LA PLAGA DE LA COMIDA PRECOCINADA

La comida que nos nutre nada tiene que ver con los productos comestibles que proliferan cada vez más en los supermercados tanto convencionales como ecológicos. 

Existe una diferencia bien grande entre llenar la barriga o nutrir el cuerpo que hace evolucionar nuestra alma.

 

IMG-20161006-WA0003 (3)
cropped-cropped-banner-blog1.jpg
c7e28-15-copia

La semana pasada leí un artículo que hablaba sobre los productos comestibles, esos simulacros de la comida ideados científicamente, que suman componentes de toda clase (saborizantes, proteínas, espesantes, vitaminas, emulgentes, polisacáridos, endulzantes, modificadores de la textura, etc.), cuyo resultado final es un producto diseñado específicamente para disparar nuestros receptores de placer alimenticio, estimulándolos a base de grasa y azúcar o de textura crujiente y sabor salado.

En países como Gran Bretaña, si entras en un supermercado, las neveras de comida preparada al estilo casero (ensaladas con su verdurita cortada, macarrones boloñesa, tortillas de patata, albóndigas, carnes  y pescados aliñados listos para hornear o freír, todo tipo de comida étnica que podría ser saludable –hummus, falafel, tzatziki, sushis y makis, tallarines con verduras al wok, croquetas con jamón, etc-  y los congeladores rebosan de productos, todos metidos en varios envoltorios de plástico, listos para calentar al microondas o cocinar en 3mn.

Y estas neveras ya ocupan más de la mitad de la superficie de los supermercados de barrio.

Y muchas personas no sólo compran estos productos semi-fríos o descongelados para alimentarse con ellos sino que los vuelven a congelar. Porque, ¿para qué perder tiempo en la cocina si ya se pueden comprar hechos a un precio similar al de sus ingredientes + gastos de elaboración?

El sistema mismo tiende a absorber a través de las jornadas de trabajo cada vez más tiempo y cuando se llega a casa, la energía que queda para dedicar a la cocina es cada vez menor.Y la pescadilla se muerde la cola en un círculo de intoxicación que deriva en cansancio y reduce la vitalidad al mínimo: pseudo-alimentos o comestibles que no nutren adecuadamente, que sobrecargan el organismo de sustancias innecesarias tóxicas que le hacen trabajar por encima de sus posibilidades y lo agotan porque no poseen energía vital intrínseca, que crean tensión física y dispersión mental que  se van acumulando en el organismo a causa de esta  mala alimentación y de las cargas de la vida cotidiana mal llevadas, porque si no nos nutrimos adecuadamente se resiente todo: el cuerpo, las emociones y la energía vital.

Vamos a ver algunos ejemplos de cómo se elaboran los productos comestibles.

La lista de ingredientes sanos del pan (harina de trigo/centeno, levadura y sal) se completa en el producto comestible derivado (pan de molde) con aceite (en el mejor de los casos, girasol) y azúcar. Para redondear, emulgentes y conservantes. La pizza campestre lleva en la base, además de harina, levadura y sal, azúcar, aceite vegetal (de palma y otros en la mayoría de los casos) y dextrosa. En la cobertura de salsa de tomate lleva más azúcar y más dextrosa. La dextrosa es una presentación comercial de la glucosa, un azúcar.

Los productos comestibles son baratos y gustosos, lo malo es que todos saben más o menos a lo mismo, es decir a la mezcla de almidón, grasa vegetal, sal, azúcar y saborizantes. Sobre una base de comida real (por ejemplo, carne de pollo o atún) que no suele superar el 40% del contenido, se rellena el resto con productos industriales baratos como proteína de soja y jarabe de glucosa de maíz –ambos provenientes de cultivos transgénicos extensivos- y se obtiene un producto que dará grandes alegrías a los accionistas de las grandes empresas de alimentación.

 

comer-conectado-al-ordenador

Conforme iba desmigajando el texto del artículo sobre comestibles de supermercado convencional, desfilaban por mi mente imágenes de las neveras no de los grandes supermercados, donde la comida, a mi modo de ver ya no merece este nombre por lo adulterada que está por químicos, hormonas, pesticidas, modificaciones genéticas, etc. aunque no se trate de los productos comestibles citados anteriormente, sino que mi “click” mental fue automático hacia las neveras de los supermercados ecológicos y herbolarios donde compro habitualmente, los cuales están incorporando cada vez más simulacros de la proteína animal en versión bio, sin pesticidas ni químicos y con saborizantes naturales, claro.

Afortunadamente, el sector de la población que está tomando consciencia de la necesidad de nutrirse adecuadamente es cada vez mayor y la venta de alimentos y productos ecológicos está en alza.

Afortunadamente, se suele tomar consciencia de la importancia que tiene la calidad de la alimentación después de padecer secuelas de una dieta deficiente, vida con estrés, o algún problema de salud más o menos grave.

Y la industria ecológica lo sabe.

Y también sabe cómo copiar y vender al modo ecológico con el lema de saludable, comestibles elaborados con productos de mejor calidad, pero al fin y al cabo, imitaciones de la proteína animal que nutricionalmente están muy lejos de lo que aporta la proteína animal –en versión ecológica, claro- No me refiero a proteína vegetal como el tempeh, seitan o tofu sino a los quesos en lonchas veganos que son pura grasa (aceite de coco), hamburguesas y croquetas de todo tipo, hechas con cereal integral, legumbres e ingredientes naturales pero que llevan meses envasadas al vacío en el paquete y en una nevera, leches vegetales a base de cereal que son agua a precio de oro pues sólo llevan un 14-17% de cereal, y en fin, a todos los productos de comida rápida que vemos habitualmente cuando vamos a comprar a herbolarios de cierta envergadura.

Y a veces me da que pensar que el año pasado, la empresa de productos ecológicos Sorribas-Biográ se vendió a  Idilia Foods y hace unos meses, Vegetalia se ha vendido a Ebro Foods.

Impacto de los derivados de la comida en la salud y en el medio-ambiente.

Comer unas salchichas de tofu ecológicas de vez en cuando no supone ningún peligro, pero me preocupa que, siguiendo el modelo de los supermercados convencionales,  estos productos estén ahí para sustituir la comida de verdad. No la proteína animal, de la que se puede prescindir perfectamente si se lleva una dieta equilibrada, sino el cereal en grano, las legumbres, las verduras y frutas frescas de cultivo local y de temporada, los frutos secos, semillas, algas, aceite de oliva de esta tierra, las plantas aromáticas y hierbas silvestres que abundan en el campo y que ya casi nadie reconoce ni conoce sus usos medicinales.

Me preocupa que las personas, cansadas por un ritmo de vida acelerado, exigente, sobrehumano prefieran comprar su comida preparada (eso sí, ecológica, y, nótese la ironía, “para cuidarse”) que cocinarla en sus casas, para ahorrar media hora que emplearán en mirar la tele o conectarse a facebook, o… simplemente reconfortarse en el sofá delante de sus comestibles ecológicos que han calentado en el microondas.  Porque a menudo la falta de información o la información manipulada por el marketing no ayuda a cambiar de hábitos en la dirección adecuada. Las personas que hoy día hemos instaurado nuevos hábitos alimenticios y nos hemos limpiado, fortalecido e incluso cambiado nuestro carácter cambiando de alimentación, hemos pasado por un proceso de reeducación que a menudo ha implicado estudiar nutrición y hacer acopio de una gran fuerza de voluntad para no recaer en el consumo de alimentos “antiguos”. Hace más de 24 años, cuando yo misma pasé por este proceso de cambio, no existían supermercados ecológicos y en las herboristerías de barrio sólo se encontraban alimentos de primera necesidad. Y considero que esto ha sido un privilegio porque así era más difícil caer en la tentación de consumir comestibles ecológicos en vez de alimentos integrales.

14468309_335762480106674_5576032166488189889_o
14500514_1150169441716375_8738647147011407311_o

Los alimentos integrales y frescos como el cereal en grano, las legumbres, las verduras y frutas frescas de cultivo local y de temporada, los frutos secos, semillas, algas, aceite de oliva de esta tierra, las plantas aromáticas y hierbas silvestres, cocinados conscientemente nutren en profundidad y llenan de energía, Los comestibles favorecen y ocasionan acidificación, acumulación tóxica (en todas sus versiones) y  desmineralización. Entonces, la condición de debilidad energética se acumula y presenta las siguientes manifestaciones:

Pérdida importante y significativa de peso.

Frecuente exceso de peso y movimiento lento y pesado.

Todo parecen tareas imposibles de acometer.

Sensación de debilidad generalizada.

Falta de ganas y de vitalidad. Tendencia depresiva.

Dificultad para la concentración.

Pérdida continuada de masa muscular.

Rigidez en el cuerpo y estado general de tensión.

Debilidad del sistema inmunitario (tendencia enfermiza).

Exceso de sensibilidad y tristeza habitual sin razón aparente.

Aletargamiento y sensación permanente de frío interno….

También me preocupa que las empresas con sello ecológico, en su afán de ganar dinero estén entrando en esta rueda de comercio tan poco ética. Evidentemente dirán que estos productos simulacros de la proteína animal en versión vegana, croquetas y hamburguesas  desvitalizadas y demás productos prescindibles  son de consumo ocasional y complementario a los alimentos integrales que han de ser la base de una alimentación equilibrada, pero esta no es la realidad que a diario leo en los foros veganos, en los que los comentarios de entusiasmo y felicidad proliferan cada vez que una cadena de supermercado multinacional lanza un nuevo producto vegano, en su mayoría comestibles, hechos con una base de soja, féculas o albumina de huevo + saborizantes químicos, almidones  y azúcar y que, en su mejor versión,  los compran en tiendas especializadas veganas donde hay chorizos, quesos de todos tipo y  hasta langostinos veganos, hechos con polvo de Konjac, almidón, azúcar, sal, pimentón., que se comerán en vez de los alimentos integrales  y genuinos que ya no cabrán en la barriga si ésta se llena de comestibles, porque saciarán el hambre y no aportarán los nutrientes y la energía imprescindible para  funcionar de manera óptima y evitar carencias.

Sé que con estas palabras estoy atentando contra la libertad de uso que cada cual quiere hacer de su tiempo, dinero y estómago pero este es un estilo de alimentación que aboca al sufrimiento. Esto no es vida, esto no es comida, esto no es nutrir el cuerpo para hacer evolucionar el alma. Y esto no es ético pues estas empresas son las que mayor sufrimiento animal y medio-ambiental causan.

