EL BAZO EN LOS CAMBIOS DE ESTACIÓN

 

bazo

El bazo pertenece en la medicina oriental al Elemento Tierra. Los textos clásicos de la MTC afirman que el elemento tierra no corresponde a ninguna estación sino a la transición entre cada estación (últimos 18 días donde la energía vuelve al centro y se recarga para volver al exterior en la nueva estación,) aunque se manifiesta con más intensidad a finales de verano o quinta estación. Un bazo sano hace que el organismo sea vital y ayuda a una inmunidad fuerte (controla nuestras defensas) y por tanto a crear resistencia frente a la enfermedad. Se relaciona con el Ki del grano, traducción digestión, todo el proceso digestivo

Cuando nos adaptamos a nuestro entorno, conocemos nuestras necesidades y les hacemos caso estamos favoreciendo un buen funcionamiento de nuestro bazo. Para ello, es muy importante que nuestra nutrición sea la adecuada desde la infancia. Al nacer, nos nutrimos con la leche materna, con su soporte y con la protección de nuestros padres; con el destete, nuestros padre-madre nos siguen nutriendo con los alimentos que saben que serán los mejores y desarrollamos capacidades digestivas más complejas, a la vez que tomamos ejemplo de cómo cuidar de nosotros/as mismos/as efectuando el paso de la dependencia hacia la independencia. El bazo, al formar parte del sistema digestivo adapta los alimentos para nutrir y dar soporte a nuestro organismo. Este proceso es llamado “transformación y soporte”, saca los nutrientes y los transporta, los lleva donde tienen que llegar.  Es como la madre que nutre y entrega los frutos de su producción. Representa el hogar, el centro. Cuanto más fuerte sea la condición de nuestro bazo, más capaces seremos de nutrirnos con los alimentos que tomamos para dar soporte a las necesidades de nuestro cuerpo-mente.

A nivel mental, el bazo se asocia a nuestros procesos de pensamiento, gobierna nuestra habilidad para estudiar, concentrarnos y para procesar información. Nuestras capacidades de concentración y digestión están relacionadas y se influencian la una a la otra.  Estar muchas horas sentados/as ejerciendo un trabajo mental fuerte puede debilitar la energía de este elemento (por ejemplo, estar delante del ordenador da ganas de comer crujiente, que es la textura del elemento tierra).

A nivel emocional, el bazo contiene nuestra habilidad para satisfacer nuestras necesidades, para obtener y proporcionar nutrición emocional y soporte. A menudo se pueden confundir las necesidades emocionales y nutricionales comiendo cuando lo que se necesita es AMOR o apoyo, En los trastornos alimentarios se confunden la necesidad de afectividad con la necesidad de comer  (bulimia, anorexia). La creencia de que merecemos nutrición y la confianza de que siempre habrá suficientes nutrientes disponibles son imprescindibles para desarrollar una condición fuerte de bazo. Anatómicamente, el bazo tiene que ver con las fascias y los tejidos blandos de nuestro cuerpo que sirven para darle soporte y contención y cuando el bazo está débil, tienen un aspecto flácido o blando, sin tono o excesivamente duras y rígidas si la condición es muy yang o contraída. Las personas que trabajamos con constancia la consciencia corporal sabemos bien de la relación entre los bloqueos físicos que se manifiestan, su relación emocional y el avance espiritual que se da al traspasarlos.

¿Cómo podemos fortalecer y mantener una condición adecuada de bazo?

Físicamente al bazo le gusta llevar una vida sensual, el sabor dulce de los abrazos: abrazar, ser abrazado, el cariño y que todos los músculos se estiren, tonifiquen y relajen.

Mentalmente le gusta la paz, la calma que se respira cuando el calor del verano disminuye y estalla la primera lluvia que limpia el medio-ambiente e invita a bajar suavemente el nivel de actividad concentrar nuestra energía intelectual hacia el inicio de nuevos conocimientos y nuestra energía espiritual en ayudar a los y las demás. Por el contario, al bazo no le gusta que usemos en demasía nuestra fuerza mental en actividades intelectuales agotadoras ni estresantes o en trabajos que supongan estar largas horas procesando información. No le gusta nada que nos obsesionemos con problemas ni con actitudes que den rienda suelta a celos o preocupaciones ilusorias.

Cuidar nuestra relación con la tierra simplemente puede significar ser más terrenales, “tener los pies sobre la tierra”.  Además de a través de nuestra alimentación cotidiana, podemos potenciar la conexión con la tierra cuidando de una huerta, modelando utensilios con barro, caminando descalzas, mediante la práctica de más posturas de pie en yoga (y también siendo conscientes del elemento tierra de cada postura), practicando hacer expresión corporal o danza contemporánea “release” que nos enseña a rodar por el suelo y a caer sin dañarnos…

13
IMG_20170729_124731
7

Nutrir la Tierra a través del alimento

Sugerencias:

–          Mastica con gratitud y agradecimiento hasta sacar el dulce natural de los alimentos. Esto nos lleva a comprender.

–          Come con alegría y actitud positiva evitando las creencias sobre alimentos “buenos” o “malos” ya que no los hay sino que cada alimento puede ser adecuado o no serlo según nuestras circunstancias puntuales, siempre en constante cambio.

–          Relájate antes de comer. Una corta meditación o postura supina de yoga que ayude a relajar los órganos abdominales y a centrar la mente resulta útil para enfocarla en la consciencia al comer y erradicar distracciones o preocupaciones.

–          Evita sobrecargar tu sistema digestivo comiendo más de lo necesario.

–          Evita beber durante la comida tanto para no inundar el bazo como para no debilitar el fuego digestivo. La sopa del inicio, el agua absorbida por los cereales, las legumbres y que contienen las verduras y el té del final son más que suficientes.

–          Evita enfriar tu bazo con exceso de comida cruda, fría o líquida.

–          Evita cenar tarde, deja pasar al menos 3h entre la última ingesta de comida y el momento en que vas a dormir.

Estilos de cocción:

El tipo de cocción para el verano tardío o para una persona con desequilibrios en el elemento tierra estará basada en alimentos y cocciones que creen una energía descendente, hacia abajo y que calienten. Es una cocina que requiere más tiempo en la que se usan vegetales redondos, todo tipo de coles, calabazas, cebollas, zanahorias y garbanzos.

Para el exceso de humedad, cocinar seco (presión, poco agua, evitar remojo, evitar exceso de sal y harinas que crean retenciones) y tomar más alimentos diuréticos como el mijo, nabo, berros, pepino, apio, kimpira de zanahoria, adereza con perejil picado o salvia fresca tus platos, si es temporada toma ortigas salvajes, toma una infusión al día de cola de caballo, de diente de león

Si te sientes: Ansioso, descentrado, preocupado, pensamientos estancados, demasiado sensitivo, celoso, crítico, cambios de humor repentinos, piensa demasiado, cínico, dependiendo de otros, pena de sí mismo/a, con cambios repentinos de energía, antojos por el dulce, digestiones difíciles, baja resistencia a las infecciones, sin energía 4-6 de la tarde, difícil levantarte por la mañana…

Y quieres sentirte: Calmado, relajado, con energía para ayudar a los demás, considerado, equilibrado, comprensivo…

Evita:

Azúcar refinado, cereales refinados (sobretodo harinas), miel, frutas tropicales y zumos (todos los productos excesivamente Yin son muy irritantes para el Sist. Digestivo y acidifican), comida con mucha grasa, proteínas animales con grasas saturadas, pescados ahumados y en lata, huevos (productos Yang Extremo), queso, lácteos, helados (producen flema y pueden generar bultos, quistes, tumores y calambres abdominales), alcohol, drogas, alimentos con aditivos, vinagres, comida ácida, comida quemada o excesivamente seca (incluso galletas de arroz) crean tensión en el páncreas que deriva en hipoglucemia, estimulantes (café, té, chocolate, bebidas gaseosas), bebidas frías.

Toma:

Cereales integrales (enfatizando el consumo de mijo).

Verduras dulces, alimentos de sabor dulce natural amarillos o de color naranja como la calabaza, raíces (napícol, zanahorias), cebollas coliflor, col, judía tierna.

Proteínas de origen vegetal: garbanzos, azukis con kombu y calabaza

Algas arame, dulse…

Condimentos salados con moderación (miso blanco, umeboshi…)

Verduras en cocción Nishime

Daikon seco

Raíces con sus hojas

Ensalada escaldada o prensada o al vapor

Verduras salteadas en agua

Cocción Kimpira.

Verduras al estilo nabe (plato-bol de pasta con verduras poco hechas + tofu o tempeh o mochi).

Fruta cocinada: manzanas, fruta seca, fruta con kuzu.

RECETAS PARA EQUILIBRAR LA ENERGÍA TIERRA

Crema de mijo con cebollas (la puedes tomar para el desayuno)

Ingredientes: 500gr de cebollas, 1 vaso de mijo, una pizca de sal marina, 1 vaso de leche de arroz.

Preparación: Cortar las cebollas a medias lunas finas y ponerlas en una olla a presión con el mijo previamente lavado + 5 vasos de agua. Cocer a presión 35mn. Añadir la leche de arroz y cocinar 10mn más. Se puede triturar con un pasapuré para dar una textura más fina y untuosa y aliñar con un poco de gomasio o semillas tostadas.

Sopa de miso remineralizante

(Receta completa picando sobre el nombre Sopa de miso…”)

Ensaladilla de mijo con alga dulce, calabaza, brócoli y coliflor

Ingredientes: 1 vaso de mijo, calabaza, brócoli, coliflor, algas dulse, una pizca de sal marina

Preparación: Lavar y hervir el mijo en 2 tazas de agua unos 15mn. Ha de quedar suelto. Cuando esté cocido, ponerlo en un cuenco y airearlo removiendo c0n un cucharón de madera. Dejarlo enfriar. Cortar la calabaza a cubos y cocinarla al vapor. Ha de quedar crujiente. Enfriar y reservar. Cortar el brócoli y la coliflor a florecitas y cocinarlos también al vapor. Remojar las algas dulse 5mn. Mezclar el mijo, las verduras y las algas sin que se apelmacen.

ALIÑO: Puré de umeboshi, agua, cebollino y aceite de sésamo .

Azukis con kombu y calabaza

Ingredientes: 1 taza de azuki, 2 tazas de calabaz, 1 tira de alga kombu (10cm.)

Preparación: Remojar las azukis durante 8h con el alga. Colocar el alga en el fondo de la olla a presión, las azukis con el agua de remojo y la calabaza cortada a cubos encima. Añadir agua si es necesario hasta cubrir la calabaza, llevar a ebullición, hervir durante 5mn a fuego fuerte con la olla abierta, intercalar un difusor de calor entre la olla y el fuego, cerrar la olla, bajar el fuego al mínimo y cocinar de 2h. Cuando transcurra este tiempo, dejar que el vapor salga lentamente si es olla a presión. Toma el caldo como si fuera un té o resérvalo para sopa.

Kimpira de zanahoria

(Receta completa picando sobre el nombre “kimpira”)

Paté de chirivías

Ingredientes: 4 chirivías cortadas a rodajas, 2 cebollas cortadas a cuadritos, 1 c.c de miso blanco

Preparación: Hervir las chirivías con poco agua y una pizca de sal durante 5mn. Saltear las cebollas cortadas a cuadritos con aceite de sésamo (poco). Añadir las chirivías, un poco de agua y cocinarlas a fuego lento hasta que se ablanden, añadir el miso previamente disuelto en agua y seguir cocinando hasta que se seque el agua. Triturarlas hasta hacer una pasta. Puedes añadir tallos de cebolla fresca picados encima.

Bombones de boniato con algarroba

Ingredientes:: 2 boniatos blancos, 1 taza de harina de algarroba, Leche de arroz, La ralladura de un limón, Coco rallado.

Preparación:
– Hornear los boniatos hasta que estén blandos. Quitar su piel cuando se hayan enfriado, añadir la ralladura de limón y machacarlos con un tenedor. Hacer bolas pequeñas y reservarlas.
– Hacer una crema muy espesa con la algarroba y la leche de arroz (añadir a pocos la leche) para poder rebozar en ella las bolas de boniato.
– Una vez rebozadas, ponerlas en un plato y espolvorear coco rallado encima.
– Dejar las bolas en la nevera hasta que se vayan a consumir para que la cobertura quede firme.
Info sobre cursos de cocina aquí

GUÍA PRÁCTICA DE LA DIETÉTICA MACROBIÓTICA DE GEORGES OHSAWA

ohsawa

Si la persona es superior a todos los demás animales debe saber cómo curar sus propias enfermedades igual o mejor que los demás animales (pájaros, peces, insectos, gusanos y también microbios). Si entre el género humano se encontrara una persona incapaz de afirmar su propia e infinita libertad, su eterna felicidad y su justicia absoluta, tal persona estaría hecha para alimentarse de gusanos y de microbios y no tendría ninguna necesidad de ir al infierno después de su muerte ya que se encuentra en el mismo infierno durante su vida.

De entre todas las prácticas, la más importante que se debe de observar es la de cuidar de la propia salud. Si los peces y los gusanos pueden conservarla sin recurrir a expedientes tales como medicamentos, médicos y hospitales ¿Por qué no podrían hacerlo igualmente las personas?

Todo el mundo es feliz; si no es así es que el individuo en cuestión es un criminal sometido a un castigo que proviene del Orden del Universo. Si os llega este castigo, esto significa que vuestra facultad personal relacionada con el juicio supremo ha sido o está totalmente eclipsada. Si estás decidida a ser una persona feliz (libre, independiente, con buena salud, alegre y estimada por todos) y a vivir una larga vida, deberías, en primer lugar, purificar y desvelar tu capacidad de juicio supremo tomando a diario una alimentación racional que corresponde al Orden del Universo, tal y como ha sido demostrado con tanta profundidad por la filosofía china e india en el origen de las civilizaciones más antiguas y más elevadas.

Las personas han nacido libres, saludables, razonables y estimadas por todos, carentes de violencia y en única armonía con el Orden del Universo.

Debemos y podemos ser libres, saludables, felices, justos y estimados por todos si estamos determinados a serlo.

He venido aquí, a Francia por primera vez en 1914. Desde entonces he vuelto de visita una decena de veces para importar el Principio Único de la ciencia y de la filosofía de Extremo Oriente, la matriz de todas las civilizaciones y religiones del Este para establecer un entendimiento positivo y profundo entre el Este y el Oeste.

