos secos. EVITA: cualquier tipo de proteína animal, alimentos refinados y procesados, la cocina y los alimentos excesivamente secos, azúcar, lácteos.

Empezando el día…

Los desayunos, al ser la primera comida del día, han de ayudar a mantener una energía estable durante toda la mañana. Se puede elaborar, según lo que se prefiera tomar o según sea la práctica física, antes o después de ésta. Puedes empezar tomando una bebida-remedio macrobiótico o simplemente una crema de cereales. La  crema de cereales de arroz (integral), de mijo, de arroz con cebada, de quinoa, de amaranto, de copos de avena, kokoh, de muesli… Prueba cambiar de sabor y hacerla dulce o salada según te apetezca. Aquí tienes la receta básica:

Crema de arroz integral:

Ingredientes: 1 taza de arroz integral, 7 a 10 tazas de agua, una pizca de sal o 1 trocito de alga kombu.

Preparación: Lavar bien el arroz (3 veces), colocar un trozo de alga kombu en el fondo de la olla, poner el arroz, añadir el agua, llevar a ebullición, hervir durante 5mn a fuego fuerte con la olla abierta, intercalar un difusor de calor entre la olla y el fuego, cerrar la olla, bajar el fuego al mínimo y cocinar de 1h30 a 3h.Cuando transcurra este tiempo, dejar que el vapor salga lentamente si es olla a presión.

Esta crema se puede hacer con cualquier cereal de uso regular. Resulta muy energética para el desayuno. Aderézala con semillas de sésamo, 1 ciruela umeboshi o cocinar con verduras cortadas a trozos pequeños o con algo de fruta seca (pasas, ciruelas pasas…), una cáscara de limón, una pizca de canela… También puedes cocinar ocasionalmente pasteles o tartas con los cereales integrales de cus-cus, de mijo, de polenta, de sémola de arroz, tarta de compota. En el monográfico especial sobre desayuno que imparto te doy muchísimas opciones deliciosas, creativas y saludables para que cada desayuno sea una fiesta y no te aburras nunca por repetir.

Prueba la variedad de tés y hierbas sin excitantes o bajos en teína: bancha, kukicha, genmai cha, té verde, té blanco, té Mu, té rooibos, té po-er, infusiones de hierbas, té de azuki, té de raíz de loto, té de bardana, té de soja negra, café de cereales… A menudo y por costumbre se piensa que un café es imprescindible pero el organismo ya está despierto y suficientemente activo. Si tu alimentación es la correcta, te levantarás siempre con ganas de actividad, alegre y a la vez relajado/a.

La leche la puedes sustituir por bebidas vegetales de arroz, de avena, de kamut, de quinoa, de almendras… Hacerlas en casa es muy fácil, económico y más ecológico pues se evitan los envases tetrabrik.

Ejemplos de menús para deportistas

A continuación comparto la que puede ser tu alimentación durante dos días con menús estándar para que elijas el que más te conviene según la intensidad de tu práctica deportiva. El primero es más ligero, aconsejable si quieres efectuar digestiones rápidas para practicar al poco tiempo de comer, si bien se ha de dejar pasar al menos 1h30 entre la comida y los posibles esfuerzos. Siempre es más saludable el movimiento y se consiguen mejores efectos con el sistema digestivo vacío.

El segundo menú tiene como objetivo ayudarte a recuperar fuerzas después de entrenamientos o prácticas intensas. Es más contundente e idóneo para saciar las apetencias de proteína animal que pueden darse tras un desgaste mayor de energía.

Puedes evitar el tentempié de media mañana y la merienda si tu nivel de azúcar está equilibrado, no tienes hambre o deseas sentirte más liviano/a.

Hay bastantes recetas explicadas en mi blog a las que puedes acceder clicando sobre el nombre del plato.

45479-p11

MENÚ 1 – OPCIÓN LIGERA Y ENERGÉTICA

Desayuno

  • Zumo de zanahoria y jengibre (Si tu condición no es dispersa, comenzar el día con un licuado vegetal de verdura o verduras/fruta, nos ayuda a relajar y refrescar el organismo, además del aporte vitamínico, efecto antioxidante y fortalecedor del sistema inmunológico).
  • Crema de mijo con canela, cáscara de limón, semillas de sésamo tostadas y ligeramente molidas y un poco de melaza de arroz.
  • Té kukicha.