También sé que estoy mezclando comestibles de supermercado que son infames, con comestibles veganos y comestibles ecológicos, cuyos ingredientes son de mejor calidad pero lo hago porque a medio o largo plazo su efecto en el organismo será similar porque ninguno de ellos va a proporcionar la energía vital que se necesita para estar bien.  La alimentación orientada únicamente a los sentidos resulta un gran obstáculo para la salud y evolución humana. Durante años y años de nuestra vida, hemos recibido el entrenamiento adecuado para comer en función de la satisfacción de los sentidos, olvidando los valores nutritivos y el cuidado de la condición de la salud personal.

Comprender, hoy en día, cómo los sabores de los productos comestibles y de la comida preparada pueden llegar a ser tan “necesarios” y tan “adictivos” requiere analizar factores diversos, como: los aditivos, los condimentos, los conservantes y los saborizantes empleados, así como las técnicas empleadas de publicidad, de marketing, de presentación etc, Curiosamente todos ellos factores que pretenden la satisfacción de los sentidos como lo primero y lo más importante (cuando no lo único). Pero dicho modelo sensitivo está basado en una facultad de juicio inferior, con el comer mecánicamente y para la mera satisfacción. Como principio se tiene que aceptar que, si se toman alimentos de baja calidad nutricional, energética o  vibracional,  que son agresivos con el medio ambiente interno de la persona y también con el medio ambiente externo, el ser humano que se desarrolla es también de baja vibración energética.

Es fundamental recuperar el hábito de cocinar a diario en casa. Es fundamental renunciar a los productos en serie (sí, en serie porque los tomates y las lechugas de los supermercados son todos iguales, los macarrones son todos iguales, los pescados son todos del mismo tamaño y con la misma carita),  adulterados por la industria agro-alimentaria para obtener beneficios a costa de nuestra salud y seguir lucrándose a nuestra costa a través de fármacos –Monsanto ha comprado Bayer- y Monsanto ha comprado diferentes cadenas de supermercados que están comprando distribuidoras de productos alimenticios.

Las hamburguesas, salchichas  veganas y los quesos veganos de paquete también están hechos en serie. Es fundamental renunciar a la comodidad inicial de comprar productos ecológicos precocinados y hacer acopio de fuerza de voluntad para ir a los fogones y preparar comida de verdad, que nos hace sentir felices y nos da lucidez y fuerza para vivir.

No son muchas las personas con la capacidad y la preparación necesarias para tomar la decisión de nutrirse para evolucionar su consciencia y desde ahí, evolucionar el inconsciente colectivo. Ni tampoco son muchas las que están dispuestas a cambiar la alimentación sensorial por una alimentación libre, nutritiva y sanadora. Para muchas otras es muy difícil tener el grado de libertad suficiente como para poder emprender el camino. La inmensa mayoría no están informadas correctamente. Pero cada vez somos más las personas que hemos cambiado nuestra vida a través del cambio de hábitos alimenticios y que podemos ser un ejemplo y contribuir al cambio de consciencia global. La persona que se alimente de una manera equilibrada y armonizada con la tierra, el medio ambiente, las estaciones, su propia condición personal, su propia naturaleza, el entorno donde vive, su circunstancias personales y su condición de ser superior con conciencia y libertad plena de elección, gozará de una salud física, mental, emocional y espiritual inquebrantable que puede emplear en perpetuar un sistema socio-económico  injusto o en crear alternativas sociales éticas, coherentes y más justas.

Artículo escrito por Agnès Pérez. Lo puedes compartir desde esta web. Si lo quieres usar para alguna publicación, ponte en contacto conmigo.

Más información sobre consultas y cursos de macrobiótica:

TLF: 638  893 371

Fuentes que han inspirado este articulo:

(1)   http://www.vidasostenible.org/informes/la-plaga-de-los-productos-comestibles/

(2)   Apuntes de Javier Iraola

(3)  Fotos de Empar Martínez de Camí de l’Horta

TRUCOS PARA HACER GUISOS Y ESTOFADOS MACROBIÓTICOS

 

alubia verdina maitake - copia

Las cocciones largas nutren, aportan calor y fortalecen el organismo. ¿A quién no le apetece, sobretodo en las épocas más frías del año, un guiso completo y humeante  fácil de elaborar o un estofado meloso de verduras  para acompañar el cereal integral?

Muchas personas hemos dejado de comer guisos tradicionales porque también hemos dejado la carne y no nos apetece saturar nuestro organismo con excesos de grasa y sal. Entonces hemos buscado transformar los platos de la gastronomía popular en más suaves, equilibrados, veganizados (sin ingredientes de origen animal) y macrobiotizados (que siguen un equilibrio energético y están hechos con ingredientes integrales, verduras frescas y condimentos naturales). Hacer estos guisos y estofados no es complicado. Sólo se necesita un poco de tiempo, unos pocos ingredientes y volcar nuestro afecto en la olla.

¿CUÁL ES LA DIFERENCIA ENTRE UN GUISO Y UN ESTOFADO?

Principalmente el aceite. El guiso  se cocina en una cacerola u olla de acero inoxidable con un poco de aceite de oliva además del agua y es más untuoso. Se puede hacer con tapa o sin ella ya que el agua se ha de evaporar poco a poco para que reduzca.

El estofado se elabora en una cacerola gruesa o bien de acero inoxidable o bien en una olla de hierro fundido o de vidrio. Es una cocción lenta y sosegada. Se mantiene tapado durante toda la cocción para que el vapor que desprende quede retenido dentro de la olla. Por esto energéticamente calma, refuerza y calienta más el interior del cuerpo. En los estofados no se usa aceite y sí un poco de agua. Muy poca en el fondo de la olla para potenciar el sabor dulce de las verduras. Al estofado, en macrobiótica se le da también el nombre de “nishime”.

cebada

EL GUISO, PASO A PASO:

1-      Elige entre ajo, cebolla, chalotas, cebollas de platillo, puerro, cebolleta fresca, calçots, ajos tiernos picados finos que saltearás en una cucharada sopera de aceite de oliva, añadiendo una pizca de sal marina. Saltea con garbo y chispa, removiendo con una cuchara de madera  hasta que la verdura de base haya sacado su agua y se vuelva tierna y pierda ese sabor picante que la caracteriza.  Puedes sazonar con una hoja de laurel  o alguna hierba aromática del monte (romero, tomillo, orégano…)  o incluso mezclar especias como cúrcuma + pimienta recién molidas o darle un toque de pimentón de la Vera si lo vas a compartir con alguien acostumbrado/a sabores contundentes.

2-      Mientras, corta a trozos grandes dos o tres verduras más. Lo ideal es combinar una o dos verduras de raíz (zanahoria, safanoria, chirivía, nabo, napícol, bardana…) con una verdura redonda (calabaza, col –repollo, rizada, lombarda, de Bruxelas- coliflor, calabacín, hinojo, alcachofas, setas…).  Añádelas a la base de verdura salteada, y añade también dos dedos de agua.

3-      Si deseas darle más consistencia, también  puedes añadir boniato, alguna legumbre cocida, seitán, tofu ahumado o tempeh, cortados también a cubos grandes, y que previamente habrás dorado a la plancha.

4-      Si además de la proteína vegetal, quieres añadir cereal integral y hacer un plato completo a nivel de nutrientes, entonces tendrás que cortar las verduras más chiquititas, poner también más cantidad de agua y rectificar de sal la base pues los cereales absorben más líquido y un buen guiso ha de quedar ligeramente caldoso.

5-      Lleva el guiso a ebullición y una vez arranque a hervir, baja el fuego y que haga “chup-chup” durante al menos 20-30mn si no lleva cereal. Si has añadido un puñado de arroz o cebada, entonces tendrá que hervir al menos 45mn. Si has añadido mijo o trigo sarraceno, entonces en 20-30mn estará hecho.

6-      Cuando ya esté cocido, puedes añadir también hierbas frescas finamente picadas (cebollino, perejil, cilantro, eneldo…) u hojas verdes trinchadas finas (hojas de mostaza, kale, diente de león, llantén…) ya que será suficiente que estas verduras se sumerjan en el calor del caldo para que queden en su punto y aporten más ligereza y frescura  al guiso.

7-      Si quisieras añadir al final, miso al guiso, evita echar sal al principio. Usa o sal marina o condimento salado, pero no los dos a la vez.

8-      También puedes sustituir ocasionalmente el aceite de oliva por aceite de sésamo tostado que le dará un toque más exótico y fragante.

9-      Si el guiso es sólo de verduras y quieres espesar el caldo para darle un toque meloso, puedes usar un poco de kuzu o arruruz diluido en agua y añadido al caldo casi al final de la cocción, cuando falten 2-3mn para apagar el fuego. Los guisos de verduras con kuzu son un bálsamo para los intestinos.

En mi blog Cocina macrobiótica mediterránea encontrarás diferentes recetas de guisos, estofados y otras delicias. Te invito a visitarlo si no lo conoces.

Más información sobre consultas y cursos de macrobiótica:

TLF: 638  893 371

 

 

 

PLAN DE ALIMENTACIÓN MACROBIÓTICA PARA RESTABLECER LA SALUD

untitled3a
untitled9

Para entender a la alimentación consciente se requiere reconocer y comprender que existe una relación específica entre los alimentos que se comen (y muy especialmente de los que se han comido) y el estado de situación de la Condición Personal de salud. Se requiere aceptar que, cuando se come continuadamente de una forma que no es la correcta, se activa y se pone en marcha, de manera inevitable, el “ciclo de acumulación de las enfermedades”. A lo largo de ese Ciclo de Acumulación de las Enfermedades, se atraviesa por varias fases de pérdida de la salud de gravedad progresiva y que finaliza con la pérdida de la calidad de la sangre y con una acidificación muy fuerte de todo el organismo.

Una alimentación incorrecta y desequilibrada producirá una gran cantidad de toxinas, desechos y residuos, los cuales se irán acumulando en el organismo, y ante los que el cuerpo responderá siempre tratando de eliminarlas. Dependiendo de la cantidad y de la frecuencia de los residuos generados al cuerpo no le da tiempo a eliminar todo lo que tiene que eliminar y, ante esa situación, se lanzará a procesos de eliminación (o intento de eliminación) cada vez más agresivos y más contundentes que son conocidos como enfermedades menores, como procesos de ajuste o como las enfermedades más serias y graves.

La forma natural de eliminación que se denomina procesos depurativos normales, se realiza por medio de la respiración, de la transpiración, de la orina, de las heces, de los pensamientos o de la voz

La persona atraviesa por sucesivas fases de eliminación:

FASE 1.- ELIMINACIÓN POR AJUSTES ANORMALES.- De manera natural el organismo reacciona con pequeñas enfermedades de ajuste, de entre las que se destacan: tos, fiebre, diarreas, debilidad, falta de energía, fatiga, estreñimiento, dolor de cabeza, vómitos, retención y acumulación de líquidos, acumulación de grasas, sudoración excesiva, temblores, calambres, exceso de peso, insomnio, etc.

FASE 2.- LA ELIMINACIÓN POR LA PIEL.- Cuando el hígado y el riñón comienzan a estar saturados, el organismo reacciona con alteraciones de la piel como: granos, psoriasis, sarpullidos, acnés, sequedad de piel, picores, eccemas, etc.

FASE 3.- LA ACUMULACIÓN POR DEBAJO DE LA PIEL.- La acumulación sigue hacia adentro y se produce el deterioro de fosas nasales, oídos, pulmones, colon, órganos sexuales, mamas, cálculos o piedras, arterias, sistema linfático etc.

FASE 4.- LA APARICIÓN DE ENFERMEDADES GRAVES Y SERIAS.- La continuidad de la acumulación de toxinas, de mucosidad y de grasas va a provocar una condición ácida de la sangre, la pérdida de la función de los órganos y de los sistemas y la degeneración orgánica. En esas circunstancias tiene lugar la aparición de enfermedades “importantes” y “graves” como cánceres, diabetes, esclerosis, artritis, Alzheimer, etc.

REGLAS BÁSICAS DE UNA NUTRICIÓN CONSCIENTE.

Conocer los cuatro principios esenciales:

UNO. Conocer en qué alimento o alimentos se encuentra los nutrientes imprescindibles.

DOS. Salud del sistema digestivo: Asegurarse de que estos nutrientes, una vez que han sido ingerido a través de los alimentos adecuados, son absorbidos por el organismo.

TRES. Saber qué es lo que hay que hacer para no perder o malgastar los nutrientes absorbidos.

CUATRO. Asegurar que se ha tomado los nutriente en las mejores condiciones, tanto para el individuo como para el medio ambiente.

En general:

Usar productos integrales, sin refinar o procesar.

Usar alimentos de procedencia local y del mismo tipo de clima.

Utilizar, principalmente, productos ecológicos y naturales.

Volver a la cocina casera.

Adaptar la alimentación a los cambios estacionales.

Alimentarnos de acuerdo a nuestras necesidades personales.

Escuchar nuestra intuición y los mensajes de nuestro cuerpo..

Comer despacio y masticar muy bien (de 30 a 50 veces por bocado.

Cenar 3 horas antes de ir a dormir (significa cenar a hora temprana).

Mantener un horario de comidas regular (a las mismas horas).

CÓMO EFECTUAR EL CAMBIO A UNA ALIMENTACIÓN SANA QUE TE AYUDARÁ A ESTAR MÁS LÚCIDO/A

Eliminar el azúcar, sus derivados y todos los alimentos que la contengan.

Evitar los productos con tratamientos químicos (seleccionemos siempre que podamos productos ecológicos) y con los pre-cocinados.

Evitar las carnes y los embutidos.

Minimizar (y a ser posible evitar) los lácteos y sus derivados.

Tengamos cuidado de no sustituir los lácteos que eliminamos por productos similares derivados de la soja.

Evitar casi todos los pescados.

Minimizar (y si es posible evitar) el uso del alcohol y de los estimulantes (café y té en especial).

Evitar el consumo de la bollería industrial, de las harinas refinadas y del pan.

Si hay problemas de articulaciones, evitar solanáceas: tomate, patatas, pimientos, berenjenas.

Sustituir la sal refinada, el aceite de oliva (para cocinar) y el vinagre común, por la sal marina, el aceite de sésamo y el vinagre de arroz o de umeboshi.

Consumo diario de cereales integrales en grano, tanto en el desayuno como en las comidas.

Ampliar lo máximo posible la variedad de cereales integrales a incorporar en nuestra dieta.

Uso frecuente de proteínas vegetales (legumbres y derivados).

Tomar todos los días verduras y hortalizas biológicas, y varias veces a la semana fruta del tiempo.

Incorporar todo tipo de verduras (de hoja, de raíz, redondas) en la dieta diaria y cocinarlas de maneras muy variadas.

Completar nuestros platos con semillas tostadas, con algas, con germinados y con los pickles.

Hacer nuestros platos lo más sabrosos posibles.

CONSEJOS DE ESTILO DE VIDA.

Aunque es un puntal muy importante, la alimentación no lo es todo cuando se trata de recuperar la salud y ´reequilibrar las energías. Además hemos de tener en cuenta el estilo de vida, y las pautas básicas que se describen a continuación:

Caminar con paso vigoroso como mínimo alrededor de 30 minutos.

Darse todos los días unas friegas con una toalla húmeda en el cuerpo.

Mantener el cuerpo en movimiento: yoga, shiatsu, chi-kung, etc.

Mantener activas y atendidas sus relaciones sociales y familiares.

Levantarse temprano y no acostarse tarde (antes de la media noche).

Rodearse de plantas verdes: habitación, cocina, baños, espacio trabajo

Llevar prendas de algodón. Usar en casa materiales naturales.

Mantener un diario de menús y efectos que impactan en el organismo.

Tener curiosidad, ser persona abierta y manifestar aprecio por la vida.

Ser flexible y adaptable, pero a su vez con rigor y constancia.

Desarrollar una fuerte determinación para crear la propia salud.

 

Escrito de Javier Iraola revisado por Agnès Pérez .

Más información sobre consultas y cursos de macrobiótica:

agnesmacrobiotica@gmail.com

TLF: 638  893 371

 

EL AZÚCAR Y LA MENTE

azucarcolores
gominolas
cerelaes
donuts1

El engaño:

Utilizar el término carbohidrato para describir al azúcar es expresamente engañoso. Desde que se empezaron a obligar rótulos en los paquetes y latas de alimentos con sus propiedades nutricionales, la palabra carbohidrato abarca tanto el azúcar refinado como otros carbohidratos integrales.

El motivo del rótulo es ocultar al desprevenido cliente el contenido de azúcar. Los químicos agregan confusión usando la palabra azúcar para describir un grupo entero de sustancias que son similares pero no idénticas.

La glucosa es un azúcar que se encuentra generalmente con otros azúcares, en frutas y verduras. Es un material clave en el metabolismo de todas las plantas y animales. Muchos de nuestros alimentos principales se convierten en glucosa en nuestros cuerpos. La glucosa está siempre presente en nuestro flujo sanguíneo, y a menudo se la llama azúcar sanguínea.

La fructosa es el azúcar de las frutas.

La maltosa es el azúcar de la malta. La lactosa es el azúcar de la leche.

La sacarosa es azúcar refinada de caña de azúcar o remolacha.

La glucosa ha sido siempre un elemento esencial en la sangre humana. Pero la dependencia de la sacarosa es algo nuevo en la historia del animal humano. Usar el término azúcar para describir dos sustancias que están lejos de ser idénticas, con diferentes estructuras químicas y que afectan al cuerpo de formas profundamente distintas, sólo causa confusión. Facilita los teje-manejes de los azucareros que nos dicen lo importante que es el azúcar como componente esencial del cuerpo humano, y cómo se oxida para producir energía, cómo es metabolizada para producir calor, etcétera. Están hablando de la glucosa, por supuesto, que nuestro propio cuerpo fabrica. Sin embargo, a uno/a se le hace creer que los azucareros están hablando de la sacarosa que ellos fabrican en sus refinerías. Cuando la palabra azúcar puede significar tanto la glucosa en su sangre como la sacarosa de la Coca-Cola, eso es sensacional para los promotores del azúcar, pero desastroso para la humanidad.

Han embaucado a la gente haciéndole considerar su cuerpo como una cuenta bancaria. Si las personas sospechan tener insuficiente azúcar en la sangre están programadas para hacer funcionar la máquina expendedora de caramelos y refrescos, ya que estos productos hacen subir la tasa de azúcar en la sangre. Pero esto es lo peor que puede hacerse. Una tasa baja de glucosa sanguínea significa que la persona es adicta a la sacarosa. Los que eliminan esa adicción a la sacarosa descubren que su tasa de glucosa sanguínea vuelve a normal y se mantiene normal.

 

Un producto como la Coca-Cola, que contiene venenos conocidos y destruye los dientes y el estómago, tiene una de las campañas publicitarias más magníficas en la historia de Occidente.

Es realmente fantástico: esta increíble cantidad de dinero creando una ilusión, la ilusión de que “Coke es lo real”. Ahora los ejecutivos de Coca-Cola han aprendido, por medio de una exhaustiva investigación, que la juventud está buscando lo real y significativo en este mundo de plástico e hipócrita, y un inteligente ejecutivo de publicidad tiene la brillante idea de que es la Coca-Cola. Sí señor, Coca es lo real, y esto se cuela en las mentes del 97 por ciento de los jóvenes entre la edad de seis y 19 años hasta que sus dientes se pudren como los de sus padres.

No hay nada sincero en la publicidad. Imaginemos a un niño con la cara llena de granos, diciendo frente a la cámara lo limpia que era su piel antes de empezar a beber Coca-Cola; y aunque sabe que entorpece su vida social, no puede dejar de tomar ese mejunje. Esta sería una publicidad verdadera, O imaginemos a una niña con una lata de naranjada fabricada en New Jersey, diciéndonos que esto es naranja debido al colorante. La razón de que sea malo es que los sabores artificiales están fabricados con alquitrán de carbón y’ la razón por la cual queremos que Vd. lo pruebe es porque queremos ganar dinero. Si la publicidad dijese la verdad, sería el fin para las tres grandes multinacionales, 500 revistas, varios miles de periódicos, y decenas de miles de negocios. Por lo tanto, nunca habrá una publicidad sincera.

 

Efectos mentales de la ingesta de azúcar:

La medicina oriental tradicional ha insistido siempre en afirmar que mente y cuerpo no es una dualidad. Lo que llamamos enfermedades y males son simplemente síntomas de que todo el cuerpo está desequilibrado. Para hacer integrar de nuevo a una persona, sólo tiene que comer alimentos integrales y naturales.

Sagen lshitsuka, popular médico anti-médico japonés (era llamado de esta forma por su insistencia en cortar con los métodos tradicionales a pesar de la adopción en el Japón de muchas prácticas de la ciencia y medicina occidental desde el siglo XIX), enseñaba a sus discípulos/as que lo que Occidente llamaba enfermedades mentales podía curarse con una dieta adecuada.

Así como el cáncer es la enfermedad extremo Yin en gente de constitución fuerte, la esquizofrenia es la enfermedad del extremo Yin en gente de constitución débil’ escribió Nyoiti Sakurazawa (sucesor de Ishitsuka), quien daba conferencias, escribía y enseñaba en Europa y América desde la década de 1920 hasta su muerte en 1966.

Como con la acupuntura, la medicina oriental todo lo basa en el principio unificador de Yin/Yang. El azúcar es el alimento del extremo Yin, mientras que la carne cruda es el alimento del extremo Yang. Un exceso de azúcar Yin produce enfermedades del extremo Yin como el cáncer y lo que nosotros llamamos esquizofrenia.

Por otro lado, en su obra Psiquiatría Ortomolecular, el doctor Pauling escribe:

“El funcionamiento del cerebro y del tejido nervioso es sensiblemente más dependiente de la tasa de reacciones químicas que el funcionamiento de otros órganos y tejidos. Creo que las enfermedades mentales están causadas en su mayor parte por tasas de reacciones anormales, determinadas por la constitución genética y la dieta, y por concentraciones moleculares anormales de sustancias esenciales . . . La selección alimentaria y farmacéutica en un mundo que está sufriendo un rápido cambio científico y tecnológico puede a menudo distar mucho de lo mejor”.

La investigación clínica en niños/as hiperactivos/as y psicóticos/as, y en otros/as con lesiones cerebrales e inhabilidad para aprender, indica: Una familia cuyo historial de diabetes es anormalmente elevado (significando que tanto padres-madres y abuelos/as no pueden soportar el azúcar); una alta incidencia de baja glucosa sanguínea o hipoglucemia funcional en los mismos/as niños/as, indicando que sus sistemas no pueden procesar el azúcar; y una dependencia por un alto nivel de azúcar en las dietas de los y las propios/as niños/as que no pueden asimilar.

Los estudios del historial diario de los y las pacientes diagnosticados/as como esquizofrénicos/as revelan que la dieta por ellos/as elegida es rica en dulces, azúcar, pasteles, café, bebidas cafeínadas y comidas preparadas con azúcar. Estos alimentos que estimulan la adrenalina, deben ser eliminados o severamente restringidos 1.

(Nota 1: A.Cott “Orthomolecular Approach to the Treatment of Learning Disabilities” (Enfoque ortomolecular al tratamiento de la incapacidad del educando) sinopsis del artículo reproducido por el Instituto Hexley para la Investigación Biosocial, Nueva York).

 

El azúcar refinado es mortal para el ser humano porque proporciona sólo lo que los especialistas en nutrición describen como calorías vacías o desnudas. Además, el azúcar es peor que nada, porque drena y extrae las preciosas vitaminas y minerales del cuerpo por las demandas que su digestión, desintoxicación y metabolismo producen sobre todo el organismo.

Para nuestro cuerpo el equilibrio es tan esencial que tenemos muchas formas de contrarrestar el shock brusco de una gran ingestión de azúcar. Los minerales como el sodio (de la sal), potasio y magnesio (de las verduras) y calcio (de los huesos) son movilizados y usados en una transmutación química; se producen ácidos neutros que tratan de restablecer el factor de equilibrio ácido-alcalino de la sangre a un estado más normal.

Si se consume azúcar todos los días, se produce continuamente una condición excesivamente ácida en el cuerpo, y se necesitan cada vez más minerales de lo profundo del cuerpo para tratar de rectificar el desequilibrio. Finalmente, con objeto de proteger la sangre, el organismo extrae tanto calcio de los huesos y dientes, que éstos empiezan a cariarse sobreviniendo al final una debilidad general.

A la larga, todo exceso de azúcar afecta a todos los órganos del cuerpo. Al principio se almacena en el hígado en forma de glucosa (glicógeno). Puesto que la capacidad del hígado es limitada, un consumo diario de azúcar refinado (más la cantidad necesaria de azúcar natural) hace que el hígado pronto se hinche como un globo. Cuando el hígado está abarrotado hasta su capacidad máxima, el exceso de glucógeno retorna a la sangre en forma de ácidos grasos. Estos son transportados a todas las partes del cuerpo y almacenados en las áreas menos activas: el vientre, las nalgas, las mamas y los muslos.

Cuando estas áreas relativamente inofensivas están repletas, los ácidos grasos se distribuyen entonces entre los órganos activos, como el corazón y los riñones. Estos órganos empiezan a disminuir su función; finalmente, sus tejidos degeneran y se convierten en grasas. El cuerpo entero queda afectado con su capacidad reducida, creando una presión sanguínea anormal. El azúcar refinado carece de minerales naturales (los cuales, sin embargo, se encuentran en la remolacha y en la caña de azúcar). Nuestro sistema nervioso parasimpático queda afectado; y los órganos que éste gobierna, como el cerebelo, se vuelven inactivos o se paralizan. (Raramente se piensa que la función del cerebro es tan biológica como la digestión). Los sistemas circulatorio y linfático son invadidos, y la calidad de los glóbulos rojos empieza a cambiar. Aparece una formación excesiva de glóbulos blancos y disminuye la creación de los tejidos.

La tolerancia y poder inmunizante de nuestro cuerpo se van limitando, impidiéndonos reaccionar efectivamente ante los ataques extremos, sean estos el frío, calor, mosquitos o microbios. Un exceso de azúcar tiene un fuerte efecto adverso sobre el funcionamiento cerebral; la clave para un funcionamiento ordenado del cerebro es el ácido glutámico, un compuesto vital que se encuentra en muchas verduras. Las vitaminas B tienen un papel muy importante en la división del ácido glutámico en compuestos antagónico-complementarios que producen una orden de proceder o de controlar en el cerebro. Las vitaminas B son también producidas por bacterias simbióticas en nuestros intestinos. Cuando se toma azúcar refinada cada día, estas bacterias se marchitan y mueren, y disminuye mucho nuestra reserva de vitamina B. Un exceso de azúcar causa adormecimiento, haciéndonos perder nuestra capacidad para calcular y memorizar.

Más información sobre consultas y cursos de macrobiótica:

agnesmacrobiotica@gmail.com

TLF: 638  893 371

Información extraída de “Sugar blues” de William Dufty.

ALIMENTACIÓN Y ESTILO DE VIDA MACROBIÓTICOS PARA UN BUEN FUNCIONAMIENTO DEL SISTEMA HORMONAL MASCULINO.

10

LAS HORMONAS MASCULINAS

Las mujeres tienen un ciclo menstrual definido que les permite saber cómo funcionan sus hormonas. En cambio, ¿qué sucede con  los hombres? Aunque ellos no están sujetos al mismo ciclo regular que las mujeres están también ampliamente influenciados por sus  hormonas.

Las hormonas masculinas se denominan andrógenos. La principal y más conocida de todas ellas es la testosterona, símbolo de virilidad, fuerza y dinamismo. Esta hormona se encuentra en los hombres y también en las mujeres, aunque en una cantidad muy inferior.  En el hombre, los andrógenos se fabrican en los testículos (en el caso de la testosterona) y en las suprarrenales (en el caso de otros andrógenos como la dihidroepiandrosterona o DHEA). La testosterona inicia la etapa de la pubertad y es el origen de la aparición de las características sexuales masculinas presentes en el estado embrionario:

–          Del desarrollo de los órganos genitales (crecimiento del pene y de las glándulas que intervienen en la reproducción);

–          De la aparición de las características sexuales secundarias  (modificación de la voz, aparición de vello, desarrollo muscular).

Con estas características físicas se combina una modificación del comportamiento: energía, tonificación, combatividad y aparición del deseo sexual. La testosterona llega a su nivel más alto durante la adolescencia, llegando a su apogeo aproximadamente a la edad de 17 años.

Durante la edad adulta, la secreción de testosterona es permanente y permite mantener las características sexuales secundarias y el buen funcionamiento del sistema reproductor.

A partir de los 30 años, la cantidad de testosterona disminuye anualmente  un 1% , aproximadamente. En principio, esta disminución progresiva no provoca alteraciones en la salud. En cambio, en el hombre maduro, su déficit puede provocar numerosos problemas ya que la testosterona está relacionada a una gran cantidad de funciones orgánicas.

LAS FUNCIONES DE LA TESTOSTERONA

La testosterona es el principal andrógeno tanto en cantidad (entre 5 y 6 mg/24h) como en actividad biológica. Se sintetiza a partir del colesterol, principalmente en los testículos y controlada por el hipotálamo y la hipófisis que genera hormonas que actúan en su producción ( FSH y LH). Por un lado, su acción se ejerce localmente en los testículos donde inicia la espermatogénesis (fabricación de espermatozoides). Por otro lado, juega un papel mucho más importante en el organismo a través de su intervención en numerosos sistemas: psiquismo, médula ósea, músculos, huesos, tejido adiposo, líbido, etc.

Actúa en las zonas periféricas a través de un metabolito, la dihidrotestosterona o DHT.

La testosterona es imprescindible para el mantenimiento del peso adecuado ya que estimula el metabolismo de la glucosa. Su insuficiencia favorece el aumento de la grasa abdominal. Favorece el crecimiento muscular y cuando su nivel es bajo, se suele dar una disminución de la masa muscular que puede provocar bajadas en las hormonas del crecimiento creando una condición asténica. La baja en los niveles de testosterona provoca una disminución de la potencia cardiaca y problemas cardio-vasculares, arritmia, ateroesclerosis, hipertensión,etc.

También baja los niveles de colesterol total y el del LDL (el “malo”).

Juega un papel primordial en el crecimiento óseo; los niveles bajos favorecen la aparición de osteoporosis y de fracturas.

Influye en la calidad del sueño y cuando su nivel es insuficiente el sueño es agitado, lo que engendra un círculo vicioso: la falta de sueño provoca una baja en los niveles de testosterona lo cual a su vez, crea problemas de agitación durante el sueño.

El cerebro posee receptores para la testosterona: un nivel correcto es necesario para una buena memoria y es un anti-depresivo natural. Su falta provoca pérdidas de memoria y reduce la capacidad de aprendizaje.