Desgraciadamente, no he podido convencer a nadie. Y me he visto obligado a ganarme la vida enseñando y practicando la acunpuntura o introduciendo el arte del arreglo de las flores, el Budismo, los bonsáis, el Bonkei, la teoría del judo, etc… Y no he podido seguir adelante. Abandoné este país hacia finales de 1935 por última vez para volver con fondos económicos lo antes posible. Pero todo iba mal… y enfin, en la guerra durante la cual me arrestaron y encarcelaron en varias ocasiones ya era (y soy) pacifista y anti-militarista…

Por primera vez desde más de veinte años he vuelto a Francia después de haber pasado dos años y ocho meses en África. Y esta vez, este pionero practicante e importador de la acunpuntura a Europa ha visto por primera vez con gran estupefacción centenares de acunpuntores “made in France”, libros sobre Budismo y arquitectura japonesa, maestros en el arte de las flores, miles de judokas, bonsáis en las grandes superficies comerciales…y terapeutas manuales! Por esto me apresuro en hablaros del Principio Único sin el cual estaréis perdidos en todos los estudios científicos y filosóficos del Extremo Oriente.

Estoy muy feliz de mandaros este extracto, una traducción simplificada de mi libro “Curación por la nueva dietética” en japonés, que hoy se ha editado por 465ª vez. Espero haceros llegar a través de él la técnica de la curación dietética que profeso desde hace aproximadamente 40 años, y no solo teoría, ya que ésta la trato en la “Filosofía y medicina del Extremo Oriente” y en mis cursos.

Es, en cierto modo, la cristalización de mi sistema médico, que no es otro que la interpretación biológica, fisiológica y lógica de la filosofía, del concepto del Universo de Extremo Oriente. Desde hace treinta años he escrito y publicado más de doscientos libros y miles de artículos en los periódicos mensuales acerca de los aspectos a la vez teóricos y prácticos de la cuestión. Pero en el momento actual, deseando dar una información útil y accesible a todos, he eliminado en este librito los principios y los teoremas. Quienes estén interesados por la teoría pueden documentarse leyendo mis libros en francés o en japonés o leyendo mis artículos en las revistas que editan diferentes Centros en Oriente o en Occidente.

Practicad primero” es la premisa de este pequeño libro.

Mi sistema de medicina dietética, el arte de la longevidad y del rejuvenecimiento es tan simple y tan poco costoso que todo el mundo lo puede adoptar en cualquier momento y en cualquier país, si cada cual está predispuesto a curarse a sí mismo y a toda costa, después de haber pasado por experiencias amargas, difíciles y costosas intentando vencer en vano cantidades de curas y tratamientos médicos, físicos, mentales o religiosos.

Este método curativo no depende más que de ti mismo. No necesitas depender de nadie o utilizar ningún medio; este método se fundamenta solo en la alimentación. Mi método hace más hincapié en la educación de la lógica y de la moral que en el tratamiento. Es fundamental y no sintomático.

Los objetivos de mi sistema médico consisten en primer lugar en sacar a la luz la causa primordial de todas las enfermedades y en segundo lugar, la de toda felicidad. Si observáis entonces los principios de mi medicina, no solo estaréis exentos de enfermedad o de estar afectados por desgracias, sino también, en el futuro estaréis inmunizados de contraer cualquier tipo de enfermedad o desgracia. Ésta es en realidad una nueva interpretación simplificada, biológica, fisiológica y lógica de la filosofía de extremo Oriente que os guiará hacia la felicidad eterna, la libertad infinita, la rectitud absoluta y el amor universal.

De todos modos no podréis entender la filosofía (y sus técnicas incluída la medicina) ni todas las grandes religiones (cristianismo, budismo, hinduismo, etc…) sin esta interpretación.

En el presente, todas la personalidades eminentes del mundo intentan establecer paz en sus propios países y también a nivel internacional, y todos sus esfuerzos se desmoronan, uno tras otro, cual Torre de Babel. La historia de la humanidad desde sus orígenes no es más que una larga, muy larga historia de auges y caídas. Y es así porque los humanos intentan establecer paz, felicidad y libertad por medio de la fuerza (social, política, económica, moral o intelectual).

Algunos de ellos lo intentan por medio de algún nuevo engendro, sin precedentes, brutal y cruel (han olvidado, sin embargo, que todo lo que tiene comienzo en este mundo relativo tiene un fin y que el comienzo y el fin son antagónicos!). Deben de haber olvidado que este mundo efímero de la relatividad no es más que un punto geométrico del universo absoluto, eterno e infinito, dominado por la ley de este universo. No pueden ni podrán establecer jamás una vida feliz, sana y libre, para los demás o para sí mismos. Pero obligan a los demás a desgarrarse en jirones por medio de pruebas crueles de muerte y de vida.

En los tiempos modernos, solamente Gandhi a través de la negación de estos métodos recalcó por primera vez la no-violencia (Ahimsa), el ayuno, las armas biológicas, fisiológicas y lógicas. Era un discípulo valiente y sincero del método natural y filosófico que intentó negar la fuerza de la violencia, incluso en la medicina. Desgraciadamente staba demasiado acaparado por la lucha para la liberación de su pueblo para dar una traducción moderna de la filosofía antigua de Oriente.

El Doctor Schweitzer es también un hombre de no-violencia en el ámbito de la medicina ya que pertenece a una de las religiones las más importantes del Oeste. Pero al igual que Gandhi, Schweitzer no tuvo tiempo de estudiar a fondo el Principio de los Principios, el Principio de la vida, del Vedanta o de la filosofía oriental.

Hay un proverbio chino que dice: “Edificad primero una vida individual libre y apacible, en segundo lugar una vida familiar, y en tercer lugar una vida social feliz y apacible dentro de la libertad; finalmente, un gobierno mundial fundamentado en estas tres primeras”. Nadie puede desdeñar este orden. El socialismo occidental, el comunismo soviético, las doctrinas anarquistas de Elisée Reclus o las teoría utópicas de Robert Owen, Saint Simon y de Fourrier lo intentaron pero no supieron como establecer a primera etapa, lo practicaron más o menos en sus vidas, pero no intentaron recomendarlo a la sociedad o a sus semejantes. Ignorancia total o casi total de la Constitución del Universo”.

A la inversa, todas las personas libres de Orientes (santas y sabias) insistieron sobre este aspecto con gran cuidado en numerosas ocasiones. Sus enseñanzas se hallan hoy en desuso. De ahí proviene el sentido de mi razón de ser y de presentar mi nueva interpretación del Vedanta y de los filósofos orientales bajo un nuevo aspecto en cuanto a forma, lengua, biología, fisiología y lógica.

PREPARACIÓN

En primer lugar debéis prepararos para transitar por el camino más corto y menos costoso, hacia la felicidad eterna, la libertad infinita y la rectitud absoluta. Para emprender este nuevo viaje no se necesita ni dinero ni herramienta alguna. La única preparación consiste en tener muy claro a nivel mental que hay que seguir las directrices dietéticas, y así habréis realizado las palabras siguientes pronunciadas por Epíteto:

“Todas las personas son felices; quien no lo es, es por su propia culpa”

Esto significa que habéis nacido felices, libres, justos y llenos de amor. Si no sois felices, ni libres, estáis enfermos u obligados a depender de los demás, es que habéis infringido las leyes de la naturaleza, el Orden del Universo que conocíais ya desde antes de vuestro nacimiento sin que nadie os lo haya enseñado, y también lo habéis violado tal y como se os ha enseñado después de vuestro nacimiento a través de lo que es llamado “educación”. Lo sepáis o no, esta violación ha de ser castigada de la misma manera que moriréis después de haber bebido consciente o inconscientemente una dosis de veneno.

Estaréis más o menos tiempo infelices según hayáis cometido uno o varios crímenes. Si no habéis violado las leyes de la humanidad entonces habéis violado el Orden del Universo. Podéis violar las leyes que son obra de los hombres involuntaria o voluntariamente ya que éstas cambian en función de los tiempos que corren y alguna que otra vez quien las había aprobado está ya ahorcado, pero tenéis que temer violar la ley del Orden del Universo. Vuestra ignorancia acerca de las leyes humanas y no humanas no es una circunstancia atenuante para evitar el castigo. El hecho de que os hayáis encerrado en la celda de una cárcel denominada enfermedad o desgracia significa que sois castigado/a por el Orden del Universo. Podéis escapar de las leyes humanas por medio de dinero, de corrupción, de fraudes, con violencia o llevando a cabo una revolución; pero aún así no existe modo alguno para escapar del orden de la naturaleza, por muy perfecto que este sea, a no ser que sea por medio de un cambio de mentalidad o de concepción de la vida adaptándoos a este orden universal. Si no aceptáis estas leyes es inútil que prosigáis la lectura de este texto. Tirad este libro, perderéis algún dinero* pero ganaréis tiempo.

Ningún animal excepto el hombre ha hecho de este mundo un mundo de locura, de desgracias, de enfermedad, de crímenes, de asesinatos y de traiciones. Observad los pájaros, los ratones, los mosquitos, las mariposas, los leones o los tigres. Disfrutan todos de la vida feliz y apaciblemente. Es imposible que hayáis visto un tigre padecer migraña, de dolor de muelas , de estómago o de reuma. Tampoco habréis visto nunca un cuervo ir a comprar aspirinas a la farmacia, ni un viejo ciervo comprarse gafas, ni una vaca afectada de viruela, ni un ternero muriéndose a causa de una rubeola.

Seguro que jamás habéis visto un león obeso como un gorrino.

Ningún animal excepto el hombre es tributario de los demás o de algún instrumento relacionado con la enfermedad o la desgracia. Todos los animales saben como curarse y se ayudan entre ellos. ¿Por que no lo sabría hacer también el hombre?

Cuando hayáis conseguido la curación a través de este método, adheríos a nuestro plan de salud internacional; id a visitar a quienes deban permanecer en la inmovilidad a causa de largas enfermedades, enseñadles lo que habéis conseguido y hecho, cómo os habéis curado, y distribuid el mayor número posible de estos libritos. Deberíais curar al menos cien personas a través de este método. No es que esto interese a todo el mundo, pero al menos hacedlo para entrenaros en el arte de la macrobiótica que es único y sin precedentes en la historia. Haciendo esto, afrontaréis numerosas dificultades, pero al mismo tiempo conoceréis mejor nuestra medicina dietética, y a la larga, os convertiréis en maestros en el arte de establecer la salud a través de una alimentación viva, universal; empezaréis a entender lo que es la salud y lo que es a vida edificada sobre los principios de la libertad y de la felicidad.

Si podéis curar una media de treinta personas en tres meses, y si podéis hacer que estas treinta personas curen treinta más durante los siguientes tres meses, y así en adelante, habrán pronto en el mundo miles y miles de nutricionistas macrobióticos.

Si no podéis curar todas las enfermedades de vuestra familia de una vez por todas, de vuestro pueblo y de la sociedad de manera cercana sois una persona exclusiva, egocéntrica, solitaria y arrogante. La felicidad reside en el número de amistades que tenéis y en poder hacer más amistades. Cuanto más grande sea el número de amistades que tenéis, más grande será la vuestra felicidad y vuestra libertad. Una persona libre es aquella que jamás encuentra otra persona que no es susceptible de amar, que se siente bien en todas partes y que se interesa por todo.

El examen personal está sometido a las “7 condiciones de la salud” al final de cada semana. Si no hay ningún progreso ni una gran mejora después de aproximadamente dos meses, significa que los medios empleados para observar las directrices dietéticas son malos. Parad el tratamiento curativo, o sois sin duda demasiado negligentes para auto-curaros, o no estáis verdaderamente motivados para llevar una vida feliz y libre.

Ohsawa_(19)[1]

DIRECTRICES PREPARATORIAS

RÉGIMEN PARA LAS PRIMERAS SEMANAS

(No sigáis este régimen más de dos meses sin consultar un/a consejero/a macrobiótico/a o por vuestra cuenta y riesgo si padecéis de alguna dolencia física o psicológica) (1)

– tomad el mínimo de agua posible (incluida leche, menús, café, té, agua. Sopa)

– dejad de tomar:

a. azúcar bajo la forma que sea (pastelería, platos con azúcar, caramelos, helados, yogures azucarados…)

b. patatas, tomates, berenjenas, pepinos, judías verdes

c. fruta, ensaladas (salvo si se le han recomendado específicamente)

d. curry en polvo, pimienta de cayena, especias, ajo, judías verdes, guisantes, habas, legumbres (salvo indicaciones específicas)

e. productos de origen animal (carne, grasa, proteínas, huevos, leche, mantequilla o cualquier producto procesado).

Absorbed los alimentos siguientes:

a. arroz integral, trigo, sarraceno, copos de avena, cebada, mijo, maíz en mazorca o polenta, cus-cus integral. Estos cereales no han de estar refinados y se pueden tomar fritos, tostados, hinchados, crudos o cocidos.

b. Pequeñas cantidades de verduras verdes, raíces o tubérculos (excepto los antes prohibidos). Coles, coliflor, cebolla, zanahorias, calabaza, rabanitos, diente de león, berros, endivias, bardana, apio, están recomendados cocinados con agua, aceite y condimentados únicamente con sal marina (todos estos productos han de ser cultivados en la propia localidad (150 km) y a la manera tradicional del país n el que se encuentran).

c. Evitad utilizar otro aceite que el de sésamo, colza o girasol (evitad grasa animal, mantequilla)

Proporciones:

Cereales (70 a 90%) y verduras (30 a 10%) es la mejor proporción. A mayor cantidad de cereales, más rápida será la curación. Podéis eliminar las verduras totalmente durante las primeras semanas.

Masticación completa:

Masticad cada bocado o cucharada 50 veces al menos (si más veces, mejor. Cuanto más mastiquéis, más rápido os curaréis).

No olvidéis:

Mientras que estéis siguiendo la dieta, esforzaos en encontrar las cantidades necesarias mínimas. Esto significa que nadie sabrá vivir felizmente si toma cualquier cosa en exceso dentro del mínimo que necesita para alimentarse (me refiero tanto a calidad como a cantidad). Esto es malgastar, lujo, simple placer sensorial cuya acumulación derivará en el futuro hacia el crimen acompañado de castigo sin ninguna excepción: la desgracia, la tristeza, las enfermedades dolorosas, la pobreza, el debilitamiento del sano juicio, llevará a dificultades, faltas y hacia la muerte prematura, por enfermedad o por accidente, o la esclavitud permanente.

Por medio de este régimen aprenderéis por vez primera en vuestra vida cual ha sido el despilfarro de alimentos que habéis hecho durante vuestra vida cotidiana, y qué libertad infinita y qué felicidad, qué recto juicio podemos poseer. También aprenderéis lo que podéis establecer si os alimentáis con alimentos tan simples y en tan pequeña cantidad.

