EL YIN Y EL YANG EN LA ALIMENTACIÓN

Los términos Yin y Yang han sido usados durante siglos en Tíbet, China, Corea, Japón y Taiwán para describir dos fuerzas opuestas, y sin embargo complementarias, que están presentes en todos los fenómenos naturales. Desde el punto de vista científico occidental, se puede considerar que el Yin y el Yang son polaridades más y menos, norte y sur, masculino y femenino, noche y día, caliente y frío, lento y rápido, etc.

El principio Yin/Yang es aplicable tanto a los alimentos que tomas como a tu propio estado condición. Así, puedes aprender a determinar si tu estado actual es más Yin (Cansado, retirado, lento) o más Yang (agresivo, impaciente, obstinado) y equilibrarlo comiendo alimentos que representen la polaridad opuesta. Examinemos algunos de los principios.

Los alimentos que tienen una naturaleza refrescante o relajante, como las bebidas alcohólicas, el azúcar, los helados y las frutas son considerados más Yin. Debido a su naturaleza Yin, estos alimentos ayudaran a equilibrar a una persona que sea predominantemente Yang: Temperamental o agresiva. Asimismo, estos alimentos Yin ayudarán a combatir o contrarrestar un entorno excesivamente Yang (caliente, seco o activo). Esta es la razón fundamental por la que cuando vives en los trópicos o vas de vacaciones a lugares donde hace mucho calor, tiendes automáticamente a tomar alimentos mas relajantes o Yin. Por el contrario, si estás haciendo un trabajo físico o manual duro en pleno invierno (Yin), mientras está helado (Yin), entonces vas a necesitar fuego, calor y las cualidades Yang que te aportarán alimentos más cálidos y sabrosos.

Emociones YIN y Yang:

Para determinar cómo te sientes actualmente, observa estas columnas de las emociones Yin y Yang. Si te identificas más con una de las columnas que con la otra, eso indica que te estás sintiendo más Yin o más Yang.

Yin

Nervioso

Preocupado

Introvertido

Emocional

Falto de concentración

Indeciso

Falto de memoria

Yang

Inflexible

Exigente

Poco razonable

Impaciente

Agresivo

Irritable

Impulsivo

Alimentos Yin y Yang

El paso siguiente consiste en determinar qué tipo de alimentos necesitas comer de forma general para equilibrar tu estado actual. Podemos reconocer los alimentos Yin y Yang por sus características y los efectos que tienen. (Véase más abajo).

Si tú situación actual es más Yin, entonces necesitas introducir en tu dieta cualidades de la categoría opuesta (más Yang).

Evidentemente, la naturaleza Yin Yang de un alimento puede cambiarse dependiendo de como se prepare y se cocine .

Algunos alimentos no son Yin ni Yang, y se describen como “equilibrados”. A continuación, damos ejemplos de los alimentos típicos de cada categoría:

CARACTERÍSTICAS DE LOS ALIMENTOS YIN

Mayor contenido de Potasio

Climas cálidos

Crecen más deprisa

Se hacen más grandes

Se hacen más altos

Son más suaves

Acuosos

Crecen hacia arriba sobre suelo

Crecen horizontalmente bajo tierra

Tienen las hojas más grandes

CARACTERISTICAS DE LOS ALIMENTOS YANG

Mayor contenido de Sodio

Climas fríos o frescos

Crecen más despacio

Son más pequeños

Son más bajos

Son más duros

Son más secos

Crecen horizontalmente sobre suelo

Crecen verticalmente bajo tierra

Tienen las hojas más pequeñas

ALIMENTOS YIN

Alcohol

Azúcar

Café

Fruta Tropical

Helados

Leche

ALIMENTOS YANG

Sal

Huevos

Miso

Salsa de soja

Carne Roja

Carne de caza

Aves de corral

Pescado

ALIMENTOS EQUILIBRADOS

Cereales

Verduras

Frutos secos

Semillas

Legumbres

Verduras de mar (Algas)

Las características del alimento determinan el efecto que tendrá en nosotros:

CARACTERISTICAS Y EFECTO DE LOS ALIMENTOS YIN

Más frescos

Más suaves

Más calmados

Más lentos

Más relajados

CARACTERISTICAS Y EFECTO DE LOS ALIMENTOS YANG

Más cálidos

Más duros

Más rápidos

Menos somnolientos

Más impacientes

Irritables

YIN Y YANG AL COCINAR

En todo el mundo, la cocina se basa fundamentalmente en cuatro factores, que son:

 Fuego: El uso y calidad de la llama

 Tiempo: El tiempo de cocción de los alimentos

 Presión: Si usamos o no usamos la tapadera, un horno e incluso una olla a presión.

 Sal: Cuanta sal usamos, si es que la usamos, en el proceso de cocción.