La testosterona es la hormona del deseo y de la sexualidad. Es necesaria para la erección y para la eyaculación; facilita las sensaciones placenteras y el gozo. Un nivel bajo provoca alteraciones en la calidad de la vida sexual.

Durante la pubertad, permite el desarrollo de todos los órganos sexuales, incluída la próstata. Ésta contiene receptores del DHT, el metabolito de la testosterona. Así, el buen funcionamiento y el volumen de la próstata se mantienen bajo la influencia de los niveles de testosterona.

Tal y como se puede comprobar, la testosterona  gestiona parámetros de la salud muy  importantes y su déficit puede acarrear múltiples consecuencias relacionadas tanto con problemas sexuales y disminución de la líbido como con problemas de fertilidad o altibajos emocionales.

EL DÉFICIT DE TESTOSTERONA

En los hombres jóvenes, la carencia de testosterona es generalmente la consecuencia de enfermedades o de accidentes (mal funcionamiento o tumor en la hipófisis, cáncer de testículos o infecciones como el VIH). En un hombre con buena salud, los niveles sanguíneos de testosterona oscilan entre 12 y 40 nmol/l los cuales varían a lo largo del día (es más alto por la mañana, de donde proviene la famosa erección matutina) y en función de la estación del año (culmina en otoño).

Los hombres pueden sufrir bajadas en el nivel de testosterona a partir de los 30 años. Pero, al contrario que durante la menopausia de las mujeres en la que cesa completamente la actividad de las hormonas sexuales, en los hombres, la disminución de la testosterona en sangre es progresiva y  solo afecta a algunos de ellos. Entre los 30 y los 80 años afecta a un 6% de los hombres; a los 60 años, a 1 hombre de cada 5 y después de los 70 años, a 1 hombre de cada 3. En realidad, más que hablar de andropausia, sería mejor referirnos a un déficit androgénico relacionado con la edad que incluye ciertos fenómenos fisiológicos. Aunque bajen considerablemente sus niveles de testosterona, los hombres siguen siendo fértiles. Es la calidad de su esperma la que va cambiando y degenerando siendo ésto una de las posibles causas de la infertilidad masculina.

Otros síntomas molestos que pueden afectar su calidad de vida son: el exceso de peso, aumento de la fatiga, cambios repentinos de humor e incluso tendencias depresivas.  Como estos síntomas son similares a los del envejecimiento, pocos hombres hacen caso de ellos y toman parte activa en incidir sobre sus sus niveles de testosterona y estimulándolos de forma natural.

Es cierto que la edad influye en los niveles de testosterona pero el modo de vida y la alimentación son clave para evitar estos síntomas desagradables y obtener buenos resultados a largo plazo.

Este tema no concierne exclusivamente a los hombres en edad madura. El potencial hormonal llega a niveles muy elevados durante la adolescencia y es en este momento preciso durante el cual se ha de extremar el cuidado hormonal para mantener los niveles óptimos en años posteriores. Los hombres que desean ser padres mejorarán considerablemente su potencial fértil si se cuidan.

CÓMO ELEVAR LOS NIVELES DE TESTOSTERONA

Parece que la cantidad de testosterorana y la calidad del esperma han dismuído los últimos 15 años atrás. Esta disminución puede ser una consecuencia de las modificaciones que están habiendo en el medio-ambiente y también en el estilo de vida de las personas. Los pesticidas y demás tóxicos afectan negativamente el metabolismo. Esto incluye también la alimentación industrial, la falta de ejercicio y el estrés crónico. Otros factores como la falta de sueño y el consumo de tabaco y alcohol también son de gran influencia.

Hay que tener en cuenta que la testosterona funciona dentro de un equilibrio sutil en el seno del sistema endocrino y que es fundamental considerarla en relación a otras hormonas como el cortisol (la hormona del estrés), los estrógenos (las hormonas femeninas) y las hormonas tiroideas. Es también importante considerar que los factores medio-ambientales que provocan una disminución en los niveles de testosterona contribuyen también a aumentar los estrógenos.

Las pautas generales que se dan a continuación tienen como objetivo elevar los niveles de testosterona, favorecer la fertilidad masculina y mantener un buen funcionamiento de la próstata.

ESTILO DE VIDA

Para evitar la bajada en los niveles de testosterona y favorecer la fertilidad masculina:

–          Evitar el alcohol ya que interfiere en el funcionamiento de las glándulas endocrinas (hipotálamo, hipófisis y testículos) y provoca bajadas en los niveles de testosterona. Es importante ser consciente que el alcohol puede provocar una disminución en la fabricación de esperma y que los espermatozoides producidos tienen probabilidades más bajas de fecundar un óvulo. A pesar de esto, tomar un poco de vino tinto en cantidades moderadas puede ser beneficioso dada la presencia de polifenoles en esta bebida.

–          Evitar el tabaco.

–          Evitar el sobrepeso: la conversión de la testosterona en estrógenos se da en las células adiposas.

–          Evitar llevar pantalones y ropa interior demasiado ceñida, evitar los baños demasiado calientes y los jacuzzis. Para una buena producción de esperma, la temperatura de los testículos debería ser inferior a la del cuerpo.

–          Evitar las ondas electromagnéticas, sobretodo directamente sobre los genitales y sistema reproductor: no llevar el móvil en el bolsillo ni colocar el ordenador sobre la pelvis y genitales.

–          Es aconsejable practicar yoga y meditación que ayudan a regular los niveles de cortisol, la hormona que se produce en situaciones de estrés. Cuando el estrés se cronifica, el cortisol tiene efectos nefastos sobre la testosterona,  bloquea su producción e impide que sea utilizado por los diferentes tejidos corporales.

–          Controlar el aporte de VIt. D, esencial para la espermatogénesis: tomar regularmente pescado azul, tomar el sol, o tomar suplementos naturales si es necesario.

–          Favorecer el descanso.

–          Hacer regularmente ejercicio físico.

CÓMO PREVENIR ENFERMEDADES DE LA PRÓSTATA:

–          La vida sedentaria es uno de los factores de riesgo que perturba el buen metabolismo de las células de la próstata y juega un papel primordial en la fertilidad. Caminar una media de 45mn-1h diariamente  es un muy buen hábito. Otras actividades físicas como la gimnasia suave o la natación son también excelentes. En cambio, es aconsejable evitar las actividades físicas violentas como los deportes de combate que conllevan un mayor riesgo de lesiones y mucha bicicleta si hay problemas de próstata.

–          Dejar de fumar.

–          Mantener una vida sexual activa.

ALIMENTACIÓN

PARA ESTIMULAR LA TESTOSTERONA Y MEJORAR LA FERTILIDAD MASCULINA

–          Consumid productos ecológicos ya que los químicos y pesticidas son perturbadores hormonales e interfieren en el buen funcionamiento de glándulas y hormonas, acarreando un riesgo más elevado de infertilidad y cáncer de testículos.

–          Referente a las proteínas animales, se aconseja fundamentalmente el pescado y muy ocasionalmente algún huevo.

–          Dad preferencia a vegetales y hortalizas ricos en antioxidantes como los brotes y hojas verdes,  brócoli, zanahorias, almendras, nueces, aguacates… (la lista es bastante larga!) y en flavonoides como las frutas rojas, el té verde, manzanas, cebollas rojas…

–          Elegid alimentos de índice glucémico bajo como las verduras y hortalizas, las legumbres, pescado, cereales integrales que no elevan fuertemente los niveles de insulina y por tanto no bajan los de testosterona. Al contrario, los alimentos con un índice glucémico elevado (pan blanco, arroz blanco, pasta blanca, patatas, galletas y bollería…) favorecen la diabetes del tipo 2 y la adiposidad abdominal.

–          Consumid alimentos ricos en zinc que tienen un efecto favorable en la calidad del esperma: mejillones, ostras, crustáceos, cereales integrales…

–          Dad preferencia a las grasas poli-insaturadas: frutos secos, pescados de mares fríos como los arenques, bacalao…), aceite virgen de primera presión en frio y evitad las grasas saturadas de la carne y embutidos.

–          La comida en general ha de estar bien condimentada y ser sabrosa. En cuanto a los estilos de cocción, es conveniente elegir los más contractivos como estofados, guisos, plancha, tempuras, horno… siempre equilibrados con alguna cocción más ligera como el escaldado, vapor y crudos.

PARA PREVENIR ENFERMEDADES DE LA PRÓSTATA

–          Evitad el azúcar, helados y bebidas frías en general, las gaseosas, el exceso de picantes, que enfrían y debilitan.

–          Reducid o eliminad los productos lácteos que crean mucosidad e inflaman los tejidos y favorecen los problemas de salud multiplicando la gravedad de los cánceres relacionados con el sistema hormonal.

–          Evitad el consumo de proteínas animales ahumadas o cocinadas con barbacoa.

–          Reducid o eliminad los alimentos que favorecen la acumulación de toxinas como el café, té negro, alcohol, bebidas industriales y azucaradas que favorecen la proliferación de radicales libres, que son una de las causas del envejecimiento celular.

–          La dieta macrobiótica estándar junto a un estilo de vida saludable son instrumento poderoso para la buena salud. Limpian el cuerpo reforzando el metabolismo, restaurando la salud y la energía, y aumentando la libido. Un modo de vida macrobiótico significa algo más que eliminar las grasas de animales, los productos lácteos, la harina refinada, y el azúcar de la dieta. Incluye también remedios naturales caseros que refuerzan los órganos sexuales y reproductivos y mejoran la salud sexual, como estos  tres que siguen y son específicos para los hombres:

  1. Compresas de jengibre en los riñones.
  2. Ume-sho-kuzu.
  3. Sopas de miso: Un tazón de sopa miso al día ayuda a disolver la grasa y las mucosidades  en los órganos reproductores, restaura la energía, y mejora la actividad sexual. El miso de cebada (mugi miso) o el miso de arroz (genmai miso) neutralizan toxinas, alcalinizan la sangre y proporcionan enzimas beneficiosas para los intestinos. Podéis preparar la sopa con varias verduras como alga wakame, cebolla, daikon o nabo y setas shiitake.  Se pueden añadir verduras verdes frondosas cuando la sopa está casi lista.

LA EFICACIA DE LA MACROBIÓTICA FRENTE A OTRAS OPCIONES

miso2
sopa soba
sushi_mijo

La macrobiótica, entendida como el conjunto compuesto por alimentación, estilo de vida y sistema filosófico basado en la medicina oriental puede aportar grandes cambios, tanto a corto como a largo plazo en personas que la practican.

