MACROBIÓTICA, O CÓMO COMER SANO CON VARIEDAD Y COLORIDO

A menudo me preguntan las personas que desconocen en qué consiste la alimentación macrobiótica qué es lo que como. Las posibles respuestas son varias:

1- Como de todo lo que me sienta bien

2- Como cereales, legumbres, algas, semillas y frutos secos, verduras, hortalizas, frutas, algo de pescado si lo necesito o cuando voy a alguna celebración tipo boda, fiesta, etc…

3- Como de todo menos lo que he elegido no comer para potenciar mi desarrollo personal y frenar el desgaste genético causado por la alimentación de mis antepasados.

Pero la cuestión no es solo lo que comemos o no comemos, sino también cómo lo comemos y cómo combinamos los alimentos de nuestro menú para obtener equilibrio, variedad, placer y alegría.

El secreto de la constancia en la dieta macrobiótica es la flexibilidad, el constante reajuste de la misma y la creatividad.

Seamos flexibles y estemos dispuestos/as a cambiar cualquier cosa y todo en nuestras vida, si es necesario.

Para fluir hay que estar dispuesto/a a cambiar nuestras vida, incluyendo la comida que comemos, el lugar en que vivimos, nuestras relaciones, y las creencias que sostenemos.

La vida y la vitalidad se pueden definir de muchas maneras y una de ellas es la capacidad de responder y adaptarnos al medio ambiente, en otras palabras, ser flexible. Si se pierde la flexibilidad, entonces estamos condenados/as al fracaso.

Tal y como apunta Phiya Kushi: “Conviértete en un/a maestro/a de tu propia comida y te convertirás en un/a maestro/a de tu propio destino. Hasta entonces, seguirás siendo un/a esclavo/a de aquellos que controlan los alimentos”.

Si nuestra necesidad en un principio de empezar a comer macrobióticamente es la pureza y la sencillez, no hemos de olvidar que en un plato-menú han de constar diferentes ingredientes:

El cereal, la proteína, una pequeña cantidad de algas marinas, vegetales y las grandes a menudo omitidas verduras de hoja verde ancha poco cocinadas que aportan tanta frescura, magnesio y calcio a nuestro organismo. Y aparte: sopita o crema, condimentos y aliños, semillas, postre…

Hacer tres menus completos al día ayuda a evitar el picoteo entre comidas y a aportarnos sensación de saciedad y contento

También es importante montar platos armoniosos, con colorido. La gran variedad de verduras que podemos cocinar han de ser como un jardín primaveral en nuestro plato: naranjas, morados, verdes, tierras…

La creatividad no está reñida con la sencillez y la pureza.

El menú macrobiótico a continuación lo puede demostrar perfectamente:

SOPA DE VERDURAS DE PRIMAVERA

INGREDIENTES:

Un vaso de lentejas rojas, zanahorias cortadas en flor, apio a cuadritos (un tallo), 100 gr de guisantes, un nabo a cuadraditos, un puerro a rodajas, 3 trozos de alga wakame cortada a trozos pequeños, germinados, perejil fresco.

PREPARACIÓN:

-Agregar todos los ingredientes a 2l de agua con una pizca de sal, a excepción de los germinados.

-Cocer a fuego rápido durante 20 min, apagar, añadir los germinados en el momento de servir, que quede como un jardín.

CHUCRUT

• ENSALADA DE CEBADA CON VINAGRETA DE ALCAPARRAS Y MOSTAZA

INGREDIENTES:

Un vaso de cebada, un ramo de brócoli, maíz tierno biológico, zanahoria cortada a rodajas redondas, cebolla cortada a cuadritos, guisantes verdes frescos, cebollino troceado pequeño, nori tostada.

PREPARACIÓN:

– Cocer la cebada, 1 vaso de cereal por 2 de agua (previamente lavada).

– Dejar hervir 5 min, bajar el fuego y cocer a fuego bajo con tapa 35 min.

– Pasar inmediatamente por el agua fría.

– Lavar el brócoli y cortar las florecitas muy pequeñitas (reservar el tallo para la sopa).