Los alimentos son el bien más preciado que nos permite realizar nuestra vida y nuestras actividades; comer demasiado, malgastar alimentos que pueden ser útiles a otras personas constituye un crimen funesto. Es como explotar o matar indirectamente a nuestros semejantes. Éste es el primer paso que deberíais dar para restablecer la excelencia de vuestra capacidad de memoria o juicio, que habéis perdido a través de la educación moderna. Toda la desgracia de la humanidad (incluida la guerra) es el resultado de una capacidad inferior del juicio supremo que oscurece la luz y las metas que han sido el ideal de cualquier religión importante de Oriente.

ESCRITO POR GEORGES OHSAWA entre 1960 y 1966. Texto original en Francés- Traducción: Agnès Pérez. *nota libre añadida por la traductora. En el texto original consta “Francos Franceses”

(1) –Los consejos incluidos en esta sección no tienen intención de anular, modificar o ir en contra de los procedimientos de cualquier profesional de la salud. No defienden el uso particular de la dieta original de Georges Ohsawa pero pueden servir de información para estudiantes de macrobiótica.  .

No utilices las sugerencias aquí presentadas en el caso de que sientas dudas de cómo llevarlas a la práctica o en caso de no querer asumir responsabilidades por tu propia decisión de hacer uso de las sugerencias referidas.

Sea cual sea la decisión que tomes, ésta será siempre bajo tu propia responsabilidad.

+Info sobre consultas y cursos de macrobiótica: agnesmacrobiotica@gmail.com / 638 893 371

PLAN DE ALIMENTACIÓN MACROBIÓTICA PARA RESTABLECER LA SALUD

untitled3a
untitled9

Para entender a la alimentación consciente se requiere reconocer y comprender que existe una relación específica entre los alimentos que se comen (y muy especialmente de los que se han comido) y el estado de situación de la Condición Personal de salud. Se requiere aceptar que, cuando se come continuadamente de una forma que no es la correcta, se activa y se pone en marcha, de manera inevitable, el “ciclo de acumulación de las enfermedades”. A lo largo de ese Ciclo de Acumulación de las Enfermedades, se atraviesa por varias fases de pérdida de la salud de gravedad progresiva y que finaliza con la pérdida de la calidad de la sangre y con una acidificación muy fuerte de todo el organismo.

Una alimentación incorrecta y desequilibrada producirá una gran cantidad de toxinas, desechos y residuos, los cuales se irán acumulando en el organismo, y ante los que el cuerpo responderá siempre tratando de eliminarlas. Dependiendo de la cantidad y de la frecuencia de los residuos generados al cuerpo no le da tiempo a eliminar todo lo que tiene que eliminar y, ante esa situación, se lanzará a procesos de eliminación (o intento de eliminación) cada vez más agresivos y más contundentes que son conocidos como enfermedades menores, como procesos de ajuste o como las enfermedades más serias y graves.

La forma natural de eliminación que se denomina procesos depurativos normales, se realiza por medio de la respiración, de la transpiración, de la orina, de las heces, de los pensamientos o de la voz

La persona atraviesa por sucesivas fases de eliminación:

FASE 1.- ELIMINACIÓN POR AJUSTES ANORMALES.- De manera natural el organismo reacciona con pequeñas enfermedades de ajuste, de entre las que se destacan: tos, fiebre, diarreas, debilidad, falta de energía, fatiga, estreñimiento, dolor de cabeza, vómitos, retención y acumulación de líquidos, acumulación de grasas, sudoración excesiva, temblores, calambres, exceso de peso, insomnio, etc.

FASE 2.- LA ELIMINACIÓN POR LA PIEL.- Cuando el hígado y el riñón comienzan a estar saturados, el organismo reacciona con alteraciones de la piel como: granos, psoriasis, sarpullidos, acnés, sequedad de piel, picores, eccemas, etc.

FASE 3.- LA ACUMULACIÓN POR DEBAJO DE LA PIEL.- La acumulación sigue hacia adentro y se produce el deterioro de fosas nasales, oídos, pulmones, colon, órganos sexuales, mamas, cálculos o piedras, arterias, sistema linfático etc.

FASE 4.- LA APARICIÓN DE ENFERMEDADES GRAVES Y SERIAS.- La continuidad de la acumulación de toxinas, de mucosidad y de grasas va a provocar una condición ácida de la sangre, la pérdida de la función de los órganos y de los sistemas y la degeneración orgánica. En esas circunstancias tiene lugar la aparición de enfermedades “importantes” y “graves” como cánceres, diabetes, esclerosis, artritis, Alzheimer, etc.

REGLAS BÁSICAS DE UNA NUTRICIÓN CONSCIENTE.

Conocer los cuatro principios esenciales:

UNO. Conocer en qué alimento o alimentos se encuentra los nutrientes imprescindibles.

DOS. Salud del sistema digestivo: Asegurarse de que estos nutrientes, una vez que han sido ingerido a través de los alimentos adecuados, son absorbidos por el organismo.

TRES. Saber qué es lo que hay que hacer para no perder o malgastar los nutrientes absorbidos.

CUATRO. Asegurar que se ha tomado los nutriente en las mejores condiciones, tanto para el individuo como para el medio ambiente.

En general:

Usar productos integrales, sin refinar o procesar.

Usar alimentos de procedencia local y del mismo tipo de clima.

Utilizar, principalmente, productos ecológicos y naturales.

Volver a la cocina casera.

Adaptar la alimentación a los cambios estacionales.

Alimentarnos de acuerdo a nuestras necesidades personales.

Escuchar nuestra intuición y los mensajes de nuestro cuerpo..

Comer despacio y masticar muy bien (de 30 a 50 veces por bocado.

Cenar 3 horas antes de ir a dormir (significa cenar a hora temprana).

Mantener un horario de comidas regular (a las mismas horas).

CÓMO EFECTUAR EL CAMBIO A UNA ALIMENTACIÓN SANA QUE TE AYUDARÁ A ESTAR MÁS LÚCIDO/A

Eliminar el azúcar, sus derivados y todos los alimentos que la contengan.

Evitar los productos con tratamientos químicos (seleccionemos siempre que podamos productos ecológicos) y con los pre-cocinados.

Evitar las carnes y los embutidos.

Minimizar (y a ser posible evitar) los lácteos y sus derivados.

Tengamos cuidado de no sustituir los lácteos que eliminamos por productos similares derivados de la soja.

Evitar casi todos los pescados.

Minimizar (y si es posible evitar) el uso del alcohol y de los estimulantes (café y té en especial).

Evitar el consumo de la bollería industrial, de las harinas refinadas y del pan.

Si hay problemas de articulaciones, evitar solanáceas: tomate, patatas, pimientos, berenjenas.

Sustituir la sal refinada, el aceite de oliva (para cocinar) y el vinagre común, por la sal marina, el aceite de sésamo y el vinagre de arroz o de umeboshi.

Consumo diario de cereales integrales en grano, tanto en el desayuno como en las comidas.

Ampliar lo máximo posible la variedad de cereales integrales a incorporar en nuestra dieta.

Uso frecuente de proteínas vegetales (legumbres y derivados).

Tomar todos los días verduras y hortalizas biológicas, y varias veces a la semana fruta del tiempo.

Incorporar todo tipo de verduras (de hoja, de raíz, redondas) en la dieta diaria y cocinarlas de maneras muy variadas.

Completar nuestros platos con semillas tostadas, con algas, con germinados y con los pickles.

Hacer nuestros platos lo más sabrosos posibles.

CONSEJOS DE ESTILO DE VIDA.

Aunque es un puntal muy importante, la alimentación no lo es todo cuando se trata de recuperar la salud y ´reequilibrar las energías. Además hemos de tener en cuenta el estilo de vida, y las pautas básicas que se describen a continuación:

Caminar con paso vigoroso como mínimo alrededor de 30 minutos.

Darse todos los días unas friegas con una toalla húmeda en el cuerpo.

Mantener el cuerpo en movimiento: yoga, shiatsu, chi-kung, etc.

Mantener activas y atendidas sus relaciones sociales y familiares.

Levantarse temprano y no acostarse tarde (antes de la media noche).

Rodearse de plantas verdes: habitación, cocina, baños, espacio trabajo

Llevar prendas de algodón. Usar en casa materiales naturales.

Mantener un diario de menús y efectos que impactan en el organismo.

Tener curiosidad, ser persona abierta y manifestar aprecio por la vida.

Ser flexible y adaptable, pero a su vez con rigor y constancia.

Desarrollar una fuerte determinación para crear la propia salud.

 

Escrito de Javier Iraola revisado por Agnès Pérez .

Más información sobre consultas y cursos de macrobiótica:

agnesmacrobiotica@gmail.com

TLF: 638  893 371

 

EL AZÚCAR Y LA MENTE

azucarcolores
gominolas
cerelaes
donuts1

El engaño:

Utilizar el término carbohidrato para describir al azúcar es expresamente engañoso. Desde que se empezaron a obligar rótulos en los paquetes y latas de alimentos con sus propiedades nutricionales, la palabra carbohidrato abarca tanto el azúcar refinado como otros carbohidratos integrales.

El motivo del rótulo es ocultar al desprevenido cliente el contenido de azúcar. Los químicos agregan confusión usando la palabra azúcar para describir un grupo entero de sustancias que son similares pero no idénticas.

La glucosa es un azúcar que se encuentra generalmente con otros azúcares, en frutas y verduras. Es un material clave en el metabolismo de todas las plantas y animales. Muchos de nuestros alimentos principales se convierten en glucosa en nuestros cuerpos. La glucosa está siempre presente en nuestro flujo sanguíneo, y a menudo se la llama azúcar sanguínea.

La fructosa es el azúcar de las frutas.

La maltosa es el azúcar de la malta. La lactosa es el azúcar de la leche.

La sacarosa es azúcar refinada de caña de azúcar o remolacha.

La glucosa ha sido siempre un elemento esencial en la sangre humana. Pero la dependencia de la sacarosa es algo nuevo en la historia del animal humano. Usar el término azúcar para describir dos sustancias que están lejos de ser idénticas, con diferentes estructuras químicas y que afectan al cuerpo de formas profundamente distintas, sólo causa confusión. Facilita los teje-manejes de los azucareros que nos dicen lo importante que es el azúcar como componente esencial del cuerpo humano, y cómo se oxida para producir energía, cómo es metabolizada para producir calor, etcétera. Están hablando de la glucosa, por supuesto, que nuestro propio cuerpo fabrica. Sin embargo, a uno/a se le hace creer que los azucareros están hablando de la sacarosa que ellos fabrican en sus refinerías. Cuando la palabra azúcar puede significar tanto la glucosa en su sangre como la sacarosa de la Coca-Cola, eso es sensacional para los promotores del azúcar, pero desastroso para la humanidad.

Han embaucado a la gente haciéndole considerar su cuerpo como una cuenta bancaria. Si las personas sospechan tener insuficiente azúcar en la sangre están programadas para hacer funcionar la máquina expendedora de caramelos y refrescos, ya que estos productos hacen subir la tasa de azúcar en la sangre. Pero esto es lo peor que puede hacerse. Una tasa baja de glucosa sanguínea significa que la persona es adicta a la sacarosa. Los que eliminan esa adicción a la sacarosa descubren que su tasa de glucosa sanguínea vuelve a normal y se mantiene normal.

 

Un producto como la Coca-Cola, que contiene venenos conocidos y destruye los dientes y el estómago, tiene una de las campañas publicitarias más magníficas en la historia de Occidente.

Es realmente fantástico: esta increíble cantidad de dinero creando una ilusión, la ilusión de que “Coke es lo real”. Ahora los ejecutivos de Coca-Cola han aprendido, por medio de una exhaustiva investigación, que la juventud está buscando lo real y significativo en este mundo de plástico e hipócrita, y un inteligente ejecutivo de publicidad tiene la brillante idea de que es la Coca-Cola. Sí señor, Coca es lo real, y esto se cuela en las mentes del 97 por ciento de los jóvenes entre la edad de seis y 19 años hasta que sus dientes se pudren como los de sus padres.

No hay nada sincero en la publicidad. Imaginemos a un niño con la cara llena de granos, diciendo frente a la cámara lo limpia que era su piel antes de empezar a beber Coca-Cola; y aunque sabe que entorpece su vida social, no puede dejar de tomar ese mejunje. Esta sería una publicidad verdadera, O imaginemos a una niña con una lata de naranjada fabricada en New Jersey, diciéndonos que esto es naranja debido al colorante. La razón de que sea malo es que los sabores artificiales están fabricados con alquitrán de carbón y’ la razón por la cual queremos que Vd. lo pruebe es porque queremos ganar dinero. Si la publicidad dijese la verdad, sería el fin para las tres grandes multinacionales, 500 revistas, varios miles de periódicos, y decenas de miles de negocios. Por lo tanto, nunca habrá una publicidad sincera.

 

Efectos mentales de la ingesta de azúcar:

La medicina oriental tradicional ha insistido siempre en afirmar que mente y cuerpo no es una dualidad. Lo que llamamos enfermedades y males son simplemente síntomas de que todo el cuerpo está desequilibrado. Para hacer integrar de nuevo a una persona, sólo tiene que comer alimentos integrales y naturales.

Sagen lshitsuka, popular médico anti-médico japonés (era llamado de esta forma por su insistencia en cortar con los métodos tradicionales a pesar de la adopción en el Japón de muchas prácticas de la ciencia y medicina occidental desde el siglo XIX), enseñaba a sus discípulos/as que lo que Occidente llamaba enfermedades mentales podía curarse con una dieta adecuada.

Así como el cáncer es la enfermedad extremo Yin en gente de constitución fuerte, la esquizofrenia es la enfermedad del extremo Yin en gente de constitución débil’ escribió Nyoiti Sakurazawa (sucesor de Ishitsuka), quien daba conferencias, escribía y enseñaba en Europa y América desde la década de 1920 hasta su muerte en 1966.

Como con la acupuntura, la medicina oriental todo lo basa en el principio unificador de Yin/Yang. El azúcar es el alimento del extremo Yin, mientras que la carne cruda es el alimento del extremo Yang. Un exceso de azúcar Yin produce enfermedades del extremo Yin como el cáncer y lo que nosotros llamamos esquizofrenia.

Por otro lado, en su obra Psiquiatría Ortomolecular, el doctor Pauling escribe:

“El funcionamiento del cerebro y del tejido nervioso es sensiblemente más dependiente de la tasa de reacciones químicas que el funcionamiento de otros órganos y tejidos. Creo que las enfermedades mentales están causadas en su mayor parte por tasas de reacciones anormales, determinadas por la constitución genética y la dieta, y por concentraciones moleculares anormales de sustancias esenciales . . . La selección alimentaria y farmacéutica en un mundo que está sufriendo un rápido cambio científico y tecnológico puede a menudo distar mucho de lo mejor”.

La investigación clínica en niños/as hiperactivos/as y psicóticos/as, y en otros/as con lesiones cerebrales e inhabilidad para aprender, indica: Una familia cuyo historial de diabetes es anormalmente elevado (significando que tanto padres-madres y abuelos/as no pueden soportar el azúcar); una alta incidencia de baja glucosa sanguínea o hipoglucemia funcional en los mismos/as niños/as, indicando que sus sistemas no pueden procesar el azúcar; y una dependencia por un alto nivel de azúcar en las dietas de los y las propios/as niños/as que no pueden asimilar.

Los estudios del historial diario de los y las pacientes diagnosticados/as como esquizofrénicos/as revelan que la dieta por ellos/as elegida es rica en dulces, azúcar, pasteles, café, bebidas cafeínadas y comidas preparadas con azúcar. Estos alimentos que estimulan la adrenalina, deben ser eliminados o severamente restringidos 1.

(Nota 1: A.Cott “Orthomolecular Approach to the Treatment of Learning Disabilities” (Enfoque ortomolecular al tratamiento de la incapacidad del educando) sinopsis del artículo reproducido por el Instituto Hexley para la Investigación Biosocial, Nueva York).

 

El azúcar refinado es mortal para el ser humano porque proporciona sólo lo que los especialistas en nutrición describen como calorías vacías o desnudas. Además, el azúcar es peor que nada, porque drena y extrae las preciosas vitaminas y minerales del cuerpo por las demandas que su digestión, desintoxicación y metabolismo producen sobre todo el organismo.

Para nuestro cuerpo el equilibrio es tan esencial que tenemos muchas formas de contrarrestar el shock brusco de una gran ingestión de azúcar. Los minerales como el sodio (de la sal), potasio y magnesio (de las verduras) y calcio (de los huesos) son movilizados y usados en una transmutación química; se producen ácidos neutros que tratan de restablecer el factor de equilibrio ácido-alcalino de la sangre a un estado más normal.

Si se consume azúcar todos los días, se produce continuamente una condición excesivamente ácida en el cuerpo, y se necesitan cada vez más minerales de lo profundo del cuerpo para tratar de rectificar el desequilibrio. Finalmente, con objeto de proteger la sangre, el organismo extrae tanto calcio de los huesos y dientes, que éstos empiezan a cariarse sobreviniendo al final una debilidad general.

A la larga, todo exceso de azúcar afecta a todos los órganos del cuerpo. Al principio se almacena en el hígado en forma de glucosa (glicógeno). Puesto que la capacidad del hígado es limitada, un consumo diario de azúcar refinado (más la cantidad necesaria de azúcar natural) hace que el hígado pronto se hinche como un globo. Cuando el hígado está abarrotado hasta su capacidad máxima, el exceso de glucógeno retorna a la sangre en forma de ácidos grasos. Estos son transportados a todas las partes del cuerpo y almacenados en las áreas menos activas: el vientre, las nalgas, las mamas y los muslos.

Cuando estas áreas relativamente inofensivas están repletas, los ácidos grasos se distribuyen entonces entre los órganos activos, como el corazón y los riñones. Estos órganos empiezan a disminuir su función; finalmente, sus tejidos degeneran y se convierten en grasas. El cuerpo entero queda afectado con su capacidad reducida, creando una presión sanguínea anormal. El azúcar refinado carece de minerales naturales (los cuales, sin embargo, se encuentran en la remolacha y en la caña de azúcar). Nuestro sistema nervioso parasimpático queda afectado; y los órganos que éste gobierna, como el cerebelo, se vuelven inactivos o se paralizan. (Raramente se piensa que la función del cerebro es tan biológica como la digestión). Los sistemas circulatorio y linfático son invadidos, y la calidad de los glóbulos rojos empieza a cambiar. Aparece una formación excesiva de glóbulos blancos y disminuye la creación de los tejidos.

La tolerancia y poder inmunizante de nuestro cuerpo se van limitando, impidiéndonos reaccionar efectivamente ante los ataques extremos, sean estos el frío, calor, mosquitos o microbios. Un exceso de azúcar tiene un fuerte efecto adverso sobre el funcionamiento cerebral; la clave para un funcionamiento ordenado del cerebro es el ácido glutámico, un compuesto vital que se encuentra en muchas verduras. Las vitaminas B tienen un papel muy importante en la división del ácido glutámico en compuestos antagónico-complementarios que producen una orden de proceder o de controlar en el cerebro. Las vitaminas B son también producidas por bacterias simbióticas en nuestros intestinos. Cuando se toma azúcar refinada cada día, estas bacterias se marchitan y mueren, y disminuye mucho nuestra reserva de vitamina B. Un exceso de azúcar causa adormecimiento, haciéndonos perder nuestra capacidad para calcular y memorizar.

Más información sobre consultas y cursos de macrobiótica:

agnesmacrobiotica@gmail.com

TLF: 638  893 371

Información extraída de “Sugar blues” de William Dufty.

CONFUSIONES SOBRE LA ALIMENTACIÓN NATURAL

fukuokasentado

Si bien en esta página publico artículos escritos por mi, no puedo dejar de incluir este párrafo del libro “La revolución de una brizna de paja” de Masanobu Fukuoka por ser esta persona un gran referente para mi y por que no hay mejores palabras para describir lo que también siento respecto a la alimentación natural o macrobiótica.

Un joven que había permanecido tres años en una de las cabañas de la montaña dijo un día:
“Sabe, cuando la gente habla de alimentación natural, ya no sé a qué se refieren”.
Cuando piensas en ello ves que todo el mundo está familiarizado con la expresión “alimentación natural”, pero sin comprender claramente lo que en realidad son los alimentos naturales. Hay quien cree que comer alimentos que no tengan aditivos o productos químicos es seguir una dieta natural, y hay otros que vagamente piensan que una dieta natural consiste en comer los alimentos tal como se encuentran en la naturaleza.
Si te cuestionas sobre si el uso del fuego y la sal en la cocina es o no natural, podríamos responder de las dos formas posibles. Si la dieta del hombre primitivo a base sólo de plantas y animales que vivían en estado salvaje es “natural”, entonces una dieta que incluya el fuego y la sal no puede considerarse natural.
Pero si se argumenta que el conocimiento adquirido en tiempos remotos sobre el uso del fuego y la sal era el destino natural del hombre entonces la comida preparada con éstos es perfectamente natural.
¿Es buena la comida a la que se han aplicado las técnicas humanas de preparación, o debemos considerar buenos los alimentos en estado salvaje tal y como se encuentran en la  naturaleza?
¿Podemos decir que son naturales los alimentos cultivados?
¿Dónde ponemos la línea divisoria entre lo natural y lo no natural’?
Puede decirse que en el Japón el término “dieta natural” surgió de las enseñanzas de Sagen Ishizuka durante la era Meijí. Su teoría fue luego redefinida y mejorada posteriormente por los Sres. Sakurazawa (George Ohsawa) y Niki.

El camino de la nutrición, conocido en Occidente como Macrobiótica, está basado en la teoría de la no-dualidad y en los conceptos yin-yang del I Ching. Puesto que con ello suele entenderse una dieta a base de arroz integral, se considera que una dieta natural consiste en consumir cereales integrales y hortalizas. La alimentación natural, sin embargo no puede reducirse únicamente a un vegetarianismo con arroz integral.
Así pues, ¿en qué consiste?.
La razón de toda confusión es que hay dos formas de conocimiento humano: discriminante y no-discriminante
(Se trata de una distinción hecha por muchos filósofos orientales. El conocimiento discriminante proviene de un intelecto inquieto y analítico deseoso de enmarcar la experiencia dentro de un esquema lógico. El Sr. Fukuoka cree que en este proceso el individuo se aparta de la naturaleza. Es la “verdad y el juicio limitados”
El conocimiento no-discriminante surge sin esfuerzo consciente por parte del individuo
cuando se acepta la experiencia tal como es sin ser interpretada por el intelecto. Aunque el
conocimiento discriminante es esencial para analizar los problemas prácticos del mundo, el Sr. Fukuoka cree que en último término proporciona una perspectiva demasiado limitada).
La gente suele creer que el conocimiento verdadero del mundo sólo es posible por medio del conocimiento discriminante. Por lo tanto, la palabra “natural”, tal como suele usarse denota la naturaleza tal como la percibe el intelecto discriminante. Niego la imagen vacía de la naturaleza tal como la crea el intelecto humano, y la distingo claramente de la misma naturaleza tal como la experimenta el entendimiento no discriminante.

Si erradicamos la falsa concepción de la naturaleza creo que desaparecerán las raíces del desorden mundial.
En Occidente la ciencia natural se desarrolló a partir del conocimiento discriminante: en Oriente la filosofía del yin-yang y la del I Ching se desarrollaron a partir de la misma fuente.

Pero la verdad científica nunca puede alcanzar la verdad absoluta, y las filosofías después de todo no son más que interpretaciones del mundo. La naturaleza tal como accede a ella el conocimiento científico es una naturaleza que ha sido destruida, es un fantasma con esqueleto pero sin alma. La naturaleza tal como la aborda el conocimiento filosófico, es una teoría creada sin especulación humana, un fantasma con alma
pero sin estructura. El conocimiento no-discriminante sólo puede tener lugar a través de la intuición, aunque la gente intente enmarcarlo dentro de un ámbito más familiar llamándolo “instinto’. Se trata de un conocimiento procedente de una fuente innombrable. Para conocer la verdadera naturaleza hay que
abandonar la mente discriminante y trascender el mundo de la relatividad. Desde el inicio no hay este ni oeste, no hay cuatro estaciones, no hay yin ni yang.
Al llegar a este punto el joven preguntó: “Entonces usted no sólo niega la ciencia natural, sino que además niega las filosofías orientales basadas en el yin-yang y el I Ching?”
La ciencia y la filosofía tienen su valor como recursos temporales o como indicadores direccionales, le dije, pero no deben considerarse como los logros más elevados. Las verdades científicas y las filosofías son conceptos del mundo relativo y es en éste en el que son verdaderos y tienen valor. Por ejemplo, para la gente actual que se desenvuelve en el mundo relativo, rompiendo el orden de la naturaleza y contribuyendo así al desequilibrio de su propio cuerpo y espíritu, el sistema yin-yang puede servir como un indicador conveniente y efectivo hacia la restauración del orden.
Estos caminos pueden considerarse teorías útiles para ayudar a la gente a lograr una dieta resumida y compacta hasta que lleguen a una dieta natural. Pero cuando te das cuenta de que el eventual fin humano está en trascender el mundo de lo relativo en actuar en un reino de libertad, entonces es poco afortunado avanzar ligado a teorías.

Cuando el individuo es capaz de entrar en un mundo en que los dos aspectos del yin- yang vuelven a su unidad original, entonces la misión de estos símbolos ya ha llegado a su fin.
Un joven que acababa de llegar dijo: Si llegas a ser una persona “natural” ¿puedes entonces comer cualquier cosa que quieras?”

Si esperas un mundo claro al otro lado del túnel, la oscuridad de éste se te hará patente en todo su recorrido. Cuando ya no deseas comer algo sabroso, puedes entonces saborear el verdadero sabor de lo que estás comiendo. Es fácil poner sobre la mesa los alimentos sencillos que componen una dieta natural, pero los que pueden disfrutar de tal festín son pocos.

MASANOBU FUKUOKA (en las fotos) : “La revolución de una brizna de paja”

LOS CINCO ELEMENTOS EN LA MACROBIÓTICA (O LAS CINCO TRANSFORMACIONES DE LA MEDICINA ORIENTAL)

5_ELEMENTOS - copia

Hace más de dos mil años los sabios chinos formularon una teoría con la cual pretendían explicar las fases del cambio. Estos antiguos filósofos comenzaron con la premisa de que el cambio ocurre de una manera ordenada y previsible. Observaron la naturaleza y vieron que las estaciones se sucedían en un ciclo ordenado; que el crecimiento y desarrollo de los seres humanos también tenía lugar de una forma orgánica y ordenada, es decir, desde la infancia a la pubertad, a la adolescencia, a la edad adulta y a la vejez.
La psicología personal también parecía seguir patrones constantes.
Una idea evoluciona pasando por ciertas fases claras en el camino a convertirse en una realidad. El cambio no es algo que se produzca al azar, dijeron los sabios antiguos, sino un proceso ordenado, una evolución.
Los chinos formularon la teoría del cambio y la llamaron Cinco Elementos, o Cinco Transformaciones.
Igual que la mayor parte del pensamiento oriental, las Cinco Transformaciones reflejan la capacidad china para clasificar los fenómenos y al mismo tiempo mantenerse flexibles. La teoría se ha aplicado a la curación, la psicología personal, la agricultura, la economía y la política. Se ha empleado para tratar la enfermedad, pronosticar el tiempo y adivinar la suerte personal. En resumen, es una cosmología, un intento por entender la vida y el Universo.

En su forma más abstracta, la teoría de las Cinco Transformaciones postula que todo cambio ocurre en cinco fases. Cada fase está asociada con un determinado elemento de la naturaleza: fuego, tierra, metal, agua o madera.
El proceso comienza con la inspiración original, el mundo de las ideas. En esa fase la cosa en cuestión es aún amorfa, plástica, y sin embargo posee la energía necesaria para inspirar la acción. Los sabios buscaron una analogía en la naturaleza y encontraron el fuego que, aunque muy amorfo,
posee sin embargo una gran energía que inspira el cambio. Desde el estado de fuego, el ciclo avanza hacia un estado más sólido, más asentado, en el cual la idea comienza a tomar forma como realidad perceptible.
Esa fase se llama tierra, y a partir de ella el proceso avanza hacia su forma
más densa y material, el metal. El estado metálico sugiere la mayor condensación o «yanguización» del proceso, en la cual la idea arraiga firmemente en el mundo material. La cosa en cuestión nace. Es real. Desde la fase del metal, el proceso continúa hacia el agua, su estadio más flexible y perdurable. El agua significa la continuidad del cambio hacia un objetivo concreto, porque el agua siempre está fluyendo hacia el mar. Desde la fase del agua, el proceso evolutivo entra en la fase de la
madera, en la cual vemos los frutos del sueño. Aquí la inspiración original ha pasado su desarrollo necesario para producir recompensas. Madera significa la culminación del ciclo, porque la madera no sólo da frutos sino que también fertiliza el suelo con sus hojas, semillas y frutos no consumidos, para enriquecer el suelo y comenzar nuevamente el proceso de regeneración.
Si tuviéramos que aplicar la teoría de las Cinco Transformaciones a los negocios, a una zapatería por ejemplo, diríamos que la fase del fuego es el momento en que la idea seminal surge en la mente del futuro propietario o propietaria. Ese es el momento de la inspiración original, el momento
de gran entusiasmo que surge con el nacimiento de una nueva idea. La fase de la tierra marca el estadio en que el propietario hace los planes para su negocio y toma medidas para la financiación. Ya ha llevado su idea desde el dominio de lo abstracto al dominio práctico o terrenal. La fase del metal es la apertura de las puertas al público. La idea ya es realidad en todas sus dimensiones; la persona ya está vendiendo zapatos. La fase del agua significa el proceso diario de llevar el negocio, de seguir con el negocio y tratar con el público, hazaña que requiere gran flexibilidad (la flexibilidad del agua), aguante e ingenio. El propietario o la propietaria de la zapatería debe ahora perseverar mientras
mantiene su vista en el objetivo original, a saber, el éxito del negocio. La fase de la madera trae ese éxito, es la fase en la cual la empresa da frutos. La zapatería no sólo no está en números rojos sino que está generando dinero más que suficiente para el propietario, sus empleados y la comunidad. De la fase de la madera, el ciclo continúa con la de fuego, el nacimiento de una nueva idea y con ella un nuevo ciclo de cambio.

Si bien los Cinco Elementos o las Cinco Transformaciones tienen tradicionalmente una amplia aplicación, ceñiré el análisis a la salud y al desarrollo de la personalidad. Por lo que respecta a la salud, las Cinco Transformaciones revelan el modo como la energía se mueve por el cuerpo, nutriendo a cada sistema orgánico de una manera ordenada y metódica. Porque el cuerpo se puede
entender como un sistema de circuitos integrados en el cual el ki o fuerza vital circula continuadamente por el organismo según un patrón ordenado. La salud es el estado en el cual el ki fluye sin impedimentos por el organismo, nutriendo así cada órgano y cada célula del cuerpo.
El esquema es el mismo: fuego, tierra, metal, agua y madera. Por lo que respecta a la salud física, cada elemento está asociado con un grupo de órganos, los cuales, a su vez, se nutren mutuamente y forman un todo integrado.

Las cinco fases y sus sistemas orgánicos relacionados son los siguientes:
Fuego: El corazón, el sistema circulatorio y el intestino delgado. El corazón y el intestino delgado están unidos, y en la medicina oriental se consideran sistemas orgánicos relacionados. Se considera que se nutren mutuamente. El corazón es el órgano contraído, o yang, mientras que el intestino delgado es el órgano expandido, o. yin. Mientras se nutren mutuamente también pasan la energía a la fase tierra. Por este motivo decimos que los órganos fuego son la madre de los órganos tierra, porque les proporcionan fuerza vital.
Tierra: El estómago, el bazo y el páncreas. Los órganos tierra son la madre de los órganos metal.
Metal: Los pulmones y el intestino grueso. Los órganos metal son la madre de los órganos agua.
Agua: Los riñones y la vejiga. Los órganos agua son la madre de los órganos madera.
Madera: El hígado y la vesícula biliar. Los órganos madera son la madre de los órganos fuego, es decir, el corazón, el sistema circulatorio y el intestino delgado. Con esto se completa el ciclo, que no se cierra sino que continúa.

Si todos los elementos están trabajando de manera óptima, no aparece ningún síntoma y la salud es óptima. Si, por otro lado, una o más fases están obstruyendo la energía, el sistema orgánico correspondiente va a sufrir. En consecuencia, aquellas personas que dañan su hígado suelen sufrir problemas cardiacos y del intestino delgado, mientras que aquellas que dañan su bazo, estómago y páncreas también sufren enfermedades del intestino grueso y pulmones.
Al mirar el cuerpo según las Cinco Transformaciones, podemos ver fácilmente la armonía dentro de los sistemas humanos y conocer la importancia de cada órgano para el cuerpo en cuanto un todo.
Por ejemplo, lo normal sería decir que la digestión la realizan el estómago y los intestinos, pero según las Cinco Transformaciones, la digestión depende absolutamente del sano funcionamiento del bazo.
Sabemos que, desde el punto de vista biológico, el bazo filtra y elimina de la sangre las células dañadas y muertas y le aporta células inmunitarias, como los linfocitos y otros glóbulos blancos. En la medicina occidental, el bazo no se considera esencial para la vida y suele extirparse quirúrgicamente, como en el caso de ciertos cánceres y otros trastornos.
La medicina oriental, en cambio, considera el bazo uno de los órganos más importantes y esenciales para el funcionamiento ordenado de la vida. La energía del bazo, es decir el ki emanado del bazo, rige el movimiento del alimento durante la digestión. La energía del bazo ayuda a transportar el alimento por el intestino. Mientras hace esto también ayuda al intestino delgado a convertir la esencia del alimento, es decir los nutrientes esenciales, en sangre y ki. El bazo envía ki a los pulmones y al intestino grueso. De esa manera nutre estos órganos con fuerza vital, haciendo posible la respiración y la eliminación de los desechos. La energía debe emanar libremente desde el bazo para nutrir de forma adecuada los pulmones y el intestino grueso. Esta energía del bazo es necesaria para crear la peristalsis y hacer avanzar los desechos por el intestino hasta salir del cuerpo.
Usted podría decirse: «Pero yo pensaba que el intestino hace eso solo». Si mirara estrictamente el intestino, podría tener razón, pero el grado de capacidad del intestino para realizar la peristalsis depende de la energía que recibe del bazo.
Normalmente, si el bazo tiene problemas, habrá exceso de gases, acidez estomacal o algún otro problema digestivo, como la acedía, por ejemplo. Si hay problemas de digestión, por lo tanto, hemos de tratar el tracto intestinal y también el elemento tierra. La energía del bazo necesita que en el cuerpo haya un ambiente alcalino. Cuanto más ácida está la sangre, más sufre el bazo. Por lo tanto, para la salud del bazo es esencial masticar bien los alimentos, ya que la saliva es una sustancia alcalina. Cuanto menos se mastica, menos saliva impregna los alimentos y peor es la
salud del bazo.
Según la medicina oriental, la energía del bazo también rige la sangre. Cuando hay hemorragia del útero o cualquier otro problema con pérdida de sangre, la medicina oriental recomienda tratar el bazo, porque el bazo contiene y canaliza la sangre por el cuerpo. Si la energía del bazo es débil, la sangre se saldrá de sus capilares produciendo hemorragia en alguna parte blanda del cuerpo.
Si el bazo, el estómago y el páncreas son estimulados excesivamente durante un tiempo, finalmente se debilitarán tanto que serán incapaces de hacer pasar la energía a los pulmones e intestino grueso, haciendo a su vez sufrir a estos órganos.
La relación entre el bazo y el intestino grueso es esencialmente la misma que existe entre el intestino grueso y los riñones; los riñones y el hígado; el hígado y el corazón, y el corazón y el bazo. Cada uno nutre al otro con ki, haciendo posible su funcionamiento óptimo.
En este ciclo nutritivo, la energía avanza en el sentido de las manecillas del reloj, desde el elemento fuego a la tierra, al metal, al agua, a la madera y nuevamente al fuego. Este ciclo nutritivo proporciona cantidades óptimas de fuerza vital para que cada grupo de órganos funcione bien.

Pero hay otro ciclo complementario llamado Ko o ciclo controlador, en el cual los sistemas de órganos se mantienen controlados, limitados. De esta manera, cada grupo de órganos se mantiene en equilibrio con los demás del sistema. En el ciclo controlador la energía se mueve dentro de los
Cinco Elementos o las Cinco Transformaciones, circula y sirve para mantener a cada órgano dentro de los límites prescritos.
El agua que corre por un río tiene poder debido a dos factores: su caudal o cantidad de agua que nutre el río (esto se corresponde con el ciclo nutritivo de los Cinco Elementos o Cinco Transformaciones); y la presencia de fuertes riberas, que ofrecen límites al agua y de esta manera le dan dirección, poder y velocidad. Si la ribera cede, o si el nivel del agua supera la altura de la ribera, el agua ya no tiene el mismo poder ni orden. Simplemente inunda una zona y se asienta hasta que por último retrocede. El movimiento disminuye bruscamente y se detiene, hasta que la evaporación o la gravedad llevan al agua en otras direcciones. Mientras se impongan límites al agua, tiene un poder tremendo para mover obstáculos o impulsar bombas hidroeléctricas para generar electricidad.
El Ko, o ciclo controlador, funciona de la misma manera. El ciclo controlador equilibra el organismo manteniendo los límites de la energía que fluye hacia los sistemas de órganos. Mientras la energía circula en el sentido de las manecillas del reloj dentro del ciclo nutritivo, el ciclo controlador la hace moverse dentro del círculo de los Cinco Elementos o Cinco Transformaciones.

Concretamente el ki, o fuerza vital, se mueve dentro del ciclo controlador de la siguiente manera:
El fuego controla el metal: El funcionamiento del corazón y del intestino delgado controla o limita la energía dentro de los pulmones e intestino grueso.
La tierra controla el agua: El funcionamiento del estómago, bazo y páncreas limita o controla la energía implícita en los riñones y la vejiga.
El metal controla la madera: El funcionamiento de los pulmones y del intestino grueso controla o limita la energía que circula por el hígado y la vesícula biliar.
El agua controla el fuego: El funcionamiento de los riñones y la vejiga controla la energía implícita en el corazón y el intestino delgado.
La madera controla la tierra: El funcionamiento del hígado y la vesícula biliar controla la energía que circula por el estómago, bazo y páncreas.

El ciclo controlador es esencial para los fines de la curación. Veamos un ejemplo. En el caso de la diarrea, el elemento metal (pulmones e intestino grueso) puede estar hiperactivo. Esto suele deberse a un exceso de energía en el bazo, el cual pasa ese exceso al intestino grueso produciéndole
hiperactividad. El desequilibrio del bazo puede estar causado por un consumo excesivo de dulces, o demasiados zumos de fruta o alcohol, o por alguna otra substancia yin que excita el bazo haciéndolo
trabajar demasiado, a la vez que estimula excesivamente el intestino grueso. Cuando el elemento metal está hiperactivo, controla o disminuye la energía que va hacia el elemento madera, el hígado y la vesícula biliar. Entonces se reduce el funcionamiento del hígado. El corazón y el intestino delgado (elemento fuego) también se debilitan, porque el elemento fuego está nutrido por el hígado y la vesícula biliar, que no pueden pasar mucha energía al funcionamiento del corazón e intestino delgado. Esto va a provocar una variedad de problemas digestivos y mala asimilación de los elementos nutritivos. El verdadero problema está en el bazo, que deberá tratarse eliminando los alimentos y bebidas con azúcar, y aumentando el consumo de alimentos alcalinizantes (sopa de miso,
caldo de tamari, cereales integrales bien masticados y diversas verduras).

Otro ejemplo claro de cómo el ciclo controlador afecta a otro sistema de órganos es la relación entre los elementos agua y fuego.
Con frecuencia se consume demasiada sal, lo cual es causa de trastornos renales. El funcionamiento de los riñones y la vejiga (elemento agua) controla el funcionamiento del corazón e intestino delgado (elemento fuego). Por consiguiente, los trastornos renales, sobre todo los provocados por exceso de sal, son causa de enfermedades del elemento fuego, como enfermedades cardiacas e hipertensión. Si deseamos tratar este trastorno, hemos de tratar el elemento controlador, que en este caso es el elemento agua. Reduciendo tajantemente el consumo de sal, aceites y grasas, y aumentando el ejercicio aeróbico suave (elemento fuego), fortalecemos a la vez los elementos agua y fuego y sus correspondientes sistemas de órganos.
Para practicar la diagnosis oriental, hemos de tener conciencia de la pasmosa integración que existe en el cuerpo humano. Hemos de tener conciencia de los problemas físicos inmediatos y de sus causas, pero también de las relaciones subyacentes implicadas en las causas de un problema. Los Cinco Elementos o Cinco Transformaciones nos ofrecen la clave para esta comprensión más profunda. Por este motivo, los Cinco Elementos o Cinco Transformaciones formaron los cimientos de la medicina oriental y de muchos de sus principios filosóficos. Son la base para comprender la salud humana y, de esta forma, el cambio natural.

Cursos de macrobiótica y Medicina Oriental en Llíber (Alicante) y en Cubelles (Barcelona).

+Info: agnesmacrobiotica@gmail.com

Tlf: 638 893 371

Bibliografía: Cómo leer el cuerpo de Wataru Ohashi.

LA EFICACIA DE LA MACROBIÓTICA FRENTE A OTRAS OPCIONES

miso2
sopa soba
sushi_mijo

La macrobiótica, entendida como el conjunto compuesto por alimentación, estilo de vida y sistema filosófico basado en la medicina oriental puede aportar grandes cambios, tanto a corto como a largo plazo en personas que la practican.

Esta transformación que muchas personas, cada vez más, hemos experimentado sobre todo durante la primera época (que puede ser de varios meses o años, se debe básicamente al cambio de dieta, a la incorporación de hábitos saludables como el ejercicio y a la introspección necesaria para revisar nuestras necesidades, ciertas creencias y aspectos de la vida que también necesitan un cambio para facilitar esta transformación individual mediante nuestra actitud.

Nada nuevo ni diferente con respecto a otras propuestas de bienestar que también incluyen dieta, ejercicio y trabajo interior a través de la terapia y/o estilo de vida. La gran mayoría de las dietas funcionan y aportan una notable mejoría, se llamen como se llamen. Esto nos lleva a deducir que en un principio no es el tipo específico de dieta, ni de ejercicio, ni de estilo de vida en cuestión el que opera “milagros” en nuestro cuerpo-mente sino nuestra propia voluntad de cambio y los cambios de hábitos en sí que nos estamos aplicando. A menudo es más importante para nuestro bienestar momentáneo lo que dejamos de comer, incorporar movimiento y más creatividad en nuestra rutina, concedernos un espacio personal y revisar las actitudes que merman nuestra felicidad que lo que comemos exactamente (dentro del abanico de productos saludables, claro) y que el tipo de ejercicio o disciplina cuerpo-mente-espíritu que practicamos.

Reflexión sobre diferentes maneras de comer

Las dietas convencionales, por ejemplo ir a la dietista para quitarse unos cuantos kilos o mantener el peso adecuado, analizan los alimentos y su combinación para formar los menús en base al aporte de nutrientes estipulado como adecuado para cubrir las necesidades del organismo sin tener en cuenta si estos alimentos son ecológicos o no, si son refinados o no y sin valorar el estado energético que crea su consumo a medio y largo plazo. Sólo contemplan el efecto de los alimentos a nivel de peso y masa corporal siguiendo cánones físicos, a menudo establecidos como estéticos por la industria de la moda.

Otras dietas, aunque sean extremistas, pueden ayudar a corto plazo a equilibrar una condición muy desajustada y por tanto extrema, como por ejemplo una dieta crudi-vegana ayuda a relajar, enfriar y desintoxicar una condición muy tensa y con demasiado calor interno producida por el excesivo consumo de carne, embutidos, huevos, sal y estilos de cocción contractivos con mucho fuego (barbacoa, horno, ahumado, proteína animal madurada y conservada en sal). A medio o largo plazo, dependiendo de la constitución de la persona, estas dietas a base de alimentos vegetales crudos, pueden debilitar a la gran mayoría creando frio interno, apagar el fuego digestivo, apagar la libido, etc.

El veganismo, muy noble en su causa de erradicar el sufrimiento animal evitando su asesinato y consumo, a menudo no concede importancia ni al origen de los alimentos, ni a su calidad, ni a cómo afectan los alimentos a la salud humana y por eso existen personas que lo dejan al sentirse debilitadas o no entender el proceso de cambio que se está dando en su fisiología al haber dejado de comer proteína animal o por haber detectado en analíticas niveles bajos de b12, hierro y/o vitamina D. Es posible comer vegano sin carencias o debilidad, ni a medio ni a largo plazo, y de hecho muchas personas lo consiguen estudiando  cómo elaborar menús equilibrados y comiendo alimentos bien cocinados que nutren.

Las numerosas teorías (o modas) alimentarias de hoy día se contradicen entre sí y esto hace que las personas que se inician entren en confusión. Algunas afirman que hay que comer los alimentos crudos porque así están vivos, otras que los crudos al ser muy yin, acidifican y es mejor cocinarlos para quitarles esa acidez y yanguizarlos. Algunas veces se recomienda tomar la fruta entre comidas y otras tomarlas antes de las comidas o tomar poca fruta. Hay quien afirma que no podemos vivir sin proteína animal y quien prescinde totalmente de ella. Los adeptos a los lácteos ensalzan su contenido en calcio mientras que los que están en contra de los lácteos dicen que su calcio no tan asimilable  como el calcio vegetal que aportan almendras, hojas verdes, algas, etc. Para algunas personas el trigo es un alimento ancestral sagrado y para otras, es un veneno tanto por su contenido en gluten como por las modificaciones genéticas a las que ha sido sometido.

Podría seguir describiendo teorías ya que hay muchas muy convincentes.

El simple hecho de cambiar alimentos precocinados, con conservantes, colorantes y pesticidas por verduras frescas y alimentos ecológicos en general proporciona un impacto muy positivo en el organismo que hace que las personas se sientan mejor en poco tiempo.

Esta mejoría viene dada, tal y como describe Mariano Bueno, porque se da prioridad a alimentos regeneradores (que tienen efectos positivos en los procesos metabólicos o biológicos y se les reconoce efectos claramente preventivos de ciertos trastornos de salud o incluso terapéuticos para ciertas dolencias) y a alimentos generadores de vida (imprescindibles para la vida que predisponen a gozar de buena salud) y se reducen o eliminan los alimentos degeneradores (que alteran de forma negativa los procesos biológicos o contienen sustancias potencialmente nocivas o tóxicas), los cuales se reducen a cantidades mínimas o se eliminan completamente de la dieta. Así, se clasifica los alimentos según su aportación global positiva o negativa y a sus efectos nutritivos y saludables.

En la macrobiótica los alimentos degeneradores coinciden con los eliminados de la gran mayoría de las dietas saludables. Son: harinas refinadas, arroz blanco, azúcar blanco, aperitivos salados (patatas fritas, snacks, cacahuetes fritos o muy tostados, leche de vaca y productos lácteos muy procesados con aditivos y azucarados o con edulcorantes químicos, grasas animales y vegetales saturadas o hidrogenadas, carnes procesadas (salchichas, embutidos…), carnes rojas y requemadas, bebidas azucaradas o con edulcorantes, café torrefacto, alcohol sin moderación.

¿En qué se diferencia la macrobiótica de las opciones anteriores?

La macrobiótica da mucha importancia a qué se come, cómo se come, qué propiedades y cualidad energética tienen los alimentos y sustancias que incorporamos a través del medio-ambiente a nuestro organismo. Los clasifica en Yin (expansivos), Yang (contractivos), en alimentos que calientan, enfrían o tienen un efecto neutro, y además tiene en cuenta cómo cambian estas cualidades primarias al ser preparados en diferentes estilos de cocción, al combinarlos entre sí y cómo influyen los diferentes cortes en el caso de las verduras en su sabor y sinergia con nuestro organismo.

……………………………………Extremo expansivo (YIN)…………………………………

Drogas y la mayor parte de los medicamentos.

Productos químicos

Bebidas alcohólicas.

Azúcar refinado.

Complementos vitamínicos.

Edulcorantes: miel, melazas

Jalea real y polen.

Bebidas aromáticas y estimulantes: café, té, menta…

Especias.

Zumos de fruta.

Aceites.

Frutas tropicales.

—————————————–

Frutas.

Lácteos blandos.

Frutos secos.

Vegetales de origen primitivo y tropical: setas, espárragos, solanáceas…

Germinados.

Verduras de hoja.

Verduras redondas.

Raíces.

Semillas.

Legumbres.

Cereales integrales.

Pescado.

—————————————–

Marisco.

Aves.

Quesos curados.

Mamíferos.

Huevos.

Salsa de soja, miso, umeboshi.

Sal marina.

………………………………….Extremo contractivo (YANG)……………………………….

La macrobiótica recomienda consumir mayormente, en porcentajes flexibles y adaptados a cada circunstancia los alimentos en verde del diagrama anterior.

La diferencia fundamental entre la macrobiótica y otros sistemas dietéticos estriba en que ante todo en que no es puramente una dieta sino un acercamiento a las leyes dialécticas del Orden del Universo. Contiene una alimentación preventiva que no considera los desajustes de salud como un enemigo que hay que combatir sino como una ruptura en primera instancia de un equilibrio (sodio/potasio, yin/yang, positivo/negativo, etc). La macrobiótica se desarrolla a través de la comprensión del Principio Único y aplica conocimientos de nutrición para equilibrar la condición física y fisiología de nuestros órganos y sistemas corporales, así como nuestra condición mental (por ejemplo, ayuda a centrar a una persona dispersa).

¿Por qué funciona la macrobiótica?

La macrobiótica funciona porque no sigue dogmas ni estándares estrictos y cambia sus pautas al ritmo de los cambios físicos, mentales y ambientales de cada persona. La macrobiótica nos puede acompañar toda la vida ya que se adapta a ella y a sus circunstancias.

Cuando una persona inicia un cambio de alimentación se valora su constitución, su condición, su momento y su proceso individual. Se la guía con un esquema que se puede aplicar para regularse durante unos meses y a medida que se va sintiendo mejor y también cambia su estado energético, sigue cambiando el conjunto de su alimentación por sí misma a través del estudio y de la auto-observación. En el marco de la macrobiótica medicinal nos hacemos cargo y nos responsabilizamos de nuestro propio proceso en vez de derivar esta responsabilidad en otra persona. Es una medicina del cuerpo entero. La enfermedad es considerada como una advertencia, como un signo amistoso.

La  macrobiótica anima a la auto-reflexión, estimula la consciencia del sí-mismo, la maestría del sí-mismo. Es una vida-alimentación-sanación para la liberación. En la macrobiótica es la persona quien se ha de sanar a sí misma y ser totalmente responsable de sí misma sin depender de un médico, nutricionista o terapeuta. La curación macrobiótica empieza por la auto-reflexión, aunque ésta no se refiere sólo la enfermedad física, sino que se ha de revisar y cuestionar todas nuestras actitudes, nuestros pensamientos y creencias, nuestra alimentación y estilo de vida. La auto-reflexión es el principio básico de la macrobiótica y el auto-diagnóstico es su herramienta práctica.

En el caso de que exista una patología, la persona se puede cuestionar:

–       ¿Dónde se encuentra la causa?

–       ¿Está relacionada con la alimentación?

–       ¿Es de origen emocional?

–       ¿Es algo externo que me está afectando?

–       ¿Quién es responsable?

Tras descubrir la causa de la enfermedad se ha de proceder a un cambio radical en la dinámica de vida, en el comportamiento o actitud hacia las personas y nuestro entorno, pero el primer cambio ha de ser el cambio de alimentación.

Poco a poco, esta nueva alimentación influirá en los comportamientos y en nuestra percepción de un mundo más unido y universal que se irá imponiendo en nosotros de manera natural.

El reencuentro de la salud, una vida plena y longeva, confianza renovada debido a la pérdida de miedos ancestrales profundos son sólo algunos de los efectos de esta revolución interior.

Primeros pasos en la macrobiótica

Existen dos posibles opciones para dar los primeros pasos:

–          Cambiar de manera gradual y poco a poco.

–          Decir: ¡Stop! Y cambiar de manera drástica.

En cualquier caso, es importante dedicarse a estudiar tanto las bases filosóficas (el orden del Universo, el Principio único, las 5 transformaciones, algo de nutrición desde el punto de vista bioquímico, etc.) como practicar en la cocina, convirtiéndola en el templo de la casa donde una entrega una energía que a muy corto plazo le revertirá en cambios que intencionadamente o no, extenderá a su entorno.

Algunas personas que intentan cambiar radicalmente su alimentación hacia la macrobiótica pueden sentir que ésta no es adecuada para ellas y abandonan al cierto tiempo de practicar de manera rígida el estándar recomendado.  Las pautas a continuación son de ayuda para un inicio efectuando una transición más gradual que en muchos casos será más duradera.

1-      Reduce tu consumo de carne y productos cárnicos. Empieza por eliminar la carne roja y reduce la frecuencia a mensual de las ingestas de carne. De este modo, tus sistemas corporales y energéticos se ajustarán más suavemente al cambio. Sustituye el pollo, pavo y otras carnes blancas por pescado. Toma más legumbres.

2-      Reduce el consumo de hidratos de carbono refinados como los productos elaborados con harina blanca (pan, bollería, galletas…) y sobretodo sustituye el azúcar por endulzantes naturales como melazas de cereales, zumo concentrado de manzana, fruta seca…

3-      Elige productos de panadería integrales de los buenos (hechos con harinas ecológicas de buena calidad que no se han congelado, con levadura madre y no con mezclas de harinas reforzadas como los que venden en los supermercados).

4-      Reduce el consumo de lácteos, sustituyéndolos por  bebidas vegetales (leches vegetales: de arroz, avena, kamut, almendra, etc.), mayonesa de tofu o de soja, cremas para untar elaboradas con mantequillas de frutos secos y aprende a elaborar platos que emocionalmente te aportarán la misma energía que los lácteos como natillas veganas, quiche de tofu o queso vegetal, yogures de frutos secos…

5-      Cambia los cereales azucarados del desayuno por un buen müesli sin azúcar, naturalmente dulce a base de fruta seca como pasas, orejones, ciruelas pasas…

6-      Sustituye los bocatas por tentempiés hechos en casa que te aporten energía estable (sustituye el bocata de pan blanco por una torta de avena, por bolas de arroz).

7-      Sustituye las bebidas gaseosas químicas y azucaradas por tés naturales o jugos frescos de verduras.

8-      Toma regularmente comidas completas, asegurándote todos los nutrientes, es decir:

–          HIDRATOS DE CARBONO: cereales integrales (arroz, trigo, cebada, mijo, avena, centeno, maíz…) y derivados (pan, pastas y sémolas integrales, cus-cús, bulgur, copos…).

–          PROTEINAS: legumbres: garbanzos, lentejas, judías, habas, guisantes, soja blanca, verde o negra… y derivados: seitán, tofu, tempeh…Frutos secos.

–          LÍPIDOS: aceite de oliva, de sésamo, de maíz…  y mantequillas de frutos secos.

–          VITAMINAS: frutas y verduras incluyendo siempre una ración de verduras verdes poco cocinadas o crudas.

–          MINERALES: usa una pequeña cantidad de algas en cada comida, semillas (sésamo, calabaza, girasol), verduras…

9-     De manera gradual y a medida que el organismo se limpia de toxinas y memorias de alimentos procesados y quimicalizados, aumenta el gusto por comer alimentos tal y como nos los da la tierra: integrales, con vida; la papilas gustativas recuperan su sensibilidad y sentimos el efecto no solo físico sino también energético de cualquier alimento con mayor intensidad.

10- Haz que los cambios que has incorporado sean una prioridad para ti, evitando que los antiguos hábitos se vuelvan a hacer sitio en tu vida. Si llegara a suceder, es útil que recuerdes que esto forma también parte del proceso de transición hacia una vida más saludable en todos los aspectos de tu ser y que no significa que estés fallando en tu proceso de cambio o de afianzar la dieta macrobiótica en tu vida. Después de una temporada prescindiendo de alimentos procesados, refinados, quimicalizados y extremos y comiendo macrobióticamente, nuestro organismo aprende a asociar sensaciones placenteras a comer de esta manera. Entonces las apetencias por la comida basura o procesada disminuyen hasta desaparecer. Esto, aparte de por haber cambiado nuestras memorias celulares, sucede también debido a que comiendo alimentos integrales de manera adecuada a nuestras características personales, se equilibra el nivel de azúcar en sangre. Este momento en el que nuestra mente ya no vibra con alimentos basura, es el momento en que empezamos a comer con libertad infinita en vez de mecánicamente o compulsivamente.

Recuerda que cualquier transformación desde la propia experiencia es un proceso que requiere de tiempo para encarnarse. La adopción meramente intelectual de teorías e incluso de prácticas sin dar tiempo a que se conviertan en parte de la esencia de una misma no son cambios sólidos, ni duraderos, ni honestos. El cambio de una alimentación convencional moderna a la macrobiótica requiere de mucha perseverancia. En este viaje pueden aparecer tanto etapas en las que te sientas maravillosamente como etapas más difíciles que parezcan frustrantes, la mente puede entrar en confusión y querer volver atrás buscando excusas para volver a consumir alimentos dañinos.

George Ohsawa enseñó que “cuanto mayor es la dificultad, mayor es también la satisfacción”. Esto se puede aplicar a cualquier tema que una trata de controlar.

Una de las mejores lecciones que me ha dado la macrobiótica y que me sigue dando después de tantos años es que hay que afinar en el arte de disminuir el ritmo en la vida cotidiana. Readaptar los ritmos de la vida moderna a los de la naturaleza para recuperar la paz y el sentido de pertenencia a un proceso atemporal y eterno.

Preparar un menú macrobiótico va más allá de la simple cocina. Implica presencia y práctica del “aquí y ahora”, es pura alquimia que va más allá del alimento en sí. Es una forma de meditación activa que incorpora el ritual cotidiano que nos nutre y sustenta la vida. Esto es algo que no se puede comprar, que no se puede obtener con dinero sino con la constancia y la dedicación.

Más información sobre consultas y cursos de macrobiótica:

agnesmacrobiotica@gmail.com

TLF: 638  893 371

 

CÓMO CONVERTIR RECETAS TRADICIONALES EN MACROBIÓTICAS

Una de las cuestiones que más preocupan a las personas que quieren cambiar su dieta diaria para hacerla acorde con los principios que rigen la macrobiótica, bien porque están enfermos o porque quieren ganar en salud, es cómo afrontar el día a día en la cocina con los conocimientos culinarios tradicionales. Si se conocen algunos trucos y equivalencias, es fácil convertir un plato dulce o salado en uno macrobiótico: más sano, equilibrado y menos calórico.

Alimentos macrobióticos

La macrobiótica tiene como principio fundamental el equilibrio nutricional y analiza qué efectos tiene lo que ingerimos en nuestro organismo. Básicamente propone alimentos poco o nada procesados por la industria alimentaria, ecológicos, integrales y de producción local. Prioriza el cereal en grano, las verduras y frutas, las proteínas vegetales (entre las que se incluyen las legumbres), las algas, las semillas.

No prohíbe nada, pero generalmente no recomienda el consumo de carnes animales (salvo el pescado y crustáceos), ni lácteos, ni azúcares procesadas, ni alcohol, y tampoco las solanáceas (patatas, tomates, berenjenas). Como nos explica la consultora macrobiótica Agnes Pérez “Los alimentos solanáceos pueden extraer sutilmente el calcio de los huesos y depositarlo en las articulaciones, riñones, arterias y otras zonas del cuerpo“.

Como alimentos extraños para algunos occidentales incluye diariamente fermentados como el miso, la salsa de soja (tamari o shoyu), la ciruela umeboshi, las verduras en piclkes (fermentadas con sal), el gomasio (sésamo con sal) o la tekka (miso, loto, zanahorias, bardana, aceite de sésamo). Y nuevas maneras de endulzar: amasake y siropes de cereales y frutas. Propone un sistema equilibrado de nutrientes: 50% de verduras variadas, 30% de cereales y 20% de proteínas con un caldo de entrante. Todo acompañado de algas y algún pickle.

Cereales y legumbres para platos dulces y salados

croquetas
aea94-tortilla2blentejas2b22b-2bcopia
espigalls-paella2[1]


Poco hay que cambiar para hacer un arroz o unos macarrones, salvo que sean integrales y a ser posible ecológicos en ambos casos. Pero es muy interesante el uso de algunos cereales y legumbres para hacer platos dulces. Veamos algunos de ellos:

  • El mijo. Es un cereal muy desconocido, pero muy versátil a la hora de elaborar recetas tanto dulces como saladas. Cuando está cocido queda muy compacto, y esa característica lo convierte en ideal para elaborar albóndigas y para suplir a un bizcocho por ejemplo.
  • Azukis. Es una judía pequeña de color burdeos muy recomendable para personas con falta de vitalidad. Casa muy bien con la calabaza, pero también, añadiendo algo de cacao o algarroba y sirope de arroz, y triturada, puede convertirse en un pastel dulce muy sano.
  • Arroz dulce. Es una variedad de arroz glutinosa ideal para sushi por ejemplo. Como el mijo, convertible en albóndigas, masa de pizza o incluso pestiños junto con pipas tostadas. Con este arroz se elabora también el mochi, una especie de pastillas de arroz, que ralladas se pueden usar para sustituir al queso.
  • Polenta. También es poco conocido y tiene aplicaciones similares al mijo, salvo que se cuece mucho más rápido.

Probando con estas combinaciones es cuestión de echar imaginación. Por ejemplo: si tenemos una trituradora podemos hacer harinas de cereales y legumbres y emplearlas para hacer desde leches vegetales hasta pasta fresca.

Algas, proteínas vegetales y setas en potajes y guisos

TACOS_LENTEJAS (1)
arros_fesols
seitan-chimichurri

Quienes toman la macrobiótica como su patrón alimentario generalmente acaban por hacer muchas comidas veganas. De esta forma, en lugar de utilizar proteínas animales, se usan vegetales en croquetas, salchichas o embutidos, pero también en los guisos, con un resultado estupendo. Por ejemplo:

  • Seitán y tofu. Derivados del gluten de trigo y de la soja, respectivamente, pueden usarse como sustitutos de la carne en boloñesas o para hacer salchichas y hamburguesas vegetales, por ejemplo. También en cocidos y potajes. Absorben y aportan sabor a los caldos.
  • Algas. Aunque son verduras de mar son estupendas en potajes de legumbres. Sobre todo la hijiki, que junto con verduras, salsa de soja y algo de pimentón no tienen nada que envidiar a unas lentejas o garbanzos con chorizo, por ejemplo. El agar-agar se emplea como espesante y sustituto de la gelatina.
  • Las setas, sobre todo los boletus o las shiitake. En refritos dan un estupendo sabor que recuerda a la carne, tanto que puede hacerse una fabada vegana sin perder sabor.
  • El tempeh. Refrito en aceite de oliva o sésamo puede usarse para una carbonara en lugar de bacon.

Condimentos macrobióticos en la cocina diaria

gomasio
KUZZU
lotus-jengibre .copia
umeboshi_paste

Especias fuertes y caldos concentrados dejan paso a otros condimentos con mayor aporte alimenticio:

  • Miso. Es un fermentado de soja, cebada y/o arroz con beneficiosas propiedades entre las que destaca la disminución de productos químicos y toxinas que produce en el cuerpo. Es un excelente sustituto del caldo en cubitos.
  • Salsa de soja. En sus dos versiones: shoyu (con trigo) y tamari (más medicinal) se pueden usar en guisos, salteados y casi cualquier preparación culinaria como sustituto de la sal.
  • Umeboshi. En versión ciruela o pasta es un complemento estupendo para hacer salsas, patés y cremas como mayonesas o el hummus. En versión vinagre puede servir de aliño para verduras escaldadas o cereales.
  • Las semillas. Sésamo, pipas, amapola y otras semillas aportan sabor a aliños, salteados y guisos. El gomasio se hace con sésamo y sal sin refinar.
  • Salsa de tomate. En macrobiótica no se usa por norma general el tomate por ser una solanácea. Se puede sustituir por una salsa que lleva aceite, cebolla, zanahoria, remolacha, miso y laurel.

Versiones dulces de la cocina macrobiótica

galletaF - copia
92b31-p1000077
galleta7
e34bb-14b-copia

Parece difícil en principio que una dieta que restringe el azúcar tenga una repostería propia, pero es así. En general, para versionar dulces se puede sustituir el azúcar por sirope de arroz o cebada o manzana y combinarlo con cereales, verduras dulces como la calabaza o el boniato y legumbres.

Con algunos conocimientos sobre la composición de los alimentos (qué es proteína, hidratos) y algunos trucos para sustituir condimentos, solo hace falta algo de imaginación y destreza para convertir recetas de toda la vida en macrobióticas . Ganamos salud y sabor e incorporamos a la dieta múltiples beneficios.

Escrito por Helena García Morales – Pachamama.

Fotos de los platos: Agnès Pérez.

Más información sobre consultas y cursos de macrobiótica:

agnesmacrobiotica@gmail.com

Tlf: 638 893 371.

 

ALCANZAR LA FELICIDAD Y LA SALUD CON LA MACROBIÓTICA    

carolina-vignola-magallanes

Hay muchas personas que quieren alcanzar la felicidad y la salud, que quieren llegar a ser buenos macrobióticos, pero no lo consiguen. Giran alrededor de este objetivo durante un tiempo, mejoran pero luego
retroceden, y así pasan los años repitiendo los avances y las regresiones, esto se debe a que están influenciados por el pasado, por experiencias oscuras que han vivido, quizás en la relación con los padres, o con un novio o una novia.
Por ejemplo, suponga que ha viajado alguna vez a Madrid con su novio o novia. Allí vivieron experiencias que les hicieron felices o desdichados.
Diez años después va un día al cine con un amigo, y en la película aparece Madrid. Súbitamente empieza a recordar aquél momento de su pasado, se distrae  no disfruta ya del resto de la película.
Del mismo modo, en el supuesto de que trate usted de perfeccionarse, deberá estar en paz con su pasado si quiere vivir, en el futuro, en ese mundo de luz. Hay muchas personas que arrastran una oscura nube de recuerdos, o a veces, una conciencia culpable. La memoria se forma con nuestros pensamientos e ideas  a la vez influye en estos. De modo que la vibración de sus ideas estará en consonancia con la vibración de su memoria, y si ésta está sucia no podrán ser realmente felices ni sentirse limpios.
Si comen carne las vibraciones se hacen muy fuertes y el color del aura se tiñe de rojo.

¿Cuántas clases de vibraciones diferentes somos capaces de producir con el pensamiento?…
Observen, por favor.
(Pide a un espectador que suba, le hace sentar en una silla delante de él y le invita a quitarse las gafas).
Cierre los ojos y relájese… relájese…
(Le coloca el péndulo sobre la cabeza).
Respire por la nariz, con mucha calma y vaya borrando gradualmente sus pensamientos… respire naturalmente… su pensamiento se vacía… no tiene
imágenes (el péndulo se detiene transcurren varios segundos en completo silencio).
Ahora empiece a pensar en su novia, en lo bonita y encantadora que es.
Empiece a pensar en sus negocios, en las dificultades que se le presentan, las deudas, los problemas financieros, la posibilidad de que su compañía quiebre.
Piense ahora en la guerra, en los miles y miles de personas envueltas en ella, en las ciudades destruidas por los bombardeos y los incendios (el péndulo, que había empezado a girar suavemente, ha ido aumentando su movimiento hasta llegar a un punto máximo de agitación; a partir de aquí el movimiento empezará nuevamente a disminuir).

Como ha podido ver, la vibración cambia al cambiar los pensamientos. De igual modo, cuando está usted colmado de recuerdos infelices, su personalidad, es decir su vibración, no se serena y no puede usted ser feliz.
Por esta razón, aunque trate de comer macrobióticamente están surgiendo pensamientos, alucinaciones negativas.
Por eso les pido, por favor, que piensen:
“Hoy es un nuevo principio”.
Y mañana piensen otra vez:
“Hoy es un nuevo principio”.
Y así siempre, día tras día, porque cada día empieza todo de nuevo. Piensen además que hemos venido del infinito a través de millones de billones de años, y que estamos volviendo de nuevo al infinito.
Traten de hallar respuesta a estas preguntas:
¿Por qué hemos escogido este planeta?
¿Por qué hemos escogido esta época?
¿Qué les gustaría hacer en el transcurso de su vida?
¿Quizás desearían  hacer negocios, o ser maestros de escuela, o tal vez abogados?
¿Por qué han venido desde el infinito a través de millones de billones de años?…Todos lo hemos olvidado, y por eso todos nos preguntamos:
¿Qué hacer?
¿Algunos de ustedes podría responder a esta pregunta de por qué vinieron y cuál es el objetivo de su vida?
(El público da diversas respuestas)
­‐¿Prepararnos para la otra vida?
‐¿Ser útiles a los demás?
‐¿Para amar?
­‐¿Para contribuir al desarrollo integral de los demás?
‐¿Para morir?
‐¿Para desarrollar nuestra personalidad?
‐¿Para purificarnos?
(Hasta que un niño dice)
‐¿Para vivir?
Muy bien, para vivir. Tu respuesta es la más acertada.
A los niños no los han estropeado todavía con la educación, la conciencia social y los alimentos.
Y ahora te pregunto:
¿Cómo vivir?  ¿Qué es lo que te gustaría hacer cada día?
Seguramente vas a la escuela…
­‐Sí.
Pero vas porque tus padres te envían ¿no?
‐Sí.
¿Y si no tuvieras que ir a la escuela?
¿Qué haces cuando vuelves de ella?
­‐Juego.
Muy bien.
¿Y juegas solo o con amigos?
-­‐Las dos cosas.
Muy bien. Miren los pájaros, los animales y los peces. Ellos están jugando.
Ustedes están aquí para jugar, para jugar como seres humanos, con la Tierra como campo de juego.
Pero cuando vienen a esta vida para manifestarse y jugar como seres humanos se encuentran con muchas enfermedades. Quiere jugar, pero les ordenan:
“Estudia esto”.
“Haz aquello”,
“No pienses de este modo, sino de este otro”
Gradualmente van perdiendo su espontaneidad, van siendo esclavizados, condicionados cada vez más, hasta que se convierten en seres humanos domesticados.
Así que, cuando realmente quieren jugar se encuentran con que su compañero de juego está enfermo, o confundido mentalmente, o ustedes mismos están enfermos, y entonces el juego es imposible. ¿Qué podemos hacer frente a esta situación?
Ante todo conseguir que esos compañeros se hagan sanos y fuertes. Sólo así podrán ustedes jugar felizmente día y noche. Por lo tanto, divulguemos la macrobiótica…

Extraído de: Michio Kushi, Seminario de macrobiótica en Barcelona, 1977. 

Transcrito por Llucià Vila. Foto cedida por Carolina Vignola.

 

LA CONDICIÓN ÚNICA DE LA FELICIDAD (G.OHSAWA)

flores5
flores2
3cae7-ohsawa_115b15d

Hasta la edad de 70 años, y durante cincuenta años, no he dejado de caminar sobre una vía única, y me encuentro en un estado extremadamente calmo y gozoso: el Séptimo cielo. El universo del desarrollo infinito no se nos escapa nunca. Tampoco está muy lejos de nosotros. ¡Aseguraos de ello y ascended lentamente la vía única hasta su cima!

1. Existen diferentes métodos para iniciar una vida feliz. La mayoría de estos métodos provienen de Extremo Oriente y son espirituales y van desde el entrenamiento ascético de las diferentes religiones hasta técnicas gimnásticas físicas como el yoga…existen numerosos métodos científicos occidentales pero hay pocos que tengan como meta la felicidad. Un sabio suizo, Hilty, ha denominado su método: “La Felicidad”…

Pero se trata de una cultura espiritual, cristiana y moral que es difícil de aplicar a la perfección salvo para algunos.

Los métodos que afirman que podemos establecer la felicidad en una vida material mediante la revolución social o mediante acciones violentas emiten cheques sin provisiones. Muchas personas entenderán esto antes o después.

Aún no hemos encontrado el modo científico para obtener la felicidad, más bien al contrario. Lo que llamamos “una vida feliz” no puede existir a través de la ciencia.

El fin de la civilización científica se acompaña de la ruina de la humanidad entera en la guerra termonuclear.

A pesar de esto, sabéis que nunca menosprecio la revolución científica ni la revolución social. Y así, muchos afirman que soy un hombre que toma parte en la revolución científica y social. Y yo puedo afirmar con claridad que no soy un hombre contrario a las revoluciones sociales, ni a las civilizaciones, ni al desarrollo de la ciencia. Mantengo un gran respeto incluso hacia la invención de la bomba atómica. ¡Igualmente admiro la grandiosa guerra termonuclear!

Soy el hombre que aplaude tanto cualquier creación, como cualquier destrucción. No dudaría nunca en cooperar mediante cualquier esfuerzo, aunque sea vano, si la meta fuera obtener la libertad infinita y la felicidad eterna.

No dudaría en ofrecer toda mi admiración, aún incluso hacia el médico conformista que se gana la vida chupándole la sangre a los más lamentables e ignorantes esclavos del mundo. Y ateniéndome razones más fuertes, ofrecería mi simpatía y mi piedad a estos conformistas de bajo juicio que juegan un papel político dependientes de una ciencia determinada y de una medicina determinada.

Y a pesar de ello, estoy muy satisfecho de no haber seguido el juego de estos políticos y médicos, ni de estos revolucionarios. A decir verdad, y con creces, he nacido dotado de un carácter trágico, encabezando un movimiento revolucionario catastrófico y sensacional. He heredado el carácter de mi madre que murió muy joven.

Ella murió después de seguir al 100% y valientemente un modo de vida fundamentado en la nueva ciencia. Yo conservo firmemente este espíritu de mi madre, incluso en el presente, a la edad de setenta años. Pienso que todos los chicos viven con el espíritu de su madre en cuanto a energía se refiere. La influencia del padre es extremadamente menor. Hice, de hecho, hace veinte años un poema alabando a mi madre. Y aún hoy en día vivo dentro del espíritu de este poema. Así, todas mis palabras y mis realizaciones desde hace setenta años han sido la única realización de este espíritu de mi madre.

Para describirlo en una sola palabra, es el comportamiento de quien tiene hambre y sed de Justicia.

Vivo de la mañana a la tarde, y por la noche en mis sueños, sin estar separado ni un instante de mi madre. He vivido realizando en cada instante todas las metas de mi madre, y esto durará hasta el fin de mi vida. Mi madre ha atravesado su pobre vida considerando con todos sus esfuerzos que la civilización científica, la medicina y la higiene moderna eran la justicia. Todos los japoneses creen que la ciencia occidental enseña la justicia y las cosas más esenciales de la vida tal y como lo hace la filosofía de Extremo Oriente, si bien, en realidad, los métodos occidentales son mayormente técnicas.

2. En China, la definición de la felicidad se extiende a cinco condiciones:

1- la longevidad

2- el desapego del dinero: no estar atado a la riqueza

3- la certidumbre

4- amar el cultivo de la propia virtud y personalidad

5- pensar sin cesar en hacer algo más grande y más maravilloso: restablecer la salud del propio cuerpo – restablecer el orden en la propia familia – establecer un gobierno pacífico – guiar correctamente al mundo hacia la justicia.

¡La felicidad occidental es completamente diferente de esta felicidad!

El gran Diccionario de Webster, el Larousse y el Littré lo explican extensamente y sus conclusiones son sorprendentes:

1. es lo que no podemos obtener en este mundo

2. la suerte

3. lo que llamamos felicidad no existe sobre la Tierra, etc…

Mi conclusión sobre las definiciones de felicidad en Occidente son:

1. riqueza

2. riqueza

3. riqueza

4. riqueza

5. ¡riqueza!

Resumiendo, es el dinero.

El oro, el dinero, la fortuna, los tesoros que Jesús despreció se han convertido en los aspectos más importantes del mundo y los más preciados. Así, es natural que la ciencia se haya convertido en el estudio más prestigioso, la industria en la actividad más poderosa, y que hayan guiado a la humanidad hacia la guerra. Es decir, en Occidente, la cuarta de las siete etapas del juicio se ha convertido en el juicio más elevado.

El cuarto juicio no es malo, pero si Occidente accedíera al 5º y al 6º, y sobre todo al 7º, la ciencia en sí misma se volvería mucho más maravillosa.

En cambio, el Lejano Oriente que enseña en primer lugar el 7º juicio, considerando los seis otros como poco importantes, ha sido colonizado totalmente por la civilización occidental, tal y como podemos apreciar actualmente.

Sin embargo, en Japón, el 3er juicio es desarrollado con notoriedad. En cuanto al amor, su fundamento está basado en la ley del 7º juicio: o todo o nada. Hasta las canciones populares dicen: ” ¡ No temas, estoy contigo hasta si hay que ir al fondo del infierno! ”

Paul Claudel, cónsul francés en Oriente, dejó una colección extraordinaria de este género de canciones populares traducidas.

Todos los amores modernos son como el amor de la 1ª etapa, como el amor del plancton de las amebas, o del 2º, como el gato o el perro: amor sexual y espontáneo.

Mientras no tengamos la pasión de vivir hasta el fin el amor de la 1ª o 2ª etapa, no podemos realizar la de la 3ª o 4ª etapa.

Amar, es hacer feliz a tu compañero/a, y la felicidad de la que hablo, es la libertad infinita, la justicia absoluta, la felicidad eterna. Este amor, convertido en lo más profundo hasta su fin, es el amor de toda la humanidad, de todos los animales, de todos los vegetales, es el amor universal tal y como Erasmo lo describió, es el amor de la 7ª etapa. Entonces, si no habéis probado la alegría de amar a una sola persona con todo vuestro corazón, con todas vuestras fuerzas, no lograreis imaginar la alegría infinita del amor de la que habla Erasmo; es decir, el amor o la tristeza universales. Es evidente que no se logre comprender esto sin haber experimentado la tristeza profunda e insoportable que provoca ser traicionado por tu pareja.

Quien no comprende tal tristeza trágica y quien verdaderamente no ha amado jamás a nadie, solo conoce el amor del plancton, de la 1º etapa.

Durante la primavera, nos enamoramos: es un efecto maravilloso de la polarización yin-yang del 6º cielo. Este amor debe desarrollarse hasta el amor ilimitado, infinito y absoluto. Pero muchos paran este desarrollo y se fijan el amor de la 1º o de la 2º etapa.

Si queréis descubrir el carácter verdadero – o el juicio de una persona, observad sólo su comportamiento en el amor.

La condición que pongo como la más grande y más auténtica para la felicidad, no es la de la definición china, la de Hilty, ni la de Descartes, ni la de Schopenhauer, ni hasta la de Erasmo. Valora en una palabra:

“Ser humano/a”.

Es el establecimiento de la libre voluntad. Ser humano/a significa que se ha controlado la espiral logarítmica del orden del Universo, a lo cual me he dedicado toda mi vida. Los diferentes aspectos de este mundo son debidos a la diferenciación del aspecto UNO infinito, de lo absoluto. El origen de las personas, es el alma universal o Espíritu, cuya función es la memoria, el juicio, la voluntad.

Las seis etapas que se manifiestan entre el mundo no diferenciado y el mundo diferenciado son la vía de la espiral logarítmica eterna, en las que el hombre debe efectuar una ida y vuelta.

Es decir, la felicidad del hombre, es exactamente reconocer la nacionalidad de su país natal: el 7ª cielo, el infinito. Es reconocer claramente el sentido de la Unidad, sentir que el alma es UNA, que todo en el mundo es indivisible, aunque el ser humano sea diferenciado y su cuerpo sea dividido en billones y billones de individualidaes. Es el sentido de la unidad, el diseño de la identidad de la humanidad y la unificación del mundo entero.

Cuando se llega a este punto, ya no hacemos distinciones entre nosotros y los demás, y en este preciso momento ya no hay separación. En el mundo entero todos se reunen en uno solo, los otros dejan de existir: ya no hay luchas, ni celos, ni rencor, ni envidia. Si sentimos lástima o pena hacia alguien esto significa que somos dualistas, exclusivos!

SIEMPRE HE DICHO QUE L@S MACROBIÓTIC@S DEBEN SER INSEPARABLES.

Quienes respiran el mismo oxígeno, se calientan con la misma luz, beben de la misma fuente, viven alimentándose de la leche y de la sangre de la misma tierra, de la misma madre-matriz, son hermanos y hermanas, y la relación entre hermanos y hermanas, que no fue enlazada por la violencia o por la ley no podrá ser rota por ellas. ¡Aún con razones, la relación entre padres e hijos, entre compatriotas, entre marido y mujer, entre maestro y discípulo, entre amigos del alma, no puede romperse en una vida entera! Aunque las opiniones y las ideas se opongan, lo que es sólo una contradicción de los juicios más bajos hasta el 6º, pero en el 7º juicio es imposible oponerse, ni ateniéndonos a cualquier motivo, separarnos.

En el mundo del 7º juicio, no hay posesiones, ni separación, ni desesperación, ni juramentos, ni deberes, ni derechos. Es un mundo sin contrato, es el mundo de la Libertad, el mundo de la identidad de sí y de los otros, es UNA alma para billones de individuos. El que habla de oposición y de separación es un oportunista y un dualista. Reconoce así su ignorancia de lo absoluto y del infinito.

¡AMIGOS MACROBIÓTICOS DEL MUNDO ENTERO! ¡AMIGOS, MARCHAD JUNTOS SOBRE EL CAMINO DE LA LIBERTAD INFINITA, DE LA FELICIDAD ETERNA Y DE LA JUSTICIA ABSOLUTA, UNIDOS POR UNA OPCIÓN EXTREMADAMENTE RARA EN LA GENTE. EVITAD LA DESUNIÓN, NO OS ABANDONÉIS LOS UNOS A LOS OTROS!

No hay que dejar a un amigo, incluso si es extremadamente incomprensivo, porque la libertad infinita, la justicia absoluta, la felicidad eterna son UNA. Es el cielo del monismo. Si abandonáis vuestros amigos, familia, maestro, esto significa que emigráis al mundo de la oposición, al mundo del bajo juicio y del dualismo. ¡Jamás abandonad, incluso si lucháis u os peleáis terriblemente!

Un hermano será siempre un hermano, hasta después de su muerte. Si se encuentran defectos en los amigos, sólo hay que buscar la explicación para que puedan comprender el motivo. Si no llegáis a convencerlos, esto quiere decir que todavía no habéis alcanzado el 7º juicio, que os corresponde redoblar vuestros esfuerzos.

Hasta por un vaso de agua o un tazón de arroz, el reconocimiento es siempre el reconocimiento. ¡Si no se devuelve diez mil veces, esto crea una deuda eterna, somos ingratos arrogantes, exclusivos! Es el maestro ISHIZUKA quien me salvó de una enfermedad mortal, y me dediqué toda la vida a salvar diez millones de existencias para demostrar esta gratitud: UN GRANO, DIEZ MIL GRANOS. Para mí, diez mil o un millón no son conlllevan diferencias. Para mí, diez mil personas significan el mundo entero. Un grano, diez mil granos, no es en realidad el reembolso de la libertad, de la justicia. Sólo, los que siguen esta vía de ” Un grano, diez mil granos ” pueden obtener el ser ciudadanos del país de la Libertad Infinita, de la Felicidad Eterna, de la Justicia Absoluta.

Estas reflexiones sobre la condición única de la Felicidad se ha extendido más de lo que quería. Es a causa de mis torpezas de expresión. Hay que decir también que es triste, que esta condición única de la felicidad haya tenido que ser descrita de modo negativo y pasivo, con frases que comienzan por ” no hace falta “!

¡ La vía de la macrobiótica y del HE PODIDO, a la que he dedicado toda mi vida, no es una disciplina que contiene ” no hace falta “, a manera de los diez mandamientos de Moisés!

Mi vía es sin condiciones e ilimitada. Empeño mi orgullo en no emplear palabras imperativas. La única condición, o la obligación, o la disciplina más o menos obligatoria de la práctica macrobiótica es: ” MASTICAD BIEN “.

Sin embargo, como en una disciplina moral, os digo ” no lo dejéis, no hay que abandonar”. Es evidente que es una recomendación absolutamente inútil para la gente del 7º juicio.

De hecho, esta condición es completamente inútil: sólo hay que dejar hacer a los que quieren irse.

Los que dejan esta vía monista y única, son unos dualistas, habitantes del mundo del plancton y de los animales. Lentamente, uno tras otro, subirán al 7º cielo, después de haber malgastado varios cientos de millones de años. Es absolutamente inútil recomendarles imitar a la gente del 7º cielo, esto sería absurdo e ineficaz. Esto puede ser útil sólo para los que están muy cerca del 7º cielo y lo distinguen como una luz en la noche sombría.

La macrobiótica es eficaz por sí sola.

No fiarse de la eficacia de la macrobiótica es un castigo normal para los que no la practicaron seriamente durante diez años. Hacer una sola vez una desviación borra toda la eficacia de la práctica precedente. Una persona de bajo juicio a menudo concluye que la macrobiótica dialéctica del HE PODIDO, es la cristalización del 7º juicio, y esto es un pensamiento simplista e infantil, y es sospechoso, ya que no es susceptible de un estudio experimental preciso. Esta opinión precisamente es el reflejo de una arrogancia simplista e infantil.

La física nuclear, al fin de un estudio experimental preciso, logró determinar que la unidad fundamental del Universo fue formada por protones, neutrones, electrones, etc. Es decir dualismo, pluralismo! ¡Y hela aquí al borde del suicidio! Es la historia y el fin de un largo viaje sobre el camino de los juicios bajos. La ciencia sabe esto, ahora. Tiene el deseo profundo de alcanzar pronto el monismo.

Georges Ohsawa