Esta transformación que muchas personas, cada vez más, hemos experimentado sobre todo durante la primera época (que puede ser de varios meses o años, se debe básicamente al cambio de dieta, a la incorporación de hábitos saludables como el ejercicio y a la introspección necesaria para revisar nuestras necesidades, ciertas creencias y aspectos de la vida que también necesitan un cambio para facilitar esta transformación individual mediante nuestra actitud.

Nada nuevo ni diferente con respecto a otras propuestas de bienestar que también incluyen dieta, ejercicio y trabajo interior a través de la terapia y/o estilo de vida. La gran mayoría de las dietas funcionan y aportan una notable mejoría, se llamen como se llamen. Esto nos lleva a deducir que en un principio no es el tipo específico de dieta, ni de ejercicio, ni de estilo de vida en cuestión el que opera “milagros” en nuestro cuerpo-mente sino nuestra propia voluntad de cambio y los cambios de hábitos en sí que nos estamos aplicando. A menudo es más importante para nuestro bienestar momentáneo lo que dejamos de comer, incorporar movimiento y más creatividad en nuestra rutina, concedernos un espacio personal y revisar las actitudes que merman nuestra felicidad que lo que comemos exactamente (dentro del abanico de productos saludables, claro) y que el tipo de ejercicio o disciplina cuerpo-mente-espíritu que practicamos.

Reflexión sobre diferentes maneras de comer

Las dietas convencionales, por ejemplo ir a la dietista para quitarse unos cuantos kilos o mantener el peso adecuado, analizan los alimentos y su combinación para formar los menús en base al aporte de nutrientes estipulado como adecuado para cubrir las necesidades del organismo sin tener en cuenta si estos alimentos son ecológicos o no, si son refinados o no y sin valorar el estado energético que crea su consumo a medio y largo plazo. Sólo contemplan el efecto de los alimentos a nivel de peso y masa corporal siguiendo cánones físicos, a menudo establecidos como estéticos por la industria de la moda.

Otras dietas, aunque sean extremistas, pueden ayudar a corto plazo a equilibrar una condición muy desajustada y por tanto extrema, como por ejemplo una dieta crudi-vegana ayuda a relajar, enfriar y desintoxicar una condición muy tensa y con demasiado calor interno producida por el excesivo consumo de carne, embutidos, huevos, sal y estilos de cocción contractivos con mucho fuego (barbacoa, horno, ahumado, proteína animal madurada y conservada en sal). A medio o largo plazo, dependiendo de la constitución de la persona, estas dietas a base de alimentos vegetales crudos, pueden debilitar a la gran mayoría creando frio interno, apagar el fuego digestivo, apagar la libido, etc.

El veganismo, muy noble en su causa de erradicar el sufrimiento animal evitando su asesinato y consumo, a menudo no concede importancia ni al origen de los alimentos, ni a su calidad, ni a cómo afectan los alimentos a la salud humana y por eso existen personas que lo dejan al sentirse debilitadas o no entender el proceso de cambio que se está dando en su fisiología al haber dejado de comer proteína animal o por haber detectado en analíticas niveles bajos de b12, hierro y/o vitamina D. Es posible comer vegano sin carencias o debilidad, ni a medio ni a largo plazo, y de hecho muchas personas lo consiguen estudiando  cómo elaborar menús equilibrados y comiendo alimentos bien cocinados que nutren.

Las numerosas teorías (o modas) alimentarias de hoy día se contradicen entre sí y esto hace que las personas que se inician entren en confusión. Algunas afirman que hay que comer los alimentos crudos porque así están vivos, otras que los crudos al ser muy yin, acidifican y es mejor cocinarlos para quitarles esa acidez y yanguizarlos. Algunas veces se recomienda tomar la fruta entre comidas y otras tomarlas antes de las comidas o tomar poca fruta. Hay quien afirma que no podemos vivir sin proteína animal y quien prescinde totalmente de ella. Los adeptos a los lácteos ensalzan su contenido en calcio mientras que los que están en contra de los lácteos dicen que su calcio no tan asimilable  como el calcio vegetal que aportan almendras, hojas verdes, algas, etc. Para algunas personas el trigo es un alimento ancestral sagrado y para otras, es un veneno tanto por su contenido en gluten como por las modificaciones genéticas a las que ha sido sometido.

Podría seguir describiendo teorías ya que hay muchas muy convincentes.

El simple hecho de cambiar alimentos precocinados, con conservantes, colorantes y pesticidas por verduras frescas y alimentos ecológicos en general proporciona un impacto muy positivo en el organismo que hace que las personas se sientan mejor en poco tiempo.

Esta mejoría viene dada, tal y como describe Mariano Bueno, porque se da prioridad a alimentos regeneradores (que tienen efectos positivos en los procesos metabólicos o biológicos y se les reconoce efectos claramente preventivos de ciertos trastornos de salud o incluso terapéuticos para ciertas dolencias) y a alimentos generadores de vida (imprescindibles para la vida que predisponen a gozar de buena salud) y se reducen o eliminan los alimentos degeneradores (que alteran de forma negativa los procesos biológicos o contienen sustancias potencialmente nocivas o tóxicas), los cuales se reducen a cantidades mínimas o se eliminan completamente de la dieta. Así, se clasifica los alimentos según su aportación global positiva o negativa y a sus efectos nutritivos y saludables.

En la macrobiótica los alimentos degeneradores coinciden con los eliminados de la gran mayoría de las dietas saludables. Son: harinas refinadas, arroz blanco, azúcar blanco, aperitivos salados (patatas fritas, snacks, cacahuetes fritos o muy tostados, leche de vaca y productos lácteos muy procesados con aditivos y azucarados o con edulcorantes químicos, grasas animales y vegetales saturadas o hidrogenadas, carnes procesadas (salchichas, embutidos…), carnes rojas y requemadas, bebidas azucaradas o con edulcorantes, café torrefacto, alcohol sin moderación.

¿En qué se diferencia la macrobiótica de las opciones anteriores?

La macrobiótica da mucha importancia a qué se come, cómo se come, qué propiedades y cualidad energética tienen los alimentos y sustancias que incorporamos a través del medio-ambiente a nuestro organismo. Los clasifica en Yin (expansivos), Yang (contractivos), en alimentos que calientan, enfrían o tienen un efecto neutro, y además tiene en cuenta cómo cambian estas cualidades primarias al ser preparados en diferentes estilos de cocción, al combinarlos entre sí y cómo influyen los diferentes cortes en el caso de las verduras en su sabor y sinergia con nuestro organismo.

……………………………………Extremo expansivo (YIN)…………………………………

Drogas y la mayor parte de los medicamentos.

Productos químicos

Bebidas alcohólicas.

Azúcar refinado.

Complementos vitamínicos.

Edulcorantes: miel, melazas

Jalea real y polen.

Bebidas aromáticas y estimulantes: café, té, menta…

Especias.

Zumos de fruta.

Aceites.

Frutas tropicales.

—————————————–

Frutas.

Lácteos blandos.

Frutos secos.

Vegetales de origen primitivo y tropical: setas, espárragos, solanáceas…

Germinados.

Verduras de hoja.

Verduras redondas.

Raíces.

Semillas.

Legumbres.

Cereales integrales.

Pescado.

—————————————–

Marisco.

Aves.

Quesos curados.

Mamíferos.

Huevos.

Salsa de soja, miso, umeboshi.

Sal marina.

………………………………….Extremo contractivo (YANG)……………………………….

La macrobiótica recomienda consumir mayormente, en porcentajes flexibles y adaptados a cada circunstancia los alimentos en verde del diagrama anterior.

La diferencia fundamental entre la macrobiótica y otros sistemas dietéticos estriba en que ante todo en que no es puramente una dieta sino un acercamiento a las leyes dialécticas del Orden del Universo. Contiene una alimentación preventiva que no considera los desajustes de salud como un enemigo que hay que combatir sino como una ruptura en primera instancia de un equilibrio (sodio/potasio, yin/yang, positivo/negativo, etc). La macrobiótica se desarrolla a través de la comprensión del Principio Único y aplica conocimientos de nutrición para equilibrar la condición física y fisiología de nuestros órganos y sistemas corporales, así como nuestra condición mental (por ejemplo, ayuda a centrar a una persona dispersa).

¿Por qué funciona la macrobiótica?

La macrobiótica funciona porque no sigue dogmas ni estándares estrictos y cambia sus pautas al ritmo de los cambios físicos, mentales y ambientales de cada persona. La macrobiótica nos puede acompañar toda la vida ya que se adapta a ella y a sus circunstancias.

Cuando una persona inicia un cambio de alimentación se valora su constitución, su condición, su momento y su proceso individual. Se la guía con un esquema que se puede aplicar para regularse durante unos meses y a medida que se va sintiendo mejor y también cambia su estado energético, sigue cambiando el conjunto de su alimentación por sí misma a través del estudio y de la auto-observación. En el marco de la macrobiótica medicinal nos hacemos cargo y nos responsabilizamos de nuestro propio proceso en vez de derivar esta responsabilidad en otra persona. Es una medicina del cuerpo entero. La enfermedad es considerada como una advertencia, como un signo amistoso.

La  macrobiótica anima a la auto-reflexión, estimula la consciencia del sí-mismo, la maestría del sí-mismo. Es una vida-alimentación-sanación para la liberación. En la macrobiótica es la persona quien se ha de sanar a sí misma y ser totalmente responsable de sí misma sin depender de un médico, nutricionista o terapeuta. La curación macrobiótica empieza por la auto-reflexión, aunque ésta no se refiere sólo la enfermedad física, sino que se ha de revisar y cuestionar todas nuestras actitudes, nuestros pensamientos y creencias, nuestra alimentación y estilo de vida. La auto-reflexión es el principio básico de la macrobiótica y el auto-diagnóstico es su herramienta práctica.

En el caso de que exista una patología, la persona se puede cuestionar:

–       ¿Dónde se encuentra la causa?

–       ¿Está relacionada con la alimentación?

–       ¿Es de origen emocional?

–       ¿Es algo externo que me está afectando?

–       ¿Quién es responsable?

Tras descubrir la causa de la enfermedad se ha de proceder a un cambio radical en la dinámica de vida, en el comportamiento o actitud hacia las personas y nuestro entorno, pero el primer cambio ha de ser el cambio de alimentación.

Poco a poco, esta nueva alimentación influirá en los comportamientos y en nuestra percepción de un mundo más unido y universal que se irá imponiendo en nosotros de manera natural.

El reencuentro de la salud, una vida plena y longeva, confianza renovada debido a la pérdida de miedos ancestrales profundos son sólo algunos de los efectos de esta revolución interior.

Primeros pasos en la macrobiótica

Existen dos posibles opciones para dar los primeros pasos:

–          Cambiar de manera gradual y poco a poco.

–          Decir: ¡Stop! Y cambiar de manera drástica.

En cualquier caso, es importante dedicarse a estudiar tanto las bases filosóficas (el orden del Universo, el Principio único, las 5 transformaciones, algo de nutrición desde el punto de vista bioquímico, etc.) como practicar en la cocina, convirtiéndola en el templo de la casa donde una entrega una energía que a muy corto plazo le revertirá en cambios que intencionadamente o no, extenderá a su entorno.

Algunas personas que intentan cambiar radicalmente su alimentación hacia la macrobiótica pueden sentir que ésta no es adecuada para ellas y abandonan al cierto tiempo de practicar de manera rígida el estándar recomendado.  Las pautas a continuación son de ayuda para un inicio efectuando una transición más gradual que en muchos casos será más duradera.

1-      Reduce tu consumo de carne y productos cárnicos. Empieza por eliminar la carne roja y reduce la frecuencia a mensual de las ingestas de carne. De este modo, tus sistemas corporales y energéticos se ajustarán más suavemente al cambio. Sustituye el pollo, pavo y otras carnes blancas por pescado. Toma más legumbres.

2-      Reduce el consumo de hidratos de carbono refinados como los productos elaborados con harina blanca (pan, bollería, galletas…) y sobretodo sustituye el azúcar por endulzantes naturales como melazas de cereales, zumo concentrado de manzana, fruta seca…

3-      Elige productos de panadería integrales de los buenos (hechos con harinas ecológicas de buena calidad que no se han congelado, con levadura madre y no con mezclas de harinas reforzadas como los que venden en los supermercados).

4-      Reduce el consumo de lácteos, sustituyéndolos por  bebidas vegetales (leches vegetales: de arroz, avena, kamut, almendra, etc.), mayonesa de tofu o de soja, cremas para untar elaboradas con mantequillas de frutos secos y aprende a elaborar platos que emocionalmente te aportarán la misma energía que los lácteos como natillas veganas, quiche de tofu o queso vegetal, yogures de frutos secos…

5-      Cambia los cereales azucarados del desayuno por un buen müesli sin azúcar, naturalmente dulce a base de fruta seca como pasas, orejones, ciruelas pasas…

6-      Sustituye los bocatas por tentempiés hechos en casa que te aporten energía estable (sustituye el bocata de pan blanco por una torta de avena, por bolas de arroz).

7-      Sustituye las bebidas gaseosas químicas y azucaradas por tés naturales o jugos frescos de verduras.

8-      Toma regularmente comidas completas, asegurándote todos los nutrientes, es decir:

–          HIDRATOS DE CARBONO: cereales integrales (arroz, trigo, cebada, mijo, avena, centeno, maíz…) y derivados (pan, pastas y sémolas integrales, cus-cús, bulgur, copos…).

–          PROTEINAS: legumbres: garbanzos, lentejas, judías, habas, guisantes, soja blanca, verde o negra… y derivados: seitán, tofu, tempeh…Frutos secos.

–          LÍPIDOS: aceite de oliva, de sésamo, de maíz…  y mantequillas de frutos secos.

–          VITAMINAS: frutas y verduras incluyendo siempre una ración de verduras verdes poco cocinadas o crudas.

–          MINERALES: usa una pequeña cantidad de algas en cada comida, semillas (sésamo, calabaza, girasol), verduras…

9-     De manera gradual y a medida que el organismo se limpia de toxinas y memorias de alimentos procesados y quimicalizados, aumenta el gusto por comer alimentos tal y como nos los da la tierra: integrales, con vida; la papilas gustativas recuperan su sensibilidad y sentimos el efecto no solo físico sino también energético de cualquier alimento con mayor intensidad.

10- Haz que los cambios que has incorporado sean una prioridad para ti, evitando que los antiguos hábitos se vuelvan a hacer sitio en tu vida. Si llegara a suceder, es útil que recuerdes que esto forma también parte del proceso de transición hacia una vida más saludable en todos los aspectos de tu ser y que no significa que estés fallando en tu proceso de cambio o de afianzar la dieta macrobiótica en tu vida. Después de una temporada prescindiendo de alimentos procesados, refinados, quimicalizados y extremos y comiendo macrobióticamente, nuestro organismo aprende a asociar sensaciones placenteras a comer de esta manera. Entonces las apetencias por la comida basura o procesada disminuyen hasta desaparecer. Esto, aparte de por haber cambiado nuestras memorias celulares, sucede también debido a que comiendo alimentos integrales de manera adecuada a nuestras características personales, se equilibra el nivel de azúcar en sangre. Este momento en el que nuestra mente ya no vibra con alimentos basura, es el momento en que empezamos a comer con libertad infinita en vez de mecánicamente o compulsivamente.

Recuerda que cualquier transformación desde la propia experiencia es un proceso que requiere de tiempo para encarnarse. La adopción meramente intelectual de teorías e incluso de prácticas sin dar tiempo a que se conviertan en parte de la esencia de una misma no son cambios sólidos, ni duraderos, ni honestos. El cambio de una alimentación convencional moderna a la macrobiótica requiere de mucha perseverancia. En este viaje pueden aparecer tanto etapas en las que te sientas maravillosamente como etapas más difíciles que parezcan frustrantes, la mente puede entrar en confusión y querer volver atrás buscando excusas para volver a consumir alimentos dañinos.

George Ohsawa enseñó que “cuanto mayor es la dificultad, mayor es también la satisfacción”. Esto se puede aplicar a cualquier tema que una trata de controlar.

Una de las mejores lecciones que me ha dado la macrobiótica y que me sigue dando después de tantos años es que hay que afinar en el arte de disminuir el ritmo en la vida cotidiana. Readaptar los ritmos de la vida moderna a los de la naturaleza para recuperar la paz y el sentido de pertenencia a un proceso atemporal y eterno.

Preparar un menú macrobiótico va más allá de la simple cocina. Implica presencia y práctica del “aquí y ahora”, es pura alquimia que va más allá del alimento en sí. Es una forma de meditación activa que incorpora el ritual cotidiano que nos nutre y sustenta la vida. Esto es algo que no se puede comprar, que no se puede obtener con dinero sino con la constancia y la dedicación.

Más información sobre consultas y cursos de macrobiótica:

agnesmacrobiotica@gmail.com

TLF: 638  893 371

 

CÓMO PROTEGERNOS DE LAS RADIACIONES NUCLEARES CON LA ALIMENTACIÓN

bomba_atomica
arroz3
cropped-cropped-banner-blog1-1.jpg
miso

En 1945, cuando sucedió la tragedia de la bomba atómica en Japón, Tatsuichiro Akizuki era Director del Departamento de medicina Interna en el Hospital St. Francis de Nagasaki. Muchos pacientes de este hospital que se situaba a una milla del centro de la explosión, sobrevivieron a los efectos iniciales de la bomba, pero poco después descubrieron que padecían síntomas de enfermedad debida a las radiaciones.

El Dr. Akizuki alimentó a su equipo y a sus pacientes con una dieta estricta basada en arroz integral, sopa de miso y de tamari, wakame, kombu y otras algas, calabaza Hokkaido y sal marina, y les prohibió el consumo de azúcar y dulces.

El resultado que obtuvo fue la salvación de todas las personas que estaban en su hospital mientras que muchos otros supervivientes murieron de enfermedades causadas por las radiaciones. Fuente: Tatsuichiro Akuziki, M.D. Nagasaki 1945, London Quarter books, 1981. (Brown rice, miso, Sea vegetables, Salt)

En 1968 científicos canadienses explicaron que las algas contienen polisacáridos que limitan selectivamente el estroncio radioactivo y que ayudan a que el cuerpo lo elimine. En experimentos de laboratorio, el alginato de sodio preparado con alga Kelp, kombu y otras verduras del mar marrones de las costas Atlántica y Pacífica se introdujeron junto a estroncio y calcio en ratones. La reducción de las partículas radioactivas en muestras sacadas de sus huesos, medidas en los fémures, ascendió a un 80% con muy pocas interferencias en la absorción del calcio.

La evaluación de la actividad biológica de diferentes algas marinas es importante debido a su significado práctico para prevenir la absorción de productos radioactivos provenientes de fisiones atómicas e igualmente por su uso como desintoxicantes naturales. Fuente: Y. Tanaka et. Al. ” Studies on Inhibition of Intestinal Absorption of Radioactive Strontium”, Canadian Medical Association Journal 99: 169-75. (Sea Vegetables)

LOS CEREALES INTEGRALES NOS PROTEGEN

Los cereales integrales nos ayudan a protegernos del deterioro de nuestra salud a causa de los efectos de las radiaciones de cinco maneras:

1. Los granos integrales se encuentran en los estratos inferiores de la cadena alimenticia. Mientras que hayan podido ser expuestos a contaminación medio-ambiental y a radiaciones, no poseen la concentración de contaminantes que se encuentra en la carne y en los pescados grandes, que se encuentran en los estratos superiores de la cadena alimenticia.

2. Referente a la protección contra las radiaciones es importante el alto contenido en fibra y en fósforo de los cereales. La capacidad de protección que estas sustancias tienen ayudan al cuerpo a eliminar venenos.

3. La mayor parte de los cereales reducen el tiempo de tránsito intestinal y de esta manera aceleran la eliminación de todas las toxinas.

4. Ya que no son ni demasiado acidificantes ni demasiado alcalinizantes, los granos integrales nos ayudan a mantener el pH adecuado para aumentar nuestra resistencia a las radiaciones.

5. Los cereales integrales aportan vitamina B6 que es indispensable para el timo. Además, el calcio que contienen nos protege de la ingesta de estroncio radioactivo y su vitamina E y selenio previenen el daño celular causado por los radicales libres.

ALIMENTOS QUE CONVIENE EVITAR:

1. Alimentos refinados, procesados o modificados genéticamente (transgénicos)

2. Alimentos grasos (carne, productos lácteos)

3. Azúcares refinados y bebidas químicas

Fuente: Diet for the Atomic Age by Sara Shannon-Avery Publishing Group Inc., Wayne, New Jersey.

TRADUCIDO POR AGNÈS PÉREZ DE: http://home.iae.nl/users/lightnet/health/radiation.htm

CÓMO CONVERTIR RECETAS TRADICIONALES EN MACROBIÓTICAS

Una de las cuestiones que más preocupan a las personas que quieren cambiar su dieta diaria para hacerla acorde con los principios que rigen la macrobiótica, bien porque están enfermos o porque quieren ganar en salud, es cómo afrontar el día a día en la cocina con los conocimientos culinarios tradicionales. Si se conocen algunos trucos y equivalencias, es fácil convertir un plato dulce o salado en uno macrobiótico: más sano, equilibrado y menos calórico.

Alimentos macrobióticos

La macrobiótica tiene como principio fundamental el equilibrio nutricional y analiza qué efectos tiene lo que ingerimos en nuestro organismo. Básicamente propone alimentos poco o nada procesados por la industria alimentaria, ecológicos, integrales y de producción local. Prioriza el cereal en grano, las verduras y frutas, las proteínas vegetales (entre las que se incluyen las legumbres), las algas, las semillas.

No prohíbe nada, pero generalmente no recomienda el consumo de carnes animales (salvo el pescado y crustáceos), ni lácteos, ni azúcares procesadas, ni alcohol, y tampoco las solanáceas (patatas, tomates, berenjenas). Como nos explica la consultora macrobiótica Agnes Pérez “Los alimentos solanáceos pueden extraer sutilmente el calcio de los huesos y depositarlo en las articulaciones, riñones, arterias y otras zonas del cuerpo“.

Como alimentos extraños para algunos occidentales incluye diariamente fermentados como el miso, la salsa de soja (tamari o shoyu), la ciruela umeboshi, las verduras en piclkes (fermentadas con sal), el gomasio (sésamo con sal) o la tekka (miso, loto, zanahorias, bardana, aceite de sésamo). Y nuevas maneras de endulzar: amasake y siropes de cereales y frutas. Propone un sistema equilibrado de nutrientes: 50% de verduras variadas, 30% de cereales y 20% de proteínas con un caldo de entrante. Todo acompañado de algas y algún pickle.

Cereales y legumbres para platos dulces y salados

croquetas
aea94-tortilla2blentejas2b22b-2bcopia
espigalls-paella2[1]


Poco hay que cambiar para hacer un arroz o unos macarrones, salvo que sean integrales y a ser posible ecológicos en ambos casos. Pero es muy interesante el uso de algunos cereales y legumbres para hacer platos dulces. Veamos algunos de ellos:

  • El mijo. Es un cereal muy desconocido, pero muy versátil a la hora de elaborar recetas tanto dulces como saladas. Cuando está cocido queda muy compacto, y esa característica lo convierte en ideal para elaborar albóndigas y para suplir a un bizcocho por ejemplo.
  • Azukis. Es una judía pequeña de color burdeos muy recomendable para personas con falta de vitalidad. Casa muy bien con la calabaza, pero también, añadiendo algo de cacao o algarroba y sirope de arroz, y triturada, puede convertirse en un pastel dulce muy sano.
  • Arroz dulce. Es una variedad de arroz glutinosa ideal para sushi por ejemplo. Como el mijo, convertible en albóndigas, masa de pizza o incluso pestiños junto con pipas tostadas. Con este arroz se elabora también el mochi, una especie de pastillas de arroz, que ralladas se pueden usar para sustituir al queso.
  • Polenta. También es poco conocido y tiene aplicaciones similares al mijo, salvo que se cuece mucho más rápido.

Probando con estas combinaciones es cuestión de echar imaginación. Por ejemplo: si tenemos una trituradora podemos hacer harinas de cereales y legumbres y emplearlas para hacer desde leches vegetales hasta pasta fresca.

Algas, proteínas vegetales y setas en potajes y guisos

TACOS_LENTEJAS (1)
arros_fesols
seitan-chimichurri

Quienes toman la macrobiótica como su patrón alimentario generalmente acaban por hacer muchas comidas veganas. De esta forma, en lugar de utilizar proteínas animales, se usan vegetales en croquetas, salchichas o embutidos, pero también en los guisos, con un resultado estupendo. Por ejemplo:

  • Seitán y tofu. Derivados del gluten de trigo y de la soja, respectivamente, pueden usarse como sustitutos de la carne en boloñesas o para hacer salchichas y hamburguesas vegetales, por ejemplo. También en cocidos y potajes. Absorben y aportan sabor a los caldos.
  • Algas. Aunque son verduras de mar son estupendas en potajes de legumbres. Sobre todo la hijiki, que junto con verduras, salsa de soja y algo de pimentón no tienen nada que envidiar a unas lentejas o garbanzos con chorizo, por ejemplo. El agar-agar se emplea como espesante y sustituto de la gelatina.
  • Las setas, sobre todo los boletus o las shiitake. En refritos dan un estupendo sabor que recuerda a la carne, tanto que puede hacerse una fabada vegana sin perder sabor.
  • El tempeh. Refrito en aceite de oliva o sésamo puede usarse para una carbonara en lugar de bacon.

Condimentos macrobióticos en la cocina diaria

gomasio
KUZZU
lotus-jengibre .copia
umeboshi_paste

Especias fuertes y caldos concentrados dejan paso a otros condimentos con mayor aporte alimenticio:

  • Miso. Es un fermentado de soja, cebada y/o arroz con beneficiosas propiedades entre las que destaca la disminución de productos químicos y toxinas que produce en el cuerpo. Es un excelente sustituto del caldo en cubitos.
  • Salsa de soja. En sus dos versiones: shoyu (con trigo) y tamari (más medicinal) se pueden usar en guisos, salteados y casi cualquier preparación culinaria como sustituto de la sal.
  • Umeboshi. En versión ciruela o pasta es un complemento estupendo para hacer salsas, patés y cremas como mayonesas o el hummus. En versión vinagre puede servir de aliño para verduras escaldadas o cereales.
  • Las semillas. Sésamo, pipas, amapola y otras semillas aportan sabor a aliños, salteados y guisos. El gomasio se hace con sésamo y sal sin refinar.
  • Salsa de tomate. En macrobiótica no se usa por norma general el tomate por ser una solanácea. Se puede sustituir por una salsa que lleva aceite, cebolla, zanahoria, remolacha, miso y laurel.

Versiones dulces de la cocina macrobiótica

galletaF - copia
92b31-p1000077
galleta7
e34bb-14b-copia

Parece difícil en principio que una dieta que restringe el azúcar tenga una repostería propia, pero es así. En general, para versionar dulces se puede sustituir el azúcar por sirope de arroz o cebada o manzana y combinarlo con cereales, verduras dulces como la calabaza o el boniato y legumbres.

Con algunos conocimientos sobre la composición de los alimentos (qué es proteína, hidratos) y algunos trucos para sustituir condimentos, solo hace falta algo de imaginación y destreza para convertir recetas de toda la vida en macrobióticas . Ganamos salud y sabor e incorporamos a la dieta múltiples beneficios.

Escrito por Helena García Morales – Pachamama.

Fotos de los platos: Agnès Pérez.

Más información sobre consultas y cursos de macrobiótica:

agnesmacrobiotica@gmail.com

Tlf: 638 893 371.

 

CEREALES Y GRANOS INTEGRALES SIN GLUTEN

 

cereales-sin-gluten-para-celiacos

La celiaquía, las alergias al trigo y la intolerancia gluten han incrementado notablemente hoy día. Muchas personas, en vez de consumir los desvitalizados productos sin gluten a base de harinas refinadas y que además contienen azúcar optan por tomar cereales integrales libres de gluten. Los cereales refinados tienden a causar inflamación en el cuerpo, la cual puede llevar a toda clase de problemas de salud. Si llevas una dieta libre de gluten, pero sigues comiendo alimentos procesados y refinados te desmineralizarás y el aporte de energía vibracional será bajo.

Aquí tienes 10 cereales integrales y sin gluten que puedes incorporar en tu alimentación cotidiana para conseguir un nivel más óptimo de energía y mantenerte saludable.

  1. Arroz integral: De grano redondo o largo, en sus variedades Jazmín o Basmatti (muy aromáticos los dos). Los puedes usar para elaborar postres como el arroz con leche o tartas de crema de arroz. Con el arroz glutinoso o dulce se elabora el mochi, muy indicado para fortalecer el organismo.También puedes recurrir a sus derivados como los copos de arroz, la harina de arroz o el arroz inflado y tomar de vez en cuando natillas de arroz o leche de arroz.
  2.  Arroz salvaje: Lo puedes mezclar con cualquier variedad de arroz integral para elaborar deliciosos risottos, ensaladas de arroz o melosos de arroz.
  3. Maíz. ¡Sí, el maíz es un cereal integral! Asegúrate que no sea transgénico. Puedes tomarlo en mazorca, hervido o a la brasa o usarlo para hacer palomitas. Con la harina de maíz se pueden hacer bases para pizza y galletas.
  4. Amaranto. Este grano  que no es propiamente un cereal pues pertenece a la familia de las amantaceas, crece en Perú y en las regiones altas de Ecuador, Bolivia y Argentina. Es rico en calcio, hierro y vitamina C. queda delicioso en sopas.
  5. Trigo sarraceno: Tampoco es un cereal sino una poligonácea. contiene elevadas cantidades de zinc, potasio cobre, manganeso y proteínas. En las regiones mediterráneas se puede tomar en ensalada con verduras escaldadas ya que así es menos yang. Con el trigo sarraceno se elaboran las pastas orientales denominadas soba, deliciosas en caldo dashi con tempura de verduras por encima. Además, con la harina del trigio sarraceno puedes hacer deliciosas crèpes dulces o saladas que son un plato típico de la Bretaña francesa.
  6. Quinoa. Alto en proteínas este pseudo-cereal es muy consumido en américa Latina.
  7. Mijo: destaca por su contenido en vitaminas B, B9, B6, B2, B3, fósforo, magnesio, hierro y cinc. Es muy dúctil a la hora de cocina y admite tanto sabores dulces como salados. También es muy maleable pudiéndose usar para hacer bases de pizza o croquetas.
  8. Teff. Es ideal para combinar con otros cereales para hacer pan, pasteles, galletas y barras nutricionales..

©Artículo escrito por Agnès Pérez . Todos los derechos reservados. Lo puedes compartir desde esta web. Si deseas difundirlo en otra web o revista, ponte en contacto conmigo.

Más información sobre consultas y cursos de macrobiótica:

agnesmacrobiotica@gmail.com

Tlf: 638 893 371.