Combinación de Factores: La combinación de estos cuatro factores es lo que acaba transmutando los ingredientes crudos en comida. En esencia, cuanto más uses cualquiera de estos factores, más Yang será el alimento. Y cuanto menos emplees estos factores (fuego, tiempo, presión y sal), más Yin será la comida.

Fuego: En este contexto, la palabra fuego>> se refiere a la llama. Cuanto más alta sea la llama (más intenso el fuego), más Yang se vuelve el alimento. Y cuanto más baja sea la llama, más suave será el estilo de cocinar y más Yin el resultado. Los platos más dulces y melosos se cocinan con una llama más baja, y los alimentos que no requieran ningún tipo de llama—es decir, los alimentos crudos—son los más Yin de todo. Los platos que requieren mucho fuego o llama, como la tempura (fritura japonesa), se consideran más Yang.

Tiempo: Si un plato no requiere nada de tiempo para prepararlo, como en el caso de los alimentos crudos, el resultado es más Yin, mientras que un plato que requiera tres/cuatro horas de cocción será inevitablemente más Yang. En la práctica, la cocina rápida es más Yin mientras que los estilos que requieren más tiempo (como el asado, el horneado o los cocidos) se consideran más Yang.

Olla a Presión: Actualmente la presión se consigue, evidentemente, mediante una olla a presión. Aunque éste es un buen método de cocción para el arroz integral y para las legumbres en sus diversas presentaciones, no se recomienda para ingredientes más ligeros y suaves (más Yin), como las verduras. Antiguamente, la única diferencia posible de presión estaba entre cocinar en una olla de hierro con una tapa bien ajustada o cocinar al horno.

Sal : Los platos muy salados son naturalmente mucho más Yang que los que tienen poca o nada de sal.

Cuando mejor puede verse el funcionamiento de los principios Yin/Yang es cuando empiezan a combinarse los cuatro factores. Por ejemplo, un plato extremadamente Yang sería el cocinado con una llama alta, durante mucho tiempo, bajo una presión extrema y con mucha sal. En el otro extremo, un plato crudo que no necesitará llama, preparado rápidamente y sin presión ni sal sería el preparado extremadamente Yin. Entre estos dos extremos caben una gran variedad de estilos de cocción que, en su conjunto, constituyen el arte de la cocina macrobiótica.

Un ejemplo: Un ejemplo de cómo aplicar estos principios puede verse en la preparación de un plato de salmón. Como el ingrediente, pescado ( y especialmente el salmón), es relativamente Yang, si lo preparas con una llama alta (fuego fuerte), durante mucho tiempo, bajo presión y con mucha sal, podría ser totalmente inapropiado para una persona que ya de por si sea muy Yang. Para equilibrar la cualidad Yang del salmón sería mejor usar una llama más baja (menos fuego) , prepararlo con relativa rapidez (15 minutos) y sin presión: lo ideal sería hacerlo al vapor o escalfado. Por último, sazónalo con ligereza usando únicamente sal o salsa de soja.

Este ejemplo nos permite ver que el salmón ahumado sería extremadamente Yang, a diferencias del salmón crudo (usado en el sashimi) que sería el extremo Yin.

Instintivamente sabemos que el salmón ahumado es muy Yang; por eso, a menudo, va acompañado de cantidades generosas de zumo de limón y se sirve cortado en rodajas muy finas extendidas sobre el pan para evitar comer demasiada cantidad. Además, también suele ir acompañado de una forma de alcohol muy Yin, cava o champaña.

Para que puedas usarla como referencias rápida, a continuación te facilite una lista de las distintas formas o estilos de cocinar, empezando por el más Yin y acabando con el más Yang:

Yin

Servir Crudo

Blanquear

Cocer

Vaporizar

Escabeche rápido

Saltear con agua (en lugar de aceite)

Saltear con aceite

Escabeche

Sofreír

Cocer a presión

Hornear

Freír

Yang

Según la sabiduría tradicional, el Yin representa la energía lenta, los materiales más fríos, húmedos y suaves; mientras que el Yang representa la energía más rápida y los materiales más cálidos, secos, pequeños y duros. No es necesario dejarse impresionar excesivamente por estos términos. De hecho, todos hemos estado usando subconscientemente los principios Yin/Yang a lo largo de nuestra vida. Sabemos que cuando hemos estado trabajando muy duro, necesitamos tomarnos un descanso; sabemos que cuando la comida es muy sabrosa, hemos de tomar más liquido; sabemos que cuando nos quedamos fríos, necesitamos calor, y también sabemos que cuando estamos bajo presión, necesitamos nuestro espacio personal. Éstos son algunos ejemplos básicos de cómo aplicamos el Yin y el Yang.

Fuente: Jon Sandifer: “EL MUNDO DEL YIN Y DEL YANG”  (Guía de la Macrobiótica para principiantes. Capítulo 2)

Más información sobre consultas y cursos de macrobiótica:

TLF: 638  893 371

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *