Agnès Pérez habla de macrobiótica en Radio Pego – Els Llacs Dels Sentits 30.10.2017

 

22860124_1561237667298511_1846797491908087390_
23000461_1561238017298476_789164326106447569_o
espinacas1

La semana pasada participé en un programa de Radio Pego, “El llac dels sentits”. Al fin he podido subirlo  a Soundcloud para que lo escuchéis. La entrevista empieza aproximadamente en el minuto 4. El programa empieza en valenciano pero continuamos en castellano para darle más difusión a esta entrevista .

Transcribo a continuación la mayoría de los puntos que tratamos, ampliados con algunas consideraciones personales para las personas con dificultades de oído.

¿Qué significa la palabra macrobiótica?

MACRO = GRAN CAMINO / BIO = DE VIDA

Encontramos su origen en:

NEI-CHING O LIBRO DEL EMPERADOR AMARILLO (3000 AdC): “Las personas son inseparables de la naturaleza”. YIN-YANG. CONCEPTO DE KI Y MERIDIANOS.

CHARAKA SAMHITA (15OO AdC): MEDICINA AYURVÉDICA: HIPÓCRATES (460 AdC): “Que tu alimento sea tu medicina”

NAMBORU MIZUNO (1757-1825), “El alimento gobierna tu destino”. MÉTODO NAMBORU DE MORFODIAGÓSTICO (relación entre forma de la cara y alimentos).

CHRISTOPH WILHEM HUFELAND (1780): “Macrobiótica, el arte de alargar la vida”.

SAGEN ISHIZUKA: (1850-1910): Ayudó a Ohsawa a recuperar-se de una tuberculosis.

OHSAWA: 1893-1966. Macrobiótica zen

KUSHI / AIHARA / KIKUCHI / YAMAMOTO / LÉVY/Doctor SER

ACTUALMENTE SE HA ADAPTADO  LA MACROBIÓTICA A CADA CULTURA. POR EJEMPLO, AQUÍ AL MODO DE VIDA, A LA GASTRONOMÍA Y FITOTERAPIA POPULARES DEL MEDITERRÁNEO

Tiene que ver con:

ECOLOGÍA I RESILIENCIA

ECONOMÍA DE VIDA/ decrecimiento o bajo consumismo

CONSCIENCIA: la macrobiótica abarca todos los aspectos del ser y de la vida que podemos comprender a través de su filosofía.

COMER EN ARMONÍA CON nuestra constitución y condición, el clima y la región en la cual vivimos, con las estaciones del año, nuestra actividad física e intelectual, con nuestra edad y biología.

ADAPTABLE A TODAS LAS PERSONAS.

DESARROLLO SOCIAL A TRAVÉS DEL COMPROMISO CON LA PAZ.

¿Qué herramientas utiliza la macrobiótica para hacer la vida de las personas más saludable?

Aunque la macrobiótica no es una dieta, el primer paso es el cambio de hábitos de alimentación y adoptar un estilo de vida saludable reduciendo niveles de estrés, hacer ejercicio físico, no fumar ni tomar prácticamente alcohol. También se puede mejorar la calidad de vida usando terapias manuales como shiatsu, digitopuntura, acupuntura, fisioterapia, osteopatía… hacer senderismo, yoga, tai-chi, pilates, running, bicicleta, natación…

¿Cómo puedo empezar a practicar la macrobiótica?

Puedes leer libros (Jon Sandifer, Francisco Varatojo, Michio Kushi, George Ohsawa…), acudir a un/a profesional para que te ayude a hacer los primeros cambios de hábitos y asistir a los cursos teórico-prácticos de cocina que ofrezco en Llíber .

¿Cómo integras la macrobiótica en la vida social?

Personalmente no tengo problemas ya que practicar la macrobiótica no me limita al relacionarme con amistades o familiares que no la practican, ni al viajar ya que a nivel de alimentación siempre elijo lo que me sienta bien y hoy día hay opciones en casi todos los lugares. Mi familia y amistades respetan mis hábitos aunque no los practiquen. Yo tampoco juzgo a nadie por sus elecciones.

¿Es necesaria una depuración a base de arroz integral antes de empezar a practicar la macrobiótica?

No. La depuración de arroz integral se recomendaba en los inicios de la macrobiótica en los años 60-80 pero actualmente ha cambiado mucho la manera de orientar hacia el cambio de alimentación. Si se recomienda una dieta nº7 o depuración con arroz durante un máximo de 10 días es siempre en personas sin carencias nutricionales o con perfiles aptos (no embarazadas, no diabéticas, que quieren y sienten que les va a ir bien hacer este tipo de ayuno). La parte de la macrobiótica que corresponde a la alimentación es muy saludable.

¿Qué alimentos están prohibidos?

Básicamente el azúcar blanco, los productos muy industrializados refinados y quimicalizados. La macrobiótica no prohíbe, INFORMA sobre las propiedades energéticas y nutricionales de los alimentos y cómo se pueden cocinar.

¿Tendré suficientes proteínas con este tipo de alimentación?

Sí, claro!! Porqué no se iban a tener? Las personas que sufren carencias de nutrientes en cualquier tipo de dieta es porque no tienen una correcta capacidad de asimilación y además no comen adecuadamente. Por eso se debería de estudiar nutrición desde jóvenes. La macrobiótica incluye toda clase de legumbres, pescado y ocasionalmente otras proteínas. Son más que suficientes

Se dice de la macrobiótica que se evitan todo tipo de carnes, productos lácteos y no es muy común entre sus seguidores el consumo de suplementos vitamínicos, por lo que parece que no se cubren las necesidades nutricionales básicas. ¿Qué opinas de esto?

Se dice, se comenta, se rumorean muchas cosas sin conocer y sin haber experimentado la macrobiótica. En 25 años de práctica de macrobiótica no he tenido nunca carencias ni de hierro, ni de B12 ni de nada. Me hago analíticas y un chequeo general rutinario preventivo una vez al año. Y como yo hay miles de personas sin carencias que practican macrobiótica.

Como he dicho antes, no hay alimentos prohibidos en la macrobiótica. Hay personas que comen de todo, aunque carne y quesos en cantidad muy moderada y otras que estos dos tipos de proteínas no las toman pero sí toman regularmente (varias veces por semana) pescado y algún huevo y macrobióticos veganos.

Personalmente estoy a favor de la suplementación natural si se necesita y también si se sigue por ideología una dieta vegana, aunque si se sabe cocinar bien y se come equlibradamente no van a hacer falta suplementos en un organismo sano .

Se dice que la dieta macrobiótica tiene muy bajo aporte energético. ¿Qué dice sobre esto?

Éste es otro mito que no sé de dónde lo sacan. Si una persona se nutre de alimentos con vida propia como los cereales, legumbres, verduras frutos secos y semillas, frutas de temporada, frescos, ecológicos y evita alimentos debilitantes, sabe cocinarlos y se cuida en general, ¿cómo no va a tener energía?. Si no la tiene es que algo falla en su manera de combinarlos, en la manera de cocinar o no descansa lo suficiente y se desgasta demasiado en su vida cotidiana y por tanto tiene que hilar más fino haciendo ajustes para su salud.

Me despierto a las 6h de manera natural. Trabajo todo el día física e intelectualmente porque además de escribir, atender a llamadas y contestar emails para informar, dar clases, también cultivo un huertecillo y hago todas las tareas de mi casa, compro y cocino, atiendo mi familia, voy a clases de Yoga Iyengar, salgo a caminar por el campo,  y aún a las 22h30 hay noches que sigo trabajando en presentaciones para mis cursos o en mis blogs en vez de ver la tele. Es muy común oír de personas que hacen macrobiótica que tienen mucha más energía y son más felices que antes de empezar.

La macrobiótica aconseja comer productos locales, para adaptarnos energéticamente al medio en que vivimos. Pero por otro lado muchos de los ingredientes usados en su cocina provienen de Oriente, como el miso, la salsa de soja, el tofu.

Estos ingredientes que mencionas son un 5% de la alimentación macrobiótica general si cabe. El miso, tofu, tempeh se pueden hacer en casa. Anualmente doy un par de talleres para enseñar a hacerlos. (llevar miso casero)Todos los demás ingredientes provienen de cultivos locales o como mucho de alguna otra provincia de la península (arroz, legumbres, verduras, frutas y frutos secos, algas…).

Aquí se cultivaban cereales y legumbres de varios tipo antiguamente, sólo que hoy día las políticas agrarias los han sustituido por otros cultivos como los de frutales o verduras determinadas. Si se compran legumbres o frutos secos en un súper la mayoría provienen de EEUU mientras que en la macro, al consumir producto ecológico local se suele comprar más en mercados de la tierra o directamente a agricultores. Es importante recuperar cultivos ecológicos de otros cereales además del arroz y también de legumbres ya que la producción actual se queda corta para la demanda que hay.

¿Es apropiada la dieta macrobiótica para los niños y las embarazadas?

“Hay familias que alimentan a sus hij@s con comida basura desde la mañana hasta la noche y esto es lo inapropiado.

La macrobiótica es apropiada siempre y cuando sea nutritiva, equilibrada,  creativa y no la practiquen de manera restrictiva y cuidando siempre comer de manera variada, el aporte general de nutrientes necesarios.

Los niños comen lo que se cocina en casa y a veces lo que ven que comen sus compañeros de colegio. Si un/a niño/a ha crecido en el seno de una familia que ya comía alimentos integrales, frescos y ecológicos antes de concebirle, no tendrá problemas en adaptarse a esta alimentación. En cambio, si las madres y/o padres se introducen en la macrobiotica durante la época de crecimiento del niño/a, y no saben aún cocinar nutritivamente no deberían exigirle que cambie repentimentamente también su alimentación sino dejarle que vaya eligiendo lo que le gusta ofreciéndole una alimentación flexible y abierta.

La práctica de la macrobiotica no sólo es segura para los peques sino que les aportará más salud que el modelo de alimentación moderno en el que sobra azúcar, alimentos procesados, con aditivos químicos,  grasa, proteína animal y faltan cereales integrales, legumbres, verduras y frutas frescas de temporada. Este modelo de alimentación de supermercado tiende a potenciar la comida rápida e ingredientes tanto innecesarios como perjudiciales, mientras que la macrobiótica pretende recuperar la cocina en casa a base de alimentos naturales y hábitos de vida saludables

¿Existen riesgos al practicar esta dieta?

El mayor riesgo de la nutrición llámese macrobiótica o dieta cualquiera es la falta de información. Si se practica bien, no hay riesgos. Repito que en 25 años de macrobiótica no he tenido ninguna carencia y más bien suelo constiparme poco, no he tenido problemas de salud graves y ahora mismo a mis 50 años no tengo ni los típicos problemas de menopausia. Tampoco suelo ver personas bien formadas en nutrición y que comen alimentos integrales y frescos que tengan problemas de carencias.

En la pirámide macrobiótica podemos encontrar todos los grupos de alimentos imprescindibles como son:

HIDRATOS DE CARBONO: cereales integrales (arroz, trigo, cebada, mijo, avena, centeno, maíz…) y derivados ( pan, pastas y sémolas integrales, cus-cús, bulgur, copos…). melazas de cereales, zumo concentrado de manzana, fruta seca…

PROTEINAS: legumbres: garbanzos, lentejas, judías, habas, guisantes, soja blanca, verde o negra y derivados: seitán, tofu, tempeh. Frutos secos. Pescado y huevos ocasionalmente si son necesarios.

LÍPIDOS: aceite de oliva, de sésamo, de maíz, mantequillas de frutos secos.

MINERALES (calcio): algas, semillas (sésamo, calabaza, girasol), verduras verdes…

VITAMINAS: frutas, verduras… B12: pescado.

Se habla mucho de la clasificación de la macrobiótica como un conjunto de dietas que van desde la -3 a la +7, según George Osawa. ¿Podrías explicar brevemente en qué consisten?

Ésta es la macrobiótica de hace 60 años. Hoy día esto no se practica en ningún centro macrobiótico.

Prefiero recomendaros que leáis mi web de recetas  para que os hagáis una idea más veraz y objetiva de los que es la macrobiótica. Hoy día se puede decir que la palabra macrobiótica ya no es extraña para la gran mayoría, aunque sí creo que por desconocimiento aún hay ciertas malinterpretaciones (como por ejemplo que es una dieta rígida, espartana y que puede provocar carencias de nutrientes) y falsos mitos a su alrededor como que es cara o una dieta para que artistas y personas famosas estén más atractivas.

Evidentemente, la alimentación adecuada es una parte importante del bienestar y equilibrio general, pero también son importantes el estilo de vida que llevamos (nivel de estrés, descanso, relaciones sociales, ambiente laboral, lugar en el que vivimos y con quién, ejercicio físico…) y nuestras proyecciones mentales (hacia donde enfocamos nuestros objetivos, cómo vivimos nuestras emociones, saber observarnos con una actitud neutral…).

Se habla mucho de la macrobiótica como dieta para la recuperación de la salud. ¿Es la macrobiótica un tratamiento para recuperar la salud o es una dieta que puede practicar cualquier persona en cualquier momento?

Hay una relación directa entre lo que comemos y nuestros problemas de salud aunque la salud general no dependa exclusivamente de nuestra dieta. La macrobiótica no es un tratamiento ni un sistema de cura aunque beneficia nuestra salud en general si se practica adecuadamente. Hay muchísimos testimonios de ello. Muchas personas que no tienen problemas de salud acuden a clases de cocina para integrar en su alimentación productos integrales nuevos, aprender a cocinar de manera más saludable y mejorar su calidad de vida.

¿Va la macrobiótica contra la medicina que se practica en los hospitales?

En absoluto. Macrobiótica y medicina alopática son dos opciones necesarias en caso de enfermedad. Los métodos a los que recurre cada persona para curar o sanar una posible enfermedad o dolencia, son personales. Cada paciente debería poder elegir con libertad el camino de curación que siente que es adecuado en cada momento, libre de miedos tanto hacia la fiabilidad de métodos naturales como libre de miedos a los posibles efectos secundarios de la medicina alopática. La medicina alopática nos aporta unas herramientas y la medicina natural otras. Cada vez son más numerosos los profesionales sanitarios que vienen a formarse en medicina oriental y macrobiótica; en mis cursos afortunadamente siempre hay médicos, enfermeros, parteras… que vienen a completar su formación universitaria y post-universitaria sensibilizados con la relación de la alimentación  y los problemas de salud y con la gran importancia que tiene la alimentación en la fase de recuperación de enfermedades.  Han comprobado que la macrobiótica potencia cambios positivos y la van introduciendo en sus consultas con el fin de dar una atención más holística a sus pacientes.

Yo también me apoyo en los diagnósticos de los médicos y en su opinión para afinar con las sugerencias sobre alimentación y estilo de vida que doy.

Puedes ver los próximos cursos aquí

Artículo escrito por Agnès Pérez. Lo puedes compartir desde esta web. Si lo quieres usar para alguna publicación, ponte en contacto conmigo.

Más información sobre consultas y cursos de macrobiótica: agnesmacrobiotica@gmail.com

 

RECETA VEGANA DEL NABE, PLATO COMPLETO DE LOS LUCHADORES DE SUMO

NABE

 

En la época prehistórica, el Sumo parece haber sido realizado en rituales agrícolas para implorar buenas cosechas.

El nabe es un plato completo que se cocinaba tradicionalmente para calentar, dar fuerza y cuerpo a los luchadores de sumo durante los años 1603–1868.

Es muy nutritivo, ya que los vegetales se cocinan poco tiempo y no se pierden nutrientes. Contiene en sí todos los grupos de alimentos, los 5 elementos y una gama muy variada de ingredientes de varios colores  dispuestos creativamente en un cuenco de barro. Después de esta gran comida, los rikishi o luchadores se tumban a dormir la siesta para engordar tanto ya que las calorías se transforman en peso porque no pueden ser totalmente consumidas como combustible por los músculos. Así que ya sabes, ¡si comes, nabe, obtendrás mucha energía calorífica!

Aquí tienes la receta:

Ingredientes: 1 paquete de fideos udon precocinados o soba o fideos de arroz , 1 paquete de tofu 1 zanahoria mediana cortada diagonalmente en rodajas finas, 1 puerro pequeño cortado diagonalmente en pedazos de 2cm, 4 cebolletas partidas por la mitad, berros (o cualquier otra verdura de hoja verde tierna), 4 rodajas de rabanitos, 1/2 taza de calabaza cortada en virutas finas, 1/2 taza de boniato cortado en virutas finas Para el caldo: un trocito de alga kombu, 3 setas shitake (remojadas 10mn y cortadas a tiras finas), Para la salsa: 4 cucharadas de shoyu, 4 cucharadas de vinagre de arroz, 4 cucharadas de  mirin Topping: I hoja de nori tostada y cortada en tiras finas

Normalmente un nabe se hace en una olla específica grande y pesada de barro, pero se puede utilizar una olla ancha de acero inoxidable Llenar la olla con agua dejando 4-5cm en la parte superior, llevar a hervor y añadir las setas, la kombu y cubrir dejando cocer a fuego lento durante 20 minutos. En otra olla, hervir los fideos en agua abundante con sal y una vez hechos al dente, enjuagarlos con agua fría. Disponer las verduras, el tofu y los fideos cocidos en la olla de barro y organizarlos en grupos. Verter el agua del caldo sobre ellos despacito para que no se mezclen entre ellos. Cubrir la olla  y colocarla sobre la cocina a fuego medio. Cuando el vapor comienza a salir de la tapa está listo para comer. Se elige un vegetal o cualquier otro ingrediente del cuenco, se sumerge en la salsa y se come.

Foto y artículo de Agnès Pérez. Lo puedes compartir desde esta web. Si lo quieres usar para alguna publicación, ponte en contacto conmigo.

Más información sobre consultas y cursos de macrobiótica: agnesmacrobiotica@gmail.com