Kuzu

REMEDIOS CON KUZU Y SUS APLICACIONES

 

El kuzu es una planta con raíces muy profundas que se cosecha en invierno, Es la raíz de la Pueraria Thumbergiana o Pueraria Hirsuta Matsum. La preparación del kuzu actual no ha sufrido casi variación desde hace siglos. Las raíces, que pueden alcanzar hasta dos metros de longitud hundidas en la tierra se lavan en el agua fría de un arroyo, se pelan, cortan y secan. Se lavan una vez más, se vuelven a secar y se convierten en polvo.

La decocción de kuzu tradicionalmente se ha utilizado para favorecer la transpiración y aliviar la fiebre cuando se está constipado o con gripe. El kuzu extrae el exceso de agua de los intestinos y los lubrifica: mejora los síntomas de la diarrea y del estreñimiento. Restaura la fuerza del intestino para que recupere los movimientos peristálticos y favorece un buen nivel de flora intestinal. De esta manera, está especialmente indicado para el estreñimiento del intestino dilatado. El kuzu procura un gran alivio en casos de gastroenteritis o cuando el estómago no tolera ningún líquido o sólido. En casos de úlcera de estómago, la capa gelatinosa protege las paredes del estómago y ayuda a cicatrizar la úlcera al cabo de unas semanas. En Japón, el kuzu también se utiliza como relajante muscular y estimulante de la circulación sanguínea, aliviando la tensión muscular. Como este condimento también contiene isoflavonoides, ayuda en problemas relacionados con los vasos sanguíneos cerebrales como el dolor de cabeza, el zumbido en los oídos, cansancio ocular, irritación, insomnio, etc. Además, su consumo favorece la estabilización del sistema nervioso vegetativo. El kuzu es también eficaz para disminuir las convulsiones y los espasmos de los niños y la rigidez en los ancianos, ya que relaja el sistema nervioso parasimpático. Las isoflavonas del kuzu relajan la tensión de los vasos sanguíneos, lo que consecuentemente reduce la presión arterial. También es eficaz en la prevención de ataques cardíacos, al relajar la arteria bucle por un lado y activar la circulación sanguínea por otro. Por último, según un estudio de los Proceeds of the National Academy of Science publicado en 1993, el extracto de kuzu es una alternativa natural en el tratamiento de la adicción al alcohol y al tabaco, frenando el consumo de ambos”. (1) 

REMEDIOS MACROBIÓTICOS CON KUZZU

BEBIDA DULCE DE AME-KUZU.- Lo empleaban los monjes tibetanos para quedar relajados y poder estudiar. Se disuelve una cucharadita rebosante de kuzu en 2 o 3 cucharadas de agua fría, agregando una taza de agua fría para disolver el kuzu. Se agrega una o dos cucharaditas de miel de arroz integral, de malta de cebada o de amasake, o también se puede poner media taza de zumo de manzana o de sidra de manzana. Llevar a hervor y poner a llama baja durante 5 o 10 minutos, revolviendo de manera constante para evitar que se formen grumos. Cuando se convierte en un líquido traslúcido es el momento de beberlo caliente. 

Esta bebida ayuda a relajar el cuerpo y la mente. Se recomienda especialmente para niños/as y puede reducir la fiebre en bebés. Es también buena para problemas estomacales e intestinales y cuando hay hipoglucemia, calambres pre-menstruales o menstruales, tensión causadas por el consumo excesivo de yang como papas fritas, crackers u otras harinas horneadas.

Preparación: Disuelve una cucharada de café de kuzu en dos cucharadas soperas de agua fría (o del tiempo). Añade una taza de agua del tiempo para diluir el kuzu. Añade 2 cucharadas de café de melaza de arroz o de cebada, o media taza de zumo de manzana. Cocina la mezcla a fuego medio, removiendo constantemente para evitar grumos hasta que el líquido se vuelva traslúcido. Reduce la llama tanto como sea posible. Tómalo caliente.

ZUMO DE MANZANA CON KUZU

Indicado para condiciones de tensión interna (yang), especialmente del hígado y/o páncreas. Alivia instantáneamente la ansiedad por el dulce aportando una reconfortante sensación de relax. Está también indicado para fiebres ligeras infantiles, tensión pre-menstrual y menopáusica.

Ingredientes. 1 bol de zumo de manzana, 1c.c de kuzu,

Preparación: Diluir el kuzu en un poco de agua a temperatura ambiente y añadirlo en una cacerola al zumo de manzana. Cocinar removiendo constantemente hasta que la mezcla se aclare y se espese sin que llegue a hervir. Se puede tomar a tacitas pequeñas no más de 2 veces al día.

UME-SHO-KUZU

Esta bebida da fuerza, facilita las buenas digestiones y ayuda a recuperar energía. Es un remedio a base de alimentos salados yang y por tanto se recomienda para desajustes yin y debilidad.

Ingredientes: 1 cucharada de té de kuzu, 1 taza de agua fría, 1 ciruela umeboshi, ½ cucharada de té de shoyu

Disolver el kuzu en un poco de agua fría.  Añadir el resto del agua, triturar la ciruela (sin hueso) y calentar removiendo constantemente hasta que la mezcla se espese y se claree sin que llegue a hervir. Añadir el shoyu y cocinar 2mn más. Tomar caliente.

UME-SHO-KUZU CON JENGIBRE

Tiene las mismas propiedades que el Ume-sho kuzu, pero es más eficaz en caso de digestiones débiles y para calentar el cuerpo.

Prepáralo igual que la receta anterior, añadiendo unas gotas de jengibre fresco rallado al final de la cocción. Déjalo cocinar a fuego lento, removiendo  medio minuto más y tómalo caliente.

Las indicaciones terapéuticas de estos remedios no tienen intención de sustituir ninguna medicación ni los consejos de facultativos médicos pero pueden ser muy beneficiosos si se emplean junto a una dieta adecuada. Consulta con un profesional de la salud si estás siguiendo algún tratamiento antes de ponerlos en práctica.

Agradecimientos sinceros a Michio Kushi por estas enseñanzas.

©Artículo escrito por Agnès Pérez. Todos los derechos reservados. Lo puedes compartir desde esta web. Si deseas difundirlo en otra web o revista, ponte en contacto conmigo.

Más información sobre consultas y cursos de macrobiótica:

TLF: 638  893 371