A medía mañana

Almuerzo

  • Sopa de Kimpira (Esta sopa calentita incrementa la vitalidad, y por lo tanto es beneficiosa si hay cansancio, tonifica el sistema digestivo, refuerza la sangre y calma las emociones)
  • Ensaladilla de quinoa con tofunesa
  • Brócoli escaldado con salsa verde y gomasio de alga nori (Tomar verduras verdes poco hechas o crudas en cada comida es importante por su riqueza en magnesio (participa en la relajación muscular), ácido fólico (necesario para la producción de glóbulos rojos), calcio y vitamina K (vitales para unos huesos sanos y fuertes) y hierro vegetal. ¡Inclúyelas a diario en tus menús!
  • Bombones de azuki con nueces (la judías azuki tienen un alto contenido de vitamina B1 o tiamina una de los principales productores de energía y contribuyente del metabolismo de grasas, por ende de la desintoxicación del organismo. Estas legumbres son muy digestivas, fácilmente asimilables por el organismo de tal modo que no producen gases intestinales ni flatulencias como sucede con la gran mayoría de legumbres. Además, regulan la glucemia, favoreciendo la erradicación de los altibajos de azúcar).

Merienda

  • Pudding de chía con almendras, chips de manzana y orejones (las semillas de chía son una excelente fuente de fibra y antioxidantes, calcio, proteínas y ácidos grasos omega 3 (ácido alfa-linolénico) ALA de origen vegetal. Christopher McDougall, corredor de ultramaratones y autor del libro “Born to Run” acredita las semillas de chía como un alimento excepcional para los atletas.En términos de contenido nutricional, una cucharada de chía es como un batido hecho de salmón, espinacas y hormonas de crecimiento humano“, escribe).

Cena

  • Caldo de verduras dulces (Ayuda a relajar el páncreas y a equilibrar el nivel de azúcar después de entrenamientos intensos o circunstancias que pueden provocar tensión orgánica/emocional)
  • Espaguetis de sarraceno con verduras salteadas al wok y picatostes de tempeh
  • Ensalada dúo de coles prensadas con salsa de yogur vegetal al comino
  • Café de cereales “yannoh”
20424018_494198514263069_4086931855857208320_o

MENÚ 2 – OPCIÓN PARA REGENERAR FUERZAS

Desayuno

  • Sopa de miso con alga wakame, verduras de hoja verde y mochi. (Tomar sopa de miso por las mañanas ayuda a activar el organismo, a alcalinizarlo y es un sustituto saludable del café. Es ideal en las mañanas de invierno antes de salir a correr o en bici ya que, añadiendo unas cucharadas de cereal integral, proporcionará una gran energía a la vez que nutrirá adecuadamente)
  • Crema de avena en grano con dátiles y nueces tostadas. (la avena es el cereal que se da a los caballos de carreras para conferirles tanto fuerza como un pelaje sedoso precioso. Tómala si tu constitución es de bajo peso).
  • Té kukicha

A media mañana

Almuerzo

  • Espaguettis de sarraceno en caldo de algas con tempura de raíces y calabaza.
  • Guiso de seitán al escabeche con arroz basmatti (el consumo de proteína vegetal, como el tofu, tempeh o seitán, que proviene del gluten de trigo, son una buena opción para evitar la proteína animal cuyo consumo es tan común y a veces excesivo entre deportistas. Prueba este plato estofado que te proporcionará la misma calidad energética pero con ingredientes 100% vegetales)
  • Rollos de col china rellenos de verduras con salsa de tahin (el tahin o puré de sésamo forma parte de las grasas saludables y tiene un elevado contenido en calcio, tan importante en el mecanismo de contracción muscular y para mantener potente nuestra estructura ósea)
  • Crumble de manzana

Merienda

  • Almendras tostadas con pasas

Cena

  • Crema de calabaza a la naranja
  • Croquetas de mijo con salsa “tomato” (el mijo es el cereal más energético, indicado en circunstancias de desgaste físico e intelectual. Además, se digiere fácilmente ya que no contiene gluten y se cocina en poco tiempo. Prueba también la salsa “tomato” hecha con zanahoria, remolacha y un poco de puré de umeboshi. Las zanahorias son también una gran fuente de hierro y betacarotenos, dotadas de numerosos minerales y oligoelementos como el cobre, calcio, potasio, manganeso y fósforo. Estos minerales sirven diversos fines. Por ejemplo, el cobre es un mineral vital utilizado por el cuerpo para los huesos y la producción de tejido conectivo, así como para la codificación de enzimas específicas, tales como aquellos para la eliminación de los radicales libres y la producción de melanina. El calcio también es útil para fortalecer los huesos)
  • Ensalada de legumbres  (lentejas con berros)
  • Ame-kuzu

 

Nota: Si tu alimentación es vegana, recuerda comprobar mediante analíticas regulares que no tienes carencias. No tiene porque haberlas, pero suele ser necesaria la suplementación con B12, otras vitaminas y minerales.

Artículo escrito por Agnès Pérez©. Lo puedes compartir desde esta página. Si deseas usarlo para cualquier otra web o revista, por favor, contacta conmigo.

Más información sobre consultas y cursos de macrobiótica:

agnesmacrobiotica@gmail.com

TLF: 638  893 371