– Escaldar 1 min. el brócoli y la zanahoria.

– Escaldar 15 seg. la cebolla.

– Cocer a parte los guisantes verdes.

– Agregar la cebada junto al maíz y el cebollino troceado.

– Agregar la vinagreta y finalmente las algas nori tostadas cortadas a tiras.

• Vinagreta de alcaparras y mostaza

Ingredientes: 4 cucharadas soperas de mostaza, 1 bote de alcaparras, 1 cucharada sopera de vinagre de umeboshi, 2 cucharadas soperas de concentrado de manzana, un poco de aceite de oliva opcional. Pasar por la batidora.

• TOFU GRILLÉ CON SALSA DE MISO-CEBOLLINO

INGREDIENTES: 1 cucharada de mugi miso, 2-3 cucharaditas de zumo fresco de limón, agua para que el miso quede cremoso, tofu cortado a láminas, 1 cucharada de sésamo tostado y molido, ¼ de taza de cebollino picado.

PREPARACIÓN: Colocar el tofu y el miso en un mortero y hacer puré agregando el agua hasta que quede cremoso. Colocar el tofu en una bandeja para horno y con una cuchara echar el miso por el medio de cada tajada de tofu. Hornear unos 15-20mn, sacar y espolvorear con el sésamo y el cebollino. Servir caliente.

• ESTOFADO DE NABO Y ZANAHORIA CON SHIITAKE

INGREDIENTES: 1 nabo grande, 3 zanahorias, 6 setas shiitake, un cuadradito de kombu, aceite de sésamo (opcional).

PREPARACIÓN: poner las setas y el alga kombu por separado a remojo, cortar el nabo y la zanahoria al estilo nishime, cortar las setas a cuadraditos y saltear en una olla de barro durante unos minutos. Añadir un poco de agua, tapar y cocinar 20-30mn.

• NEMS DE COL RIZADA

INGREDIENTES: 60 gr de fideos de arroz, 1 zanahoria rallada, 2 dientes de ajo picados, 1 cebolla picada, 75 gr de brotes de soja, 1 cc de jengibre rallado, 3 cs de salsa de soja, hojas de col rizada, aceite de sésamo.

PREPARACIÓN: Saltear las verduras unos minutos hasta que queden tiernas. Mezclar los fideos (hervidos previamente), la zanahoria, el ajo, la cebolla, los brotes de soja, el jengibre, el cilantro y las 2 cs de salsa de soja. Escaldar las hojas de col unos minutos (han de quedar verde brillante y un poco crujientes). Colocar la hoja en un trapo y poner un poco de relleno en el interior.

• FRESAS CON KUZU

INGREDIENTES: 500gr de fresones, dos tazas de zumo de manzana, 1 cucharada de kuzu o de arrow-rooth, una pizquita de sal marina

PREPARACIÓN: Lavar y cortar las fresas. Diluir el kuzu en un poco de zumo (a temperatura ambiente), añadir el resto del zumo, la pizquita de sal y las fresas y calentar removiendo hasta que espese.

• TÉ BANCHA

COMAMOS RELAJADAMENTE, MASTICANDO, DELEITÁNDONOS Y CON AGRADECIMIENTO.

RESERVÉMOS UN ESPACIO PARA TRABAJAR CON HONESTIDAD EN NUESTRO CAMBIO PERSONAL.

Y sobretodo no olvidemos que la macrobiótica es un estilo de vida que implica una actitud ante la vida y que por muy ecológico e integral que sea nuestro alimento, también influyen directamente en nuestra salud y bienestar el ambiente social y laboral del que nos nutrimos, así como nuestros patrones de comportamiento y creencias conscientes e inconscientes.

“Sé tú el cambio que quieres ver en el mundo”: Mahatma Ghandi

©Artículo escrito por Agnès Pérez. Todos los derechos reservados. Lo puedes compartir desde esta web. Si deseas difundirlo en otra web o revista, ponte en contacto conmigo.

Más información sobre consultas y cursos de macrobiótica:

TLF: 638  893 